Categorías
Arte Sacro

Milenarismo Hereje

 

Milenarismo Marxista Mesiánico

El milenarismo es la doctrina según la cual Cristo volverá para reinar sobre la Tierra durante mil años, antes del último combate contra el mal.

Tuvo influencia en la Iglesia del siglo II de la era cristiana, en la Edad Media y durante el siglo XX, entre teólogos de América del Sur influidos por la obra del jesuita chileno, condenado, Manuel Lacunza.

Actualmente, es seguida por protestantes fundamentalistas y por seguidores de la también condenada, teología de la liberación.

Los profetas habían prometido a los judíos que Dios los congregaría de entre todas las naciones, y que  gozarian en la tierra de una dicha completa. https://mercaba.org/Filosofia/Balmes/Protestantismo/CARTEL_PROTESTANTISMO.htm  

Anuncia nuevos cielos y una nueva tierra, en Isaías 65, 17-25.

No menos magníficas son las promesas que hace Ezequiel en 37,12.

Los judíos que reconocieron que Jesucristo era el Mesías, no perdieron de vista estas magníficas promesas, y hubo algunos que creyeron tendrían cumplido efecto en la segunda venida de Jesucristo.

El milenarismo es la creencia en una era gloriosa, profana y al mismo tiempo sagrada, terrestre y al mismo tiempo celeste, en la que todas las cosas erradas serán renovadas y las injusticias reparadas.

El dolor y la muerte abolido, lo religioso y sociopolítico sanado, lo profano y lo divino santificado.

“En estos últimos tiempos se ha preguntado más de una vez a esta Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio qué haya de sentirse del sistema del milenarismo mitigado, es decir, del que enseña que Cristo Señor, antes del juicio final, previa o no la resurrección de muchos justos, ha de venir visiblemente para reinar en la tierra”. 3839 Dz 2296

Resp.: El sistema del milenarismo mitigado no puede enseñarse con seguridad. (Denzinger-Hünermann,).

Decreto del Santo Oficio condenando el milenarismo mitigado, 21 de julio de 1944

Desde los primeros siglos de la Iglesia no han faltado partidarios del milenarismo.

Desde la patrística, los buenos católicos no lo admitían. Y así lo rechazaron expresamente Eusebio, Orígenes, Dionisio Alejandrino, San Basilio, San Jerónimo y San Agustín; cuyo argumento principal es que la Iglesia sólo admite en el Símbolo una doble venida de Cristo: la primera a redimirnos y la segunda a juzgarnos.

Algunos de sus máximos exponentes han sido:

1       Simón bar kozeba mesías judío del año 132, estableció un estado judío independiente que dirigió durante tres años como Nasi o ‘Príncipe’. El  Taná Raví Akiva ben Iosef, sabio rabínico y persona influyente del Sanedrín, le concedió el nombre de Bar Kokeba (del arameo “Hijo de una Estrella”, en referencia al versículo bíblico Números 24:17, “Descenderá una estrella de Iacob”) De esta manera, Akiva señaló a Ben Kojba como el auténtico Mesías. De acuerdo a Dion Casio, a causa de este mesías, 580.000 judíos fueron ejecutados, 50 pueblos fortificados y 985 aldeas fueron arrasadas. Jerusalén también fue arrasada, y para evitar el retorno de los judíos, una nueva ciudad romana, Aelia Capitolina, fue construida en su lugar. Bar Kojbá murió al ser tomada Betar después, siguiendo la versión talmúdica, de haber hecho ejecutar por traición a su tío el rabí Eleazar. Según el relato, su cabeza fue enviada al mismo emperador Adriano.

2       Montano o el montanismo, del siglo 2 creía que la parusía se daría en frigia, adoptaron métodos depravados y creían que cristo asumiría forma de mujer. Montano se sintió transportado a estados de éxtasis durante los cuales profería advertencias proféticas. Según la discípula Prisca, Cristo se le apareció en forma de mujer.

