Categorías
Criterio

Juramento antimodernista punto 3

El papa Pío X (1835-1914), canonizado el 3 de septiembre de 1954, Definió el modernismo como una herejía en su encíclica Pascendi Dominici gregis y en el decreto Lamentabili sane exitu, ambas de 1907, donde desenmascara, define y condena esta herejía que se infiltró en todos los estratos de la Iglesia (alto y bajo clero). Incluso, denunció la creación de una sociedad secreta dentro de la iglesia, confirmada por ciertas actividades clandestinas, por lo que el establecimiento de esta exigencia, era requisito para sanear la iglesia de estos infiltrados.

Juramento antimodernista

Yo N. N. abrazo y recibo firmemente todas y cada una de las verdades que la Iglesia por su magisterio, que no puede errar, ha definido, afirmado y declarado, principalmente los textos de doctrina que van directamente dirigidos contra los errores de estos tiempos.

3*     En tercer lugar, creo también con fe firme que la Iglesia, guardiana y maestra de la palabra revelada, ha sido instituida de una manera próxima y directa por Cristo en persona, verdadero e histórico, durante su vida entre nosotros, y creo que esta Iglesia esta edificada sobre Pedro, jefe de la jerarquía y sobre sus sucesores hasta el fin de los tiempos.

No existe ningún autor serio que pueda negar la existencia de un grupo estable de discípulos reunidos por Jesús. Los teólogos modernistas, siguiendo la enseñanza del protestantismo liberal, -“ya vemos de donde viene el modernismo”- suponían que Jesús, -solo un hombre- no tenía conciencia de su ser Dios; y, que no es Dios verdadero y hombre verdadero. En estas condiciones es impensable el propósito de Jesús, de fundar una iglesia, separada de la sinagoga de satanás y dotada de estructuras propias. La Iglesia, dicen, es el fruto lógico inesperado, de la obra de Jesucristo. Según esta teoría protestante de los modernistas, se podía considerar a Jesús, en cierto modo, como fundador de la Iglesia, ¡¡Por accidente.

En esto se funda su Herejía, Jesús No es un simple profeta, es Dios, por ello quieren negar sus milagros.

La constitución Filius Dei del concilio vaticano I resume los principales errores surgidos tras el protestantismo, y los desenmascara con claridad, el racionalismo, el panteísmo, el materialismo y el ateísmo.

Y declara:

1. Si alguno negare al único Dios verdadero, creador y señor de las cosas visibles e invisibles: sea anatema.

2. Si alguno afirmare que no existe nada fuera de la materia: sea anatema.

3. Si alguno dijere que es una sola y la misma la substancia o esencia de Dios y la de todas las cosas: sea anatema.

4. Si alguno dijere que las cosas finitas, han emanado de la substancia divina; o que por evolución de sí misma, se transforma en iero 3 en-ero 2 las cosas; distinguidas en géneros, especies e individuos: sea anatema.

5. Si alguno no confesare que el mundo y todas las cosas que contiene, espirituales y materiales, fueron producidas de la nada por Dios o negare que el mundo fue creado para gloria de Dios: sea anatema.

SOBRE LA REVELACIÓN

1. Si alguno dijere que Dios, uno y verdadero, nuestro creador y Señor, no puede ser conocido con certeza a partir de las cosas que han sido hechas, con la luz natural de la razón humana: sea anatema.

4. Si alguno no recibiere como sagrados y canónicos todos los libros de la Sagrada Escritura con todas sus partes, tal como los enumeró el Concilio de Trento, o negare que ellos sean divinamente inspirados: sea anatema.

SOBRE LA FE

1. Si alguno dijere que la razón humana es de tal modo independiente que no puede serle mandada la fe por Dios: sea anatema.

3. Si alguno dijere que la revelación divina no puede hacerse creíble por signos externos, y que por lo tanto los hombres deben ser movidos a la fe sólo por la experiencia interior de cada uno o por inspiración privada: sea anatema.

4. Si alguno dijere que todos los milagros son imposibles, y que por lo tanto todos los relatos de ellos, incluso aquellos contenidos en la Sagrada Escritura, deben ser dejados de lado como fábulas o mitos; o que los milagros no pueden ser nunca conocidos con certeza, ni puede con ellos probarse legítimamente el origen divino de la religión cristiana: sea anatema.

6. Si alguno dijere que los católicos pueden tener una causa justa para poner en duda, la fe que ya han recibido bajo el magisterio de la Iglesia, hasta que completen una demostración científica de la credibilidad y verdad de su fe: sea anatema.

SOBRE LA FE Y LA RAZÓN

1. Si alguno dijere que en la revelación divina no está contenido ningún misterio verdadero y propiamente dicho, sino que todos los dogmas de la fe pueden ser comprendidos y demostrados a partir de los principios naturales por una razón rectamente cultivada: sea anatema.

2. Si alguno dijere que las disciplinas humanas con tal libertad que sus aserciones puedan ser sostenidas como verdaderas incluso cuando se oponen a la revelación divina: sea anatema.

3. Si alguno dijere que es posible que en algún momento, dado el avance del conocimiento, pueda asignarse a los dogmas propuestos por la Iglesia un sentido distinto de aquel que la misma Iglesia ha entendido y entiende: sea anatema.

Prometo que he de sostener todos estos artículos fiel, entera y sinceramente, y que he de guardarlos inviolados, sin desviarme de ellos en la enseñanza o en ninguna otra manera de escrito o de palabra. Esto prometo, esto juro, así me ayude Dios, y estos santos Evangelios.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s