Categorías
Arte Sacro

Celibato, Palabra de Dios

El Celibato es palabra de DIOS, es el estado del soltero​ y la elección, por motivos religiosos, de ese estado de castidad, como forma de vida, que es enseñado por Cristo. Es la continencia voluntaria como renuncia radical, por amor, al Reino de Dios,

Cuando Jesús funda la familia, con el sacramento del matrimonio indisoluble, le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Pues hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.

Luego dirá San pablo.

Bien le está al hombre abstenerse de mujer. No obstante, por razón de la impureza, tenga cada hombre su mujer y cada mujer su marido, de esta manera, se establece el celibato para los que “puedan” por el reino de Dios, estos son los sacerdotes y añade:

El no casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor. El casado se preocupa de las cosas del mundo; está por tanto dividido y un reino dividido contra sí mismo, no puede durar.

El primer pronunciamiento de la Iglesia, se da exactamente en el momento en que ser Cristianismo es permitido, recordemos que antes del año 310 era ilegal bajo pena de muerte,  al respecto del celibato que deben mantener los sacerdotes cristianos, el Concilio de Elvira, del año 310, dice en su canon 33:

“Se está de acuerdo en la completa prohibición, válida para obispos, sacerdotes y diáconos, o sea, para todos los clérigos dedicados al servicio del altar, que deben abstenerse de mujeres y no engendrar hijos”.

La conducta ordenada en Elvira, se expresa en el Concilio de Roma convocado por el Papa Siricio del año 368, el Sínodo de Tours de 567 y el convocado por San Isidoro de Sevilla en 633. Los papas San Inocencio I (401-417), San León Magno (440-461), y San Gregorio Magno (590-604).

En el primer Concilio Lateranense ecuménico, de 1123, se reglamenta que el candidato a las órdenes religiosas debe abstenerse de mujer. Lo mismo dice el II Concilio Lateranense, celebrado en 1139.Es decir que prácticamente cada generación ha ratificado la obligatoriedad del celibato.

El catecismo dice

“[Los sacerdotes] son ordinariamente elegidos entre hombres creyentes que viven como célibes y que tienen la voluntad de guardar el celibato por el reino de los Cielos” (Cat. 1579)

El Código de derecho canónico es mas claro

“[Los sacerdotes] están obligados a observar una continencia perfecta y perpetua por el reino de los Cielos, y por tanto quedan sujetos a guardar el celibato” (Cod Can. 277).

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s