3      Tanquelino o Tanquelmo siglo 12 se autodenominaba dios, despreciando la jerarquía católica rechazando los sacramentos y las imágenes, Norman Cohn, sostiene que era de conducta censurable e inmoral su costumbre de seducir a las mujeres y la exigencia que se le debía tributar culto, por tener en sí la plenitud del Espíritu Santo. San Norberto Predicó contra la herejía maniquea de Tanchelino y luchó para salvaguardar la libertad de la Iglesia frente a las injerencias de los monarcas. Dándole muerte en el año 1.115 con una Hostia.

4       Joaquín de Fiore fraile del siglo 11,propuso la tesis sobre la división de las eras, postulando la historia del mundo en tres eras distintas, una por cada persona de la Trinidad. En el IV Concilio de Letrán (1215-16), se condenaron sus opiniones respecto a la Trinidad, Según Norman Cohn Joaquín de Fiore “inventó el sistema profético de mayor influencia en Europa, hasta la aparición del marxismo”

5       Konrad Schmid (fallecido en 1368) fue el líder de un grupo de flagelantes y milenarios en Turingia, anticlerical, decía que en él se realizaban las profecías DE ISAÍAS e Introdujo depravaciones morales, como la promiscuidad, todo es permitido en el milenio.

6       Los Beginarios o beaterios, del siglo 14 eran ciudadelas  panteístas, controladas por anarquistas místicas. Vivían en comunidad con otras mujeres en los llamados beguinajes unas mini ciudades en las que los hombres estaban vetados, gozaban de una “libertad” inimaginable en los conventos. “El riesgo de que dieran su propia interpretación a las escrituras llevó a la Iglesia a describirlas como brujas e infieles. Por eso el papa Clemente V amenazó con excomunión a quienes las protegieran” fueron acusadas de prostitución y otras aberraciones.

7       Los Taboritas, del siglo 15 promovía la revolución social, comunismo avanzado. Todo debe ser comunitario, incluso las esposas, rechazaron la oración y la misa, promovían la idea que en el milenio se regresaría a la inocencia, y que el espíritu santo sería quien bautizaría. Estaban inspirados en JAN HUS, que murió quemado en la hoguera, tras ser condenado de herejía en el concilio de Constanza.

8       Hans Bóhm del siglo 15 postuló el milenarismo igualitario, o socialismo religioso y otras herejías. Fue proclamado El mesías del movimiento milenarista socialista.

9       Thomas Müntzer 1525 fue un predicador alemán partidario de la Reforma protestante luterana , reconocido como uno de los precursores del comunismo, en su dictadura milenarista los pobres son los únicos elegidos, su interpretación revolucionaria de Romanos 13:1-7 inspira el socialismo.

Müntzer no se limitó a predicar: fundó una organización clandestina revolucionaria, la Liga de los Elegidos y se sumó a la rebelión de los campesinos. El miércoles 27 de mayo de 1525 fue decapitado. Su cadáver fue empalado y su cabeza clavada en una estaca

10     Jan Matthys era un líder carismático del anabaptismo, visto por sus seguidores como un profeta influyente y líder de la Rebelión de Münster. Convirtió Münster en la Nueva Jerusalén, ciudad milenarista, anabaptista, surgida de la Reforma protestante. Se proclamó a sí mismo “Rey de Münster” en 1534. En 1535, la insurrección fue reprimida y Juan fue capturado, y ejecutado. Pregonaban la sublevación popular, el milenarismo igualitario, la poligamia, el mesianismo, y otras herejías.

CATECISMO

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, “intrínsecamente perverso” (cf. Pío XI, carta enc. Divini Redemptoris, condenando “los errores presentados bajo un falso sentido místico” “de esta especie de falseada redención de los más humildes”; GS 20-21). ver 2425

2425 La Iglesia ha rechazado las ideologías totalitarias y ateas asociadas en los tiempos modernos al “comunismo” o “socialismo”. Por otra parte, ha rechazado en la práctica del “capitalismo” el individualismo y la primacía absoluta de la ley de mercado sobre el trabajo humano (cf CA 10. 13. 44). La regulación de la economía por la sola planificación centralizada pervierte en su base los vínculos sociales; su regulación únicamente por la ley de mercado quebranta la justicia social,

El comunismo y el nacional socialismo son los movimientos milenaristas más reconocidos de los últimos siglos,  apelan al paraíso en esta tierra y para eso fue fundado el tercer Reich.

