Categorías
Arte Sacro

Tiempos Desacralizados

ghent-joos-van-flemish- bottega Divina

En estos tiempos desacralizados no es raro ver herejes o adúlteros comulgando, incluso hay señoras que se ofrecen para repartir la sagrada comunión sin haberse siquiera purificado o reparten el Cuerpo de Cristo en la mano, después de haber dado la paz y ofrecido la limosna.

Así, pues, quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.Pues el que sin discernir come y bebe el cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación. 1Co 11:27

Había un Rey que fue bendecido con victorias y riquezas “Pero cuando se hizo fuerte, su corazón se ensoberbeció hasta pervertirse, y se rebeló contra el Señor, su Dios, entrando en el Templo del Señor para ofrecer incienso sobre el altar de los perfumes.
Detrás de él entró el sacerdote Azarías con otros ochenta sacerdotes del Señor, hombres valerosos,
los cuales se opusieron al rey Ozías, diciéndole: “Ozías, no te corresponde a ti ofrecer incienso al Señor, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que han sido consagrados para quemar el incienso.   Aléjate del Santuario, porque te has rebelado, y eso no será para ti un título de gloria a los ojos del Señor Dios”.
Ozías, que tenía el incensario en la mano para ofrecer el incienso, se enfureció contra los sacerdotes. Pero en ese mismo momento le brotó lepra en su frente, delante de los sacerdotes, en el Templo del Señor, junto al altar de los perfumes.
El Sumo Sacerdote Azarías y todos los demás sacerdotes, al volverse hacia él, vieron que tenía lepra en la frente. Entonces lo expulsaron de allí, y él mismo se apresuró a salir porque el Señor lo había herido.
El rey Ozías quedó leproso hasta el día de su muerte. Tuvo que habitar en una casa apartada, porque estaba excluido de la Casa del Señor a causa de su lepra. Su hijo Jotám estaba al frente del palacio real y gobernaba a todo el pueblo del país.
El resto de los hechos de Ozías, desde el comienzo hasta el fin, fue escrito por el profeta Isaías, hijo de Amós.
Ozías murio y lo sepultaron en el campo adyacente a la sepultura de los reyes, porque dijeