Categorías
Arte Sacro

Los Cismas de la iglesia

Cristianos

Los hechos admirables de santidad que encontramos en la Iglesia a lo largo de la historia son matizados, ciertamente, por los errores, miserias y flaquezas de los hombres, consecuencia de la resistencia de algunos al amor de Dios.

San Pedro se dirigió a Antioquía y de ahí pasó a Roma para establecerse definitivamente en esa ciudad en el año 44. El mundo se llenó de cristianos en poco tiempo. Pocos hombres, llenos de fe, hicieron de fermento en la gran masa del mundo.

Pronto surgieron los Judas, herejes que buscaban la división:

Arrio: no quiso reconocer la divinidad de Jesucristo (cfr. 8.1.2).

Nestorio: negó la Maternidad divina de María por afirmar que en Cristo había dos personas (cfr. 8.1.2).

Pelagio: atacó la necesidad de la gracia y el dogma del pecado original.

Contra estos herejes se levantaron los padres de la iglesia:
San Atanasio: por su defensa contra el arrianismo
San Gregorio Nazianceno, San Basilio y San Juan Crisástomo llamado, «pico de oro» por su excelente manera de hablar de las verdades de nuestra fe.
San Ambrosio, San Agustín, San Jerónimo, traductor de la Sagrada Escritura y San Gregorio Magno.

Los cismas se han dado siempre por pecados de la carne, el primero se inicio cuando, en el año 847 San Ignacio, patriarca de Constantinopla negó públicamente la comunión a César Bardas -tío del emperador Bizantino- porque vivía licenciosamente con su propia nuera, de allí viene el Cisma de Oriente, que separó de la Iglesia Católica la Iglesia ortodoxa. El daño causado por este cisma ha sido enorme: se cerró para la Iglesia Católica la posibilidad de extenderse hacia Oriente, para los orientales fue una desdicha separarse y han quedado como anquilosados y petrificados.

Luego vino Lutero, quien con su vida azarosa, siendo religioso, sacó la falsa conclusión de que la ley de Dios era «impracticable», se fue a vivir con una monja y tuvo 8 hijos con ella, dice que la Iglesia Romana no es ya la Iglesia de Cristo, se rebela contra el Papa y divide la Iglesia pretendiendo reformarla.

Enrique VIII de inglaterra mata a parte de sus 6 esposas y nuevamente son los pecados de la carne los que impulsan el cisma. El Papa trata de impedir su locura, así que se declara papa y declara a todos los reyes de inglaterra papitas, la papisa actual se llama Isabel II.

Hoy se pretende que la biblia no tiene mas vigencia, que los pecados de la carne no son mas pecado y que la política maneje la iglesia, con una teología llamada de la liberación, los herejes no solo están alrededor de la iglesia sino dentro y son muchos.

Esto podría causar no ya un cisma, sino una disolución, pero recordemos que la iglesia es el cuerpo místico de Dios y que las puertas del infierno no prevalecerán, esto es palabra de Dios y sus ultimas palabras antes de la ascensión a los cielos fueron:

«Id, pues, e instruid a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándolas a observar todas las cosas que Yo os He mandado. Y estad ciertos que Yo Mismo Estaré siempre con vosotros, hasta la consumación de los siglos. Mat 28:19-20

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s