Categorías
Arte Sacro

Un Mandamiento, Amar

Para los hijos de Dios y en virtud de la mala memoria que hemos acusado Dios a través de Moisés nos dejo un decálogo.

Son los 10 mandamientos.
Los podemos contar con los dedos de las manos y no hay nada mas importante que debamos saber.

1 Amar a Dios sobre todas las cosas
2 No jurar su Nombre en vano
3 Santificar las fiestas
4 Honrar padre y madre
5 No matar
6 No fornicar
7 No robar
8 No mentir
9 No desear la mujer del prójimo
10 No codiciar los bienes ajenos

Jesús los resumió en 2
Amar a Dios y al prójimo como a ti mismo. Porque nadie en sus cabales le haría el mal a quien ama.

Ahora bien, cierra los ojos y recítalos.

Si te los sabes quiere decir que los puedes cumplir porque nadie hace lo que no sabe.

Esfuérzate por no romperlos cada día y serás feliz, pero lo mas importante es, que estarás en el camino correcto.

Pero si no te los sabes, imprimelos y cárgalos  apréndetelos y tu vida cambiará el mejor momento es ya, empieza hoy.

Calvino y otros protestantes, en su afán de atacar el uso de estatuas e imágenes en la Iglesia Católica, optaron por tener como Segundo Mandamiento: «No te harás escultura de imagen alguna..» (Dt.5,8-10).  Estos pasajes, para los católicos son  parte integral del Primer Mandamiento (Dt.5,6-10) porque así lo sugiere la sintaxis hebrea de los mismos.  

Los protestantes se ajustan al texto del Exodo el cual incluye a la mujer entre las pertenencias.

Éxodo 20 

1 Y habló Dios todo esto, diciendo:

2 “Yo soy Yahvé, tu Dios, que te ha sacado de la tierra de Egipto, de la casa de la servidumbre.

3 No tendrás otro Dios que a mí.

4 No te harás imágenes talladas, ni figuración alguna de lo que hay en lo alto de los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

5 No te postrarás ante ellas y no las servirás, porque yo soy Yahvé, tu Dios; un Dios celoso, que castiga en los hijos las iniquidades de los padres hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian,’

6 y hago misericordia hasta mil generaciones de los que me aman y guardan mis mandamientos.

7 No tomarás en falso el nombre de Yahvé, tu Dios, porque no dejará Yahvé sin castigo al que tome en falso su nombre.

8 Acuérdate del día del sábado para santificarlo.

9 Seis días trabajarás y harás tus obras,

10 pero el séptimo día es día de descanso, consagrado a Yahvé, tu Dios, y no harás en él trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está dentro de tus puertas;’

11 pues en seis días hizo Yahvé los cielos y la tierra, el mar y cuanto en ellos se contiene, y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahvé el día del sábado y lo santificó.’

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas largos años en la tierra que Yahvé, tu Dios, te da.

13 No matarás.

14 No adulterarás.

15 No robarás.

16 No testificarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 No desearás la casa de tu prójimo, ni la mujer de tu prójimo, ni su siervo ni su sierva, ni su buey ni su asno, ni nada de cuanto le pertenece.”

18 Todo el pueblo oía los truenos y el sonido de la trompeta, y veía las llamas y la montaña humeante, y, atemorizados y llenos de pavor, se estaban lejos.

19 Dijeron a Moisés: “Habíanos tú, y te escucharemos; pero que no nos hable Dios, no muramos.”

20 Respondió Moisés: “No temáis, que para probaros ha venido Dios, para que tengáis siempre ante vuestros ojos su temor y no pequéis.”

21 El pueblo se estuvo a distancia, pero Moisés se acercó a la nube donde estaba Dios.

22 Yahvé dijo a Moisés: “Habla así a los hijos de Israel: Vosotros mismos habéis visto cómo os he hablado desde el cielo.

23 No os hagáis conmigo dioses de plata, ni os hagáis dioses de oro.

24 Me alzarás un altar de tierra, sobre el cual me ofrecerás tus holocaustos, tus hostias pacíficas, tus ovejas y tus bueyes. En todos los lugares donde yo haga memorable mi nombre, vendré a ti y te bendeciré.

25 Si me alzas altar de piedras, no lo harás de piedras labradas, porque, al alzar tu cincel contra la piedra, la profanas.

26 No subirás por gradas a mi altar, para que no se descubra tu desnudez.”

Los católicos se ajustan al Deutoronomio, el cual es  posterior y demuestra una maduración en el entendimiento de la fe al distinguir entre la esposa y las posesiones. Esto es importante ya que enseña una nueva dignidad para la mujer, el matrimonio y la monogamia que corresponde a la visión del Nuevo Testamento.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s