Categorías
Arte Sacro

Resurrección

resurreccion

“CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE” reza el catecismo en el numeral: 988 El Credo cristiano —profesión de nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en su acción creadora, salvadora y santificadora— culmina en la proclamación de la resurrección de los muertos al fin de los tiempos, y en la vida eterna. Creemos firmemente, que del mismo modo que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después de su muerte vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día (Jn 6, 39-40). Como la suya, nuestra resurrección será obra de la Santísima Trinidad:

«Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros (Rm 8, 11; cf. 1 Ts 4, 14; 1 Co 6, 14; 2 Co 4, 14; Flp 3, 10-11).

En el numeral 991 dice Creer en la resurrección de los muertos ha sido desde sus comienzos un elemento esencial de la fe cristiana. “La resurrección de los muertos es esperanza de los cristianos; somos cristianos por creer en ella” (Tertuliano, De resurrectione mortuorum 1, 1):

«¿Cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe […] ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron» (1 Co 15, 12-14. 20). Dira san Pablo, ello significa que la palabra del crucificado es verdadera; que la palabra de Dios, en las palabras de Jesús, ha sido garantizada por la acción escatológica de Dios dentro de la historia, y que el crucificado es quien afirmó ser: el salvador escatológico que salva por su muerte (Mc 14,24-25) Este testimonio y demostración, tanto de la verdad de su mensaje como de la identidad de su persona, se perfecciona y confirma en la resurrección, el signo inequívoco de que el fin del tiempo salvífico de Dios ha llegado.

https://youtu.be/M7XtBSqCI6M?t=1m55s

Jesus de Galilea, el Cristo, quien nos Prometió la salvación eterna, la vida bienaventurada y sin fin en compañía de los ángeles, la herencia imperecedera, la gloria eterna, la dulzura de la contemplación de su rostro, su templo santo en los cielos y, como consecuencia de la resurrección, la ausencia total del miedo a la muerte.

Ésta es, su promesa final, hacia la que tienden todos nuestros cuidados, porque una vez que la hayamos alcanzado ya no buscaremos ni exigiremos ninguna otra cosa. También manifestó en qué orden se cumplirían sus promesas y profecías hasta alcanzar ese último fin.

Prometió la divinidad a los hombres, la inmortalidad a los mortales, el Juicio a los pecadores, la glorificación a criaturas despreciables.

Estudios recientes revelan que hubo un terremoto terrible el 3 de abril del año 33 en medio oriente.

Sexto Julio Africano, describe una oscuridad en Egipto y que las gallinas volvieron a los corrales y se veían las luces del puerto prendidas a las 3 de la tarde, dijo que Thallus atribuyó la oscuridad a un eclipse solar.

Flegón quien mencionó que durante el cuarto año de la olimpiada 202 (años 32 o 33 ) “un gran eclipse solar ocurrió a la hora sexta y que duró excepcionalmente respecto a otras, convirtiendo el día en noche pudiéndose ver las estrellas en el cielo y la tierra en Bitinia y los edificios de Nicea”.

Zacarías en el capítulo 14:5 “huiréis como huisteis cuando el terremoto, en los días del rey Uzías de Judá. Entonces vendrá el Señor, mi Dios, y con Él todos los santos”.

Después del Descenso de Cristo al Infierno, se relata que muchos difuntos ascendieron y se aparecieron en Jerusalén poco antes de la resurrección de Cristo.

Las tumbas se abrieron por el terremoto, Mateo 27:51. Este ocurrió inmediatamente después de la muerte de Jesús, y partió las rocas de los sepulcros de los santos. Más de cien en la ciudad de Jerusalén resucitaron, otros muchos en diferentes lugares de tierra santa. Por todo el mundo resicitaron los muertos a advertir del crimen cometido contra Dios.

“En Tirza las torres de la cárcel se hundieron. Muchos edificios se desplomaron en Cafarnaúm.

El lago Tiberiades cambió de forma. En Decapolis ciudades enteras se hundieron, la mitad de la sinagoga de Nazaret se hundió. El Jordán cambio de dirección en muchos sitios. Muchos leprosos se sanaron”.

El velo era una gran cortina con medidas enormes, de largo 20 metros, de alto 15 metros y de grueso 10cm; compuesta por 72 cuadrados cosidos, y era tan pesada que se necesitaban 300 hombres para levantarla. Era la barrera entre Dios y el Hombre. Se rasgó por la mitad.

Al aplicar el método Científico, y forense. Se llega a la conclusión de que este es un hecho histórico real. Existen dos medios de comprobación, el científico, que debe repetir el evento hasta comprobar que es verdad, como cuando se pone un huevo en agua hirviendo y se constata que el huevo después de determinado tiempo se pone duro. En los casos legales no se aplica porque por ejemplo habría que matar nuevamente a la víctima para establecer los “hechos”.

Existe otro método que se llama el método legal o forense , que se basa en testimonios, donde se llega a una conclusión basándose en la eficacia del testimonio. La cantidad de los testimonios y su correlación, que debe contemplar tres partes, testimonio Oral, testimonio Escrito y pruebas Materiales. Los testigos o apóstoles, pagaron con su vida por este testimonio y es muy difícil que no solo ellos, sino millones después hayan ofrecido su vida por una mentira. Lo que nos demuestra que estaban convencidos que lo que vieron es cierto. Nadie da la vida por una mentira y es imposible que tantar personas en todo el mundo antiguo se hayan puesto de acuerdo para mentir sobre el mismo tema.

Jesus profetizó La Resurrección de entre los muertos y la asunción a los cielos (Lc 9,51)

A los Apóstoles el Señor se apareció después de la resurrección (Jn 20,24) Más de 500 personas vieron a Jesús a la vez en una de sus apariciones, miles después de Su resurrección. los apóstoles presenciaron la ascensión.

El Señor dijo a sus discípulos después de la resurrección: “¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer en todo lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera y entrara así en su gloria?” (Lc 24,25-26).

“Para esto Cristo venció por su muerte y resurrección: para ser Señor de vivos y muertos” (Rom 14,9).

“No es Dios de muertos sino de vivos” (Mt 22,29-32)

“Yo soy la resurrección y la vida” (Jn 11,25).

“Llegará la hora en la cual todos los muertos que están en los sepulcros escucharán la voz del Hijo del Hombre, y saldrán los que obraron el bien para la resurrección de la vida, y los que obraron el mal para la resurrección del juicio” (Jn 5,25.28-29).

Si esperamos en Cristo sólo para esta vida, somos los más miserables de los hombres. Mas ahora, Cristo se despertó de entre los muertos, como primicia de los que duermen; porque por un hombre entró la muerte, y por un hombre la resurrección de los muertos” (1 Cor 15,32 y 13-21).

Invita más bien a los cojos y mendigos, y serás dichoso, porque ellos no te lo pueden pagar, sino que recibirás tu paga en la resurrección de los justos” (Lc 14,12-13).

“Resucitarán los muertos, se levantarán los que están en los sepulcros y se alegrarán los habitantes de la tierra; pues tu rocío es su salvación” (Is 26,19). También Ezequiel dice: “He aquí que abriré vuestras tumbas y os sacaré de ellas. Arrancaré a mi pueblo de los sepulcros, pondré mi Espíritu en vosotros y sabréis que yo soy el Señor” (Ez 37,12-14).

“Y si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana nuestra fe. 1 Corintios 15:14

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s