Categorías
Arte Sacro

Anticristos; Rousseau

 

Jean Jacques Rousseau nació en Ginebra, Suiza y medía 1,50 cm.

Su familia, protestante como él, le había elegido la profesión de procurador.

Le consiguieron colocación en el despacho de un canciller que lo despidió por inepto al paso de unos meses. Después fue aprendiz de un grabador, pero tampoco destacó en ese oficio. A los 16 años decidió irse de Ginebra y al llegar a Saboya se presentó ante el párroco del lugar, quien lo invitó a abrazar la fe Católica.

Fue este religioso quien lo puso bajo la protección de Luise Eleonore Warrens, joven y agraciada viuda. De quien se hizo amante y de quien vivió por un tiempo, para luego pasar al servicio de la condesa Vercellis, viuda y sin niños, mujer cultivada a quien roba, un robo sin mayor importancia, que regala a una pequeña sirvienta, Marion. Pero, descubierto el robo, Rousseau acusa a la inocente Marion, y los dos son despedidos. El robo no fue lo grave: lo fue la mentira, la calumnia, el daño causado a la pobre muchacha.

Tuvo 5 hijos con una mujer analfabeta a quien convenció para regalarlos una vez iban naciendo, se casa con ella, quien lo cuidará hasta su muerte y durante toda su locura.

En 5 libros llamados “Emilio”, o “De la educación” un tratado filosófico sobre la naturaleza del hombre, que según él mismo decía era la  “mejor y más importante de todas sus obras” propone que “No hay que corregir a los niños, sino dejar que se manifiesten libremente, para que el desarrollo de la personalidad siga su curso y que hagan lo que les provoque, para que integren los sentidos en especial el tacto “…

¿Contribuyen las artes y las ciencias a corromper al individuo?, sí responde,

Denomina «la religión del hombre» a su ideal;
“Sin templos, sin altares, sin ritos, limitada al culto puramente interior del Dios supremo”,que puede ser “Uno mismo”.
Autor del “Contrato social” incitador de la Revolución Francesa, La obra tiene cuatro libros pero en realidad es un proyecto inacabado, el autor no se veía con fuerzas suficientes para emprender la dificultosa tarea del estudio de los asuntos políticos.

Distingue tres tipos de libertades:
La libertad natural, que es la que se pierde tras el contrato,
La libertad civil que está limitada por la voluntad general.
La libertad moral, “que es la única que convierte al hombre en amo de sí mismo”

Las ideas políticas de Rousseau influyeron en gran medida en la Revolución francesa, que lo considera su tutor, radical y revolucionario, su célebre frase, contenida en El contrato social lo define:
«El hombre nace libre, pero en todos lados está encadenado»
“Si la naturaleza nos ha destinado a estar sanos, casi me atrevo a afirmar que el estado reflexivo es un estado antinatural y que el hombre que medita es un animal depravado”.

Voltaire, que lo detestaba, dijo de él que se valía de la sensiblería y la hipocresía y que si era verdad que él tenía problemas para orinar lo más seguro es que fuera por una enfermedad venérea

Se dedicó a vivir de sus patronas, generalmente viudas y de las lecturas públicas de sus memorias.

En 1772 Madame d’Epinay, escritora, amante de él y Grimm al tiempo, escandalizada por lo que Rousseau relataba de su relaciones con ella, pide a la policía que prohíban tales lecturas.

Tuvo dos grandes problemas médicos: su conducta mental y trastornos de tipo genitourinario. Estos últimos quisieron ser mimetizados cuando la autopsia no mostró, al parecer, ninguna alteración macroscópica en la uretra, la próstata, los uréteres, la vejiga y los riñones.

Entonces, predominaron los diagnósticos psiquiátricos:

Neurastenia (Joly), Delirio sistemático de persecución y paranoia (Chatelain, Moebius), Histeria simuladora (Espinas), Psicastenia (Janet), Neurastenia arteriosclerótica (Régis, Sibiril).
El diagnóstico definitivo:  Rousseau era un “neurasténico arteriosclerótico y neuroartrítico”. Es decir “un degenerado”
El uso sistemático de sondas uretrales, por parte de Rousseau, sería otra manifestación desviada de su “placer masoquista”.

Rousseau tenia, desde su juventud, un trastorno bipolar tipo II, caracterizado por episodios repetidos de depresión mayor combinados con algunos episodios de hipomanía, síntomas histéricos, hipocondría, decaimiento del espíritu (languidez) y un aburrimiento o hastío permanente bautizado como “Esplín”.
Otros han concluido que padecía de Vacter, no diagnosticado en esos tiempos

Su muerte se debió a una “apoplejía serosa”, pero muchos piensan que se envenenó.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s