Categorías
Criterio

Cisma

Un cisma significa “hendidura, división”, es una división entre personas, pertenecientes a una organización religiosa. En la enseñanza católica romana, toda herejía es un cisma. El cisma es un rechazo a la comunión con las autoridades de la Iglesia, una separación voluntaria de la comunión eclesiástica

CDC 751 Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.

En el canon 1312 del Código de Derecho Canónico de 1983 , esta pena está destinada a ser medicinal, de modo que conduzca a la restauración de la unidad. La teología católica romana considera que los cismáticos formales están fuera de la Iglesia,  es un delito contra la comunión y la unidad de la Iglesia, que consiste en la ruptura deliberada de la comunión eclesiástica, separándose de la legítima autoridad de la Iglesia y sus miembros.

A diferencia de la herejía y la apostasía, en el cisma, más que rechazar una verdad particular, se efectúa la separación de la unidad de la Iglesia, el cisma suele estar combinado con el rechazo de alguna doctrina fundamental.

Al cisma corresponde la pena de excomunión latae sententiae, y la remoción del oficio eclesiástico. A la persona acusada se le deben garantizar sus derechos y se ha de demostrar claramente que ha rechazado someterse al Romano Pontífice o estar en comunión con los miembros de la Iglesia: debe haber una prueba pública o alguna manifestación externa de la ofensa.

La excomunión por cisma puede levantarse si hay arrepentimiento y cesa la contumacia, y se reparan los daños y el escándalo.

La impenitencia no consiste en dejarse engañar de vez en cuando por el tentador.

Se trata de estar enamorado de la transgresión, del peligro, es un coqueteo con el demonio, para luego confesarse casi como una burla a la misericordia.

“Os trastorné como cuando Dios trastornó a Sodoma y Gomorra; fuisteis como tizón sacado del fuego, pero no os convertisteis a mí”, Amos 4:11

Adan y Eva fueron expulsados de la vida eterna y condenados a la enfermedad y trabajos forzados de por vida, el dolor es parte de su castigo.

Caín, condenado a vagar sin amor ni descanso. “Hoy me echas de este suelo y he de esconderme de tu presencia, convertido en vagabundo errante por la tierra, y cualquiera que me encuentre me matará.» Gen 4:14

Todo el mundo antiguo fue condenado a la muerte más espantosa, según dicen, cual es morir ahogado y los más degenerados a la segunda muerte más espantosa, murieron quemados por el fuego que llovió sobre ellos.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s