Categorías
Arte Sacro

Pío XII contra los Anticristos

Años antes de que Hitler llegara al poder, el cardenal Pacelli (futuro Pío XII) advirtió en términos ásperos ante el peligro que constituía Hitler y confesaba que no podía comprender cómo alemanes sumamente capaces no compartían su juicio totalmente negativo.

Día 23 de Junio de 1948, el Papa Pío XII excomulgó a todos los comunistas italianos católicos y a sus simpatizantes.

El Santo Oficio condenó el comunismo marxista el 1 de julio de 1949 y excomulgó a todos sus seguidores.

Los anticristos siempre engañan, Hitler pidió a la santa sede la firma del Concordato; en ese momento, no hacía más que declaraciones positivas sobre las dos confesiones cristianas en Alemania. Y los protestantes lo apoyaban.  Si Pío XI se hubiera negado a hacer las negociaciones, Hitler hubiera dicho: Ofrecí una mano de paz, pero fue rechazada.

La persecución de la Iglesia católica, que ya se experimentaba al nivel local, se hubiera transformado en persecución oficial y severa ante la dura condena del nazismo hecha por Pacelli en Lourdes, Lisieux, París y Budapest, donde estuvo como Legado Papal.

Los determinados esfuerzos de Pío XII para evitar la Segunda Guerra Mundial como su encíclica, Summi Pontificatus, publicada a principios de la Segunda Guerra Mundial (De la cual los Aliados lanzaron 88.000 copias en paracaídas a Alemania, donde esta encíclica era prohibida) muestra el valor y la lucha del papa contra los anticristos.

Miles de sacerdotes polacos y de otras nacionalidades fueron asesinados por los nazis, tal y como pone de manifiesto el profesor Ulrich von Hehl «Sacerdotes en Alemania Bajo el Terror de Hitler».

Los obispos alemanes Antes de que Hitler fuera nombrado canciller, en repetidas ocasiones advirtieron contra los nazis y su ideología pagana, en varios informes de la Gestapo se puede leer que, mientras que la Iglesia católica tuviera una influencia sobre la gente, la ideología nazi nunca sería aceptada por gran parte del pueblo alemán.

Los adversarios de Hitler querían que el Papa declarara una cruzada contra el nazismo; Hitler ejerció presión sobre él para que declarara una cruzada contra el bolchevismo. Ambas pretensiones eran absurdas, considerando que el bolchevismo había cometido, y seguía cometiendo, numerosos crímenes, y que perseguían toda clase de religión; lo mismo se podía decir de los nazis (con la excepción de los protestantes que apoyaban enérgicamente a Hitler).

Ninguna organización ha salvado tantos judíos como la Iglesia católica, y esto por orden de Pío XII, escondidos en el Vaticano y en más de 150 instituciones eclesiásticas en Roma, repetidas veces el Papa dijo oficialmente que la victoria de Hitler en la Segunda Guerra Mundial significaría el fin de la Iglesia Católica en Europa.

En su encíclica «Divini Redemptoris,» Pío XI había prohibido a los católicos actuar a favor de los comunistas.

Pío XII estaba completamente opuesto tanto al socialismo como al comunismo, el mayor peligro para el mundo y el cristianismo.

La encíclica «Mit brennender Sorge» de 1937 había denunciado en la forma más clara y aguda posible que Hitler no era honesto y que tratados firmados por el no tenían valor alguno.

Miles de sacerdotes fueron asesinados en los campos de concentración nazis, 711 sacerdotes católicos de Polonia fueron a campos de concentración pero la cifra total de Europa es incierta, en cualquier caso se llevó a cabo una matanza y un total de 50.380 desaparecidos.

Acabada la guerra, con los nazi-fascistas derrotados, sobre todo partisanos socialcomunistas alimentaban un odio sistemático contra la religión católica y llevaron a cabo homicidios.

Por lo que respecta a los dirigentes católicos, basta decir que sólo en Bolonia desaparecieron cerca de 160 cultivadores católicos que no querían formar parte de las cooperativas rojas y no estaban de acuerdo con ser sometidos a las organizaciones comunistas y tambien fueron desaparecidos 129 sacerdotes .

Militantes comunistas masacraron un grupo de partisanos católicos pertenecientes a la «brigada Osoppo» por una brigada comunista encabezada por Mario Toffanin.

En España en los años 1935-1936, se disparaba a crucifijos, iglesias, imágenes de la Virgen, fueron masacrados sacerdotes, religiosas, miembros de asociaciones católicas, repitiendo en Italia y por toda Europa, lo que habían ya hecho en España aunque esto es solo una parte de las 300.000.000 personas que ha matado el marxismo-leninismo en el mundo.