Como lo anunció Hitler, de allí brotaría una nueva redención o una nueva era, que purificaría al mundo de ciertas razas y dolencias.

En la ideología comunista se ve mas claro el milenarismo secular, o sublevación popular. La lucha de clases para alcanzar la utopía de la igualdad.

Con el aliciente del ateísmo, sería el hombre igual a dios, de donde surgiría una especie de dios de las masas revolucionarias.

El milenarismo mitigado del padre Lacunza, jesuita, condenado por el vaticano así lo propone. Conectando la teología de la liberación y la nueva era. Como lo advirtió en su momento Juan Pablo II en las cartas apostólicas “Tertio milenio y Novo milenio”, para evitar el adherir a un nuevo milenarismo, como hicieran algunos al final del primer milenio.

La teología de la liberación nacida en sur América animada por el marxismo, se nutre del milenarismo político, como lo advirtió Benedicto XVI en su viaje a Brasil en 2007.

A la pregunta:

¿Cual es el mensaje a la teología de la liberación?

Responde:

“Con la trasformación política en el mundo, mudó la situación de la teología de la liberación, y ahora es evidente que esos milenaristas que prometieron un cambio a consecuencia de la revolución estaban equivocados, hoy todos sabemos esto, ahora la cuestión es, como la iglesia debe estar presente en la lucha por las reformas necesarias para unas condiciones de vida mas justas, sobre esto los teólogos están divididos, en particular los representantes de la teología política. Nosotros en una instrucción emanada de la congregación para la doctrina de la fe, promovemos un discernimiento, para alejarnos de falsos milenarismos, con una mixtura errada entre iglesia y política, entre fe y política, y procuramos mostrar una parte específica de la misión de la iglesia que consiste en ser la santa sede o sede de Dios y por tanto educar para las virtudes a las personas y sociedades, que constituyen las condiciones necesarias para hacer madurar el sentido de legalidad”

El milenarismo en la teología de la liberación, es reconocido por sus propios ideólogos, como Michael Loewy quien dice que el milenarismo se puede convertir en punto de partida de un verdadero movimiento social político moderno. Esta mística laica este milenarismo profano, es presentado en los rituales los textos y los discursos y en la formación política de los militantes de los movimientos, como la comisión pastoral de tierras, y las comunidades eclesiales de base y movimiento de trabajadores rurales, es en este sentido que el milenarismo es parte integral de la genética de la teología de la liberación. Falseando la libertad, basada en la utopía de la igualdad absoluta, la pseudofraternidad, el reino mundano prometido, sería conquistado por los revolucionarios, y regado por la sangre de los mártires comunistas, los guerrilleros.

La nueva era está íntimamente ligada al milenarismo, como lo denuncian algunas exhortaciones apostólicas, así la “Ecclesia en Europa”, aclara que el esoterismo la nueva era, el milenarismo y otros fenómenos ocultistas, forman parte de esa dificultad creada por el modernismo, de abrirse a la auténtica trascendencia del verdadero dios.

En esto cayeron muchos católicos tibios, que en busca de nuevos mundos o nuevas vidas, cambiando la ciencia por la verdad, cayeron en la trampa del yoga, ovnis, religiones orientales, como el hinduismo, que viene a ser una especie de automilenarismo o milenarismo cíclico, explicado por la autotrascendencia por medio de la reencarnación, mantras, meditaciones Chamánicas, espiritismo, esoterismo etc, como lo denunció en su momento el cardenal Levada.

Entre los protagonistas de esta forma de sincretismo, destaca el teólogo modernista Jesuita, Teilhard de Chardin, denominado el profeta de la new age o gnosis teosófica, involucrado en el triste caso del fraude de Piltdown.

Por esta causa, fueron permeados los grupos católicos al extremo que el papa Juan Pablo II tuvo que alertar sobre el peligro que esto representaba para la fe de la Iglesia.

San Jerónimo llama a los milenaristas, seguidores de una fábula judaica, y á los cristianos que la creían cristianos judaizantes y medio judíos.

