Categorías
Criterio

Eucaristía. Cuerpo de Cristo

Comunión en la boca

La tradición, junto con el magisterio y la Biblia son los tres pilares de la Iglesia.

Estos tres pilares, dan cuenta de la vida de Jesucristo y sus mandatos como Mesías, también nos hablan de los milagros realizados por Jesús y la institución de los sacramentos. La biblia claramente describe la pasión muerte y Resurrección.

A partir de las persecuciones desatadas contra los Cristianos, primero por los Judíos y luego instigadas por estos a los Romanos y todos los pueblos contra los Cristianos, hubo momentos terribles en los que la iglesia permitió recibir la eucaristía en la mano. Como nos cuenta san Basilio quien vivió entre el año 330 ª 379

«La comunión en la mano sólo se permite en dos instancias, 1) bajo tiempos de persecución donde ningún sacerdote está presente, y 2) para ermitaños y ascetas en el desierto que no tienen sacerdotes.»

Pero a pesar de las plagas y peste Negra y otras pestilencias, nunca se causó de suspensión de la Eucaristía, con riesgo de la propia vida, como lo atestigua el martirio de san Tarsicio asesinado por protegerla.

Aún más, se le llama cura al sacerdote porque proporciona la cura como dice la biblia contra las enfermedades, mediante la administración de los sacramentos y la eucaristía y son innumerables los milagros, gracias a las rogativas, procesiones, misas de intercesión etc, que han movido la mano del señor a través de la historia para apiadarse de sus hijos.

Recordemos que por las persecuciones mataron a todos los papas y cristianos hasta el edicto de Milán, en el año 313, pues bien los primeros documentos oficiales de la iglesia apenas cesa la persecución son estos:

El Concilio de Zaragoza: (año.380) “Excomúlguese a cualquiera que ose recibir la Sagrada Comunión en la mano.” El Sínodo de Toledo: Confirma esta sentencia.

Como al paso de los siglos el demonio quiso cambiar la costumbre, el Sínodo de Rouén: (del año  650) dice “Condenamos la comunión en la mano para poner un limite a los abusos que ocurren a causa de esta práctica, y como salvaguarda contra sacrilegios.”

Y lo ratifica poco después, El sexto Concilio Ecuménico en Constantinopla: (680-681) “Prohíbase a los creyentes tomar la Sagrada Hostia en sus manos, excomulgando a los transgresores”.

Ante el protestantismo que ataca la eucaristía el Concilio de Trento, entre (1545-1565)Decreta: “El hecho de que sólo el sacerdote da la sagrada Comunión con sus manos consagradas es una Tradición Apostólica”.

Ya en nuestros tiempos el Concilio Vaticano II. Sobre el Misal Romano. declaran lo siguiente:

  1. Después el sacerdote toma la patena o el copón y se acerca a quienes van a comulgar…

No está permitido a los fieles tomar por sí mismos el pan consagrado ni el cáliz sagrado,

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s