Durante la invasión soviética a Polonia en 1939, los oficiales polacos Católicos fueron capturados e internados en campos de concentración en la Unión Soviética.

El 14 de Noviembre de 1941, el embajador polaco en Moscú Jan Jot, logró hablar con Stalin exponiéndole que habían sido transferidos 40 mil oficiales polacos de los campos de concentración de Starobielsk y Kozelsk a otros centros desconocidos y que no se conocía el paradero de esos hombres. El comunista lo negó.

El 13 de Abril de 1990, cincuenta años después de la masacre, Boris Yeltsin oficialmente admitió la responsabilidad de la Unión Soviética en el crimen de Katyn y el 14 de Octubre de 1992, envió al presidente polaco Lech Walesa los archivos secretos del caso

3742 Dz 2270 El socialismo, es incompatible con los dogmas de la Iglesia Católica, pues concibe la misma sociedad como totalmente ajena a la verdad cristiana, el hombre, dotado de naturaleza social, ha sido puesto por Dios en la tierra para que, viviendo en sociedad y bajo una autoridad ordenada por Dios (cf. Rm 13,1), cultive y desenvuelva plenamente todas sus facultades a gloria y alabanza de su Creador y, cumpliendo fielmente el deber de su profesión u otra vocación, alcance su felicidad, temporal y eterna juntamente. El socialismo, en cambio, totalmente ignorante y descuidado de este fin sublime tanto del hombre como de la sociedad, pretende que el consorcio humano ha sido instituido por causa del solo bienestar. Católico y socialista son términos antitéticos. Nadie puede ser a la vez buen católico y socialista.

Años antes de que Hitler llegara al poder, el cardenal Pacelli (futuro Papa Pío XII) advirtió en términos ásperos ante el peligro que constituía Hitler y confesaba que no podía comprender cómo alemanes sumamente capaces no compartían su juicio totalmente negativo.

Día 23 de Junio de 1948, el Papa Pío XII excomulgó a todos los comunistas italianos católicos y a sus simpatizantes.
El Santo Oficio condenó el comunismo marxista el 1 de julio de 1949 y excomulgó a todos sus seguidores.

Los anticristos siempre engañan, Hitler pidió a la santa sede la firma del Concordato; en ese momento, no hacía más que declaraciones positivas sobre las dos confesiones cristianas en Alemania. Si Pío XI se hubiera negado a hacer las negociaciones, Hitler hubiera dicho: Ofrecí una mano de paz, pero fue brutalmente rechazada. La persecución de la Iglesia católica, que ya se experimentaba al nivel local, se hubiera transformado en persecución oficial y severa ante la dura condena del nazismo hecha por Pacelli en Lourdes, Lisieux, París y Budapest, donde estuvo como Legado Papal.

Los determinados esfuerzos de Pío XII para evitar la Segunda Guerra Mundial como su primera encíclica, publicada a principios de la Segunda Guerra Mundial (De la cual los Aliados lanzaron 88.000 copias en paracaídas a Alemania, donde esta encíclica era prohibida) muestra el valor y la lucha del papa contra los anticristos.

Miles de sacerdotes polacos y de otras nacionalidades fueron asesinados por los nazis, tal y como pone de manifiesto el profesor Ulrich von Hehl «Priester unter Hitlers Terror» («Sacerdotes en Alemania Bajo el Terror de Hitler»).

Los obispos alemanes Antes de que Hitler fuera nombrado canciller, en repetidas ocasiones advirtieron contra los nazis y su «Weltanschauung» (ideología) pagana que los obispos nunca aprobaron y sus protestas contra sus acciones aumentaron paulatinamente en varios informes de la Gestapo se puede leer que, mientras que la Iglesia católica tuviera una influencia sobre la gente, la ideología nazi nunca sería aceptada por gran parte del pueblo alemán.

Los adversarios de Hitler querían que el Papa declarara una cruzada contra el nazismo; Hitler ejerció presión sobre él para que declarara una cruzada contra el bolchevismo. Ambas pretensiones eran absurdas, considerando que el bolchevismo había cometido, y seguía cometiendo, numerosos crímenes, y que perseguían toda clase de religión; lo mismo se podía decir de los nazis (con la excepción de los protestantes que apoyaban enérgicamente a Hitler).

Es bien conocido que ninguna organización ha salvado tantos judíos como la Iglesia católica, y esto por orden oficial de Pío XII. Él sabía muy bien, y está documentado que este «silencio» –que en realidad no fue «silencio» para aquellos que realmente querían oír y comprender–, podría serle reprochado un buen día. Pero no estaba preocupado por su reputación, quería salvar vidas acto que sin duda exigía sabiduría y muchísimo coraje, con miles de judíos escondidos, por orden de Pío XII, en el Vaticano y en más de 150 instituciones eclesiásticas en Roma, repetidas veces el Papa dijo oficialmente que la victoria de Hitler en la Segunda Guerra Mundial significaría el fin de la Iglesia Católica en Europa.

En su encíclica «Divini Redemptoris,» Pío XI había prohibido a los católicos actuar a favor de los comunistas. Habiendo sido informado sobre esta situación, Pío XII ordenó al delegado apostólico en Washington, arzobispo Amleto Cicognani (que más tarde fue Secretario de Estado) que persuadiera a uno o más obispos distinguidos de EE. UU. a publicar la siguiente declaración: “La posición de la Iglesia Católica en lo que se refiere al comunismo sigue siendo lo que siempre ha sido. Pero la Iglesia no está opuesta al pueblo ruso. Ahora es el pueblo ruso que ha sido atacado, así que católicos no deben tener problemas en ayudar a gente que ha sido injustamente atacada”

Pío XII estaba completamente opuesto tanto al socialismo nacional como al comunismo. También está claro, que creía que a largo plazo el comunismo era el peligro mayor para el mundo y el cristianismo.
El Sr. Churchill era del mismo parecer. Nunca compartió el optimismo del presidente Roosevelt, que estaba convencido que los comunistas rusos cambiarían su ideología y actitud hacia comunidades religiosas.

La encíclica «Mit brennender Sorge» de 1937 había denunciado en la forma más clara y aguda posible que Hitler no era honesto y que tratados firmados por el no tenían valor alguno.

Cuando fue elegido Papa, no aceptó la elección inmediatamente, e insistió en una segunda votación. Cuando ésta resultó abrumadoramente a su favor, aceptó la elección como señal de la voluntad de Dios, pero «in signum crucis», como pesada cruz.

La Cruz Roja Internacional (con sede en una Suiza neutral) optó por la misma decisión que tomó Pío XII e igualmente decidió abstenerse de pronunciar fuertes protestas para no perjudicar las acciones secretas y silenciosas de ayuda a los judíos.

Miles de sacerdotes fueron asesinados en los campos de concentración nazis 711 sacerdotes católicos de Polonia fueron a campos de concentración pero la cifra total de Europa es incierta, las denuncias presentadas a las autoridades judiciales, carabinieros, etc., en el territorio italiano, despues de la guerra excluyendo las zonas de Istria y de Dalmacia, que ya no estaban bajo control de la autoridad italiana, y donde en cualquier caso se llevó a cabo una matanza por parte de las tropas de Tito, nos da un total de 50.380 desaparecidos: de 12.000 de ellos jamás se hallaron sus cuerpos. Casi todos católicos.

Acabada la guerra, con los nazi-fascistas derrotados, sobre todo partisanos socialcomunistas alimentaban un odio sistemático contra la religión católica y eran también capaces de organizar y llevar a cabo homicidios.

Por lo que respecta a los dirigentes católicos, basta decir que sólo en Bolonia desaparecieron cerca de 160 cultivadores católicos que no querían formar parte de las cooperativas rojas y no estaban de acuerdo con ser sometidos a las organizaciones comunistas y tambien fueron desaparecidos 129 sacerdotes .

Militantes comunistas tampoco tuvieron piedad de partisanos católicos que combatían a los nazi-fascistas. Entre el 8 y el 12 de febrero de 1945, en Porzûs (en Friuli), un grupo de partisanos católicos pertenecientes a la «brigada Osoppo» fue masacrada por una brigada comunista encabezada por Mario Toffanin. En España en los años 1935-1936, se disparaba a crucifijos, iglesias, imágenes de la Virgen, fueron masacrados sacerdotes, religiosas, miembros de asociaciones católicas, repitiendo en Italia y por toda Europa, lo que habían ya hecho en España aunque esto es solo una parte de las 150.000.000 personas que ha matado el marxismo-leninismo en el mundo.

Durante la invasión soviética a Polonia en 1939, unos 14.500 oficiales polacos Católicos fueron capturados e internados en tres campos de concentración en la Unión Soviética.

El 14 de Noviembre de 1941, el embajador polaco en Moscú Jan Jot, logró hablar con Stalin exponiéndole que habían sido transferidos 40 mil oficiales polacos de los campos de concentración de Starobielsk y Kozelsk a otros centros desconocidos y que no se conocía el paradero de esos hombres. El comunista lo negó.

El 13 de Abril de 1990, cincuenta años después de la masacre, Boris Yeltsin oficialmente admitió la responsabilidad de la Unión Soviética en el crimen de Katyn y el 14 de Octubre de 1992, envió al presidente polaco Lech Walesa los archivos secretos del caso.
http://www.zenit.org/es/articles/italia-descubre-el-asesinato-de-129-sacerdotes-tras-la-segunda-guerra-mundial

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s