Categorías
Arte Sacro

Que Maravilla¡¡¡

comunion sacrilega

“Me maravillo de que tan pronto, abandonando al que os llamó a la gracia de Cristo, os paséis a otro evangelio.
No es que haya otro; lo que hay es que algunos os agitan y pretenden pervertir el Evangelio de Cristo.”
Pero aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciase otro evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema… ¿Busco yo ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿Acaso busco agradar a los hombres? Si aún buscase agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo. Gál 1:6-10

En el nombre de una pseudo-Misericordia, todo se pone en duda o se vacía de sentido. En consecuencia hay que subrayar con más fuerza la doctrina de la Iglesia y la ley de Dios, que no admiten ninguna excepción, ni siquiera por “razones pastorales” o «discernimiento personal».

«Si la Iglesia permitiera (aun en un solo caso) que una persona en situación irregular recibiese los sacramentos, eso significaría que, o bien el matrimonio no es indisoluble y por tanto la persona en cuestión no vive en estado de adulterio, o que la santa comunión no es el cuerpo y la sangre de Cristo, que por el contrario requieren la recta disposición de la persona, o sea el arrepentimiento del pecado grave y la firme resolución de no volver a pecar» (Entrevista de Alessandro Gnocchi en Il Foglio, 14 de octubre de 2014).Cardenal Burke, fue prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

“La Iglesia en su totalidad siempre ha sostenido firmemente que no es posible recibir la comunión con la conciencia de estar en pecado mortal, principio éste recordado por Juan Pablo II en su encíclica “Ecclesia de Eucharistia”, que afirma sobre el tema: “Ni siquiera un papa puede dispensar de tal ley divina”.Cardenal Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

Vivimos los tiempos de una “nueva moral” ya condenada por Pío XII en numerosos documentos y por Juan Pablo II en Veritatis splendor.

«De modo parcial y análogo» (§292). «A causa de los condicionamientos o de factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado -que no sea subjetivamente culpable o no lo sea de modo pleno- se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia» (§305), «en ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos» (nota 351).
Traducción, el adulterio público -segun Amoris laetitia- realiza el ideal del matrimonio cristiano y por tanto puede comulgar.

Según la moral católica, las circunstancias, que constituyen el contexto en el que desarrolla la acción, No pueden modificar la cualidad moral de los actos haciendo buena y justa una acción intrínsecamente mala, esto es, mas bien continuación de la herejía luterana que sostiene “El hombre es a la vez justo y pecador”, condenada por el Decreto sobre la justificación, en el Concilio de Trento (Denz-H, nn. 1551-1583).

Esto significa que los mandamientos son absolutos, fornicar es fornicar, robar es robar. etc…

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s