Entre las características generales de estos movimientos milenaristas destacan:

1       Datación de los acontecimientos basados en la numerología

2       Contenido herético

3       Contrario a la moral y las buenas costumbres

4       Contradictorio y absurdo

5       Basado en errores de índole psicológica y sociopolítica

La perspectiva histórica católica del milenarismo por el contrario encuentra en la iglesia, los pontífices, los santos, y la tradición y todo el pueblo fiel en algunas apariciones marianas, elementos que nos pueden abrir los ojos frente a apocalipsis 20, que viene a ser el milenarismo espiritual, basado en la palabra de Dios y en apariciones de la virgen aprobadas por la iglesia, como la de Fátima de la cual fueron testigos más de 70.000 personas reunidas en Portugal, que presenciaron milagros sanaciones y mensajes de la virgen y secretos recién revelados. Y provocó la canonización reciente de dos de los pastorcitos en uno de los santuarios más importantes del mundo.

Cuando vemos el mensaje central de Fátima no podemos menos que impresionarnos ante la Frase, “Al fin mi inmaculado corazón triunfará” lo que nos habla del milenarismo verdadero, del cual ya nos había hablado san Luis María Grignont de Montfort y en el cual basan su Mariología pontífices como Pio IX, pio XII, Paulo VI y juan Pablo II.

No en vano el fundador Plinio Correa de Oliveira, iluminado por el espíritu santo, en su momento denunció que el igualitarismo eclesiástico, social y económico, que inspiraba las revoluciones protestante, francesa y comunista, era inspirado por milenaristas como, Thomas Muntzer o Hans Bohm, quienes habían sido inspiración también para la teología de la liberación y el nacional socialismo, que, como hemos visto son movimientos milenaristas.

Milenaristas fueron los pietistas protestantes, de donde surgieron  pastores como Kant o Hegel promoviendo este error, disfrazado de filosofía.

San Agustín, convocó un sínodo en Cartago en 418. Allí expuso nueve creencias defendidas por la Iglesia que eran negadas por los herejes: Vale la pena recordar que los milenaristas creen que en el milenarismo el espíritu santo sería quien bautizaría.

*La muerte es producto del pecado, no de la naturaleza humana.

*Los niños deben ser bautizados para estar limpios del pecado original.

*La «gracia justificante» (gratia gratum faciens) cubre los pecados ya cometidos y ayuda a prevenir los futuros

*La gracia de Cristo proporciona la fuerza de voluntad para llevar a la práctica los mandamientos divinos.

*No existen buenas obras al margen de la Gracia de Dios.

*La confesión de los pecados se hace porque son ciertos, no por humildad.

*Los santos piden perdón por sus propios pecados.

*Los santos también se confiesan pecadores porque realmente lo son.

*Los niños que mueren sin recibir el bautismo son excluidos tanto del Reino de Dios como de la vida eterna.

MILENARISMO ESPIRITUAL

El “milenarismo espiritual” consiste en la interpretación literal del Cap. XX del Apocalipsis y de las citas relacionadas de San Pablo, San Pedro, San Juan, etc. Como sabemos, la interpretación literal es la primera que exige la Biblia, como nos explicó San Jerónimo y actualmente sigue exigiendo también el Catecismo (numeral 116). El milenarismo espiritual puede resumirse así:

  1. No es lo mismo el fin de los tiempos que el fin del mundo.
  2. El fin de los tiempos (de los gentiles) comenzó con la Ascensión de Cristo al Cielo y terminará con la derrota del falso profeta y del Anticristo en la Parusía o Segunda venida de Cristo, en gloria y majestad. Son los tiempos de los gentiles (es decir, de los cristianos).
  3. En esta Segunda venida o Parusía se produce el Juicio de las Naciones o gentiles, consistente en que:

Cristo, en su Venida, castiga al mundo incrédulo, apóstata y paganizado, (“Cuando el Hijo del Hombre venga, ¿acaso quedará fe sobre la Tierra?”, Lc. 18, 8) con una lluvia de fuego (2 Pedro 3,7) y derrota al falso profeta y al Anticristo y a sus huestes, de forma que ambos serán echados vivos al Infierno (Apoc. 19,20), al tiempo que el Demonio será encerrado para siempre (aquí algunos milenaristas equivocados pensaban que el Demonio sería soltado otra vez antes del Juicio Final, lo que no compartimos).

4. Cristo, en su Parusía, premia a los suyos con una primera resurrección, la de los justos de Cristo, justos que componen dos grupos:

A los mártires asesinados durante la gran tribulación ocasionada por la persecución del Anticristo y del falso profeta;

B y los cristianos muertos en gracia de Dios desde la Ascensión de Cristo hasta ese momento.

Además, los que estén vivos en el momento de la Parusía serán transformados en cuerpos gloriosos (1 Cor. 15, 51 y 1 Jn. 3, 2).

Los resucitados en esa primera resurrección reinarán con Cristo por mil años (número que puede ser simbólico o literal) en esta Tierra, en el mundo, que no será como es ahora sino que será transfigurado por el Espíritu Santo (“nuevos Cielos, nueva Tierra”, Apoc. 21,1 e Isaías 65,17). Este Reino de Cristo no tendrá fin pues se funda en primer lugar en la Tierra y luego continúa en el Cielo, tras el Juicio universal, que se producirá en el fin del mundo.

  1. En el Reino de Cristo tras su Parusía o Segunda venida se cumple la profecía de “un solo rebaño con un solo pastor” (Jn. 10, 16), pues todos los sobrevivientes a la gran tribulación y los justos resucitados son católicos e integran la Iglesia católica.
  2. Al final de esos “mil años” de Reino de Cristo en la tierra con sus santos habrá una segunda resurrección, la del resto de los muertos: es decir, los réprobos + los justos que no sean de Cristo (los que se salven por haber seguido la ley natural sin haber conocido inculpablemente a Cristo y los santos del Antiguo Testamento), que será juzgados en el Juicio Final, que coincide con la destrucción del mundo. Unos irán al Cielo y otros al Infierno. Los que reinaron con Cristo en el Reino en la tierra también pasarán al Cielo. Dice 1 Cor. 15, 24-26: “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será destruido es la muerte”.
  3. Sobre la destrucción del mundo previa al Juicio Final nos habla Apocalipsis 20,11-15: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.”. Como se ve, la muerte es derrotada al final del Reino de Cristo en la Tierra, en el Juicio Universal o Final.

Esta doctrina, llamada milenarismo sano o espiritual, la profesó nada menos que el discípulo amado, San Juan Evangelista, algo que no hubiera hecho nunca si Cristo no se la hubiera enseñado. Nos lo cuenta San Ireneo por habérselo oído contar a su maestro Policarpo, discípulo directo de San Juan, como podemos leer en su Adversus Haereses.

La Didajé o Doctrina de los Apóstoles fue escrita por los doce apóstoles (Matías había reemplazado ya a Judas Iscariote) décadas después de la Ascensión de Cristo al Cielo, testigos presenciales de las obras y palabras del Señor, antes de la destrucción del Templo (70 d. C.). Nadie se hubiera atrevido a poner en ella doctrinas extrañas que Cristo no hubiera enseñado expresamente porque el resto de testigos de Cristo lo hubieran reprobado contundentemente. Por lo que la doctrina expuesta en ella es la más clara y segura de la Iglesia primitiva, antes incluso de ser escritos los Evangelios. Y la Didajé apoya la interpretación milenarista, citando a Judas 14 (Enchiridion Patristicum nº 10) y a Zac. 14, 15:

“Pero los que perseveren en su fe serán salvados por el mismo que había sido maldecido. Entonces aparecerán las señales auténticas: en primer lugar el signo de la abertura del cielo, luego el del sonido de trompeta, en tercer lugar, la resurrección de los muertos, no de todos los hombres, sino, como está dicho: «Vendrá el Señor y todos los santos con él» (Zac. 14, 5). ” En parecidos términos se expresa Judas 1, 14.

Como se ve, los apóstoles creían que en la Parusía no se produciría la resurrección universal, sino sólo la de los justos de Cristo, la primera resurrección, de la que habla San Pablo, Apocalipsis y los evangelistas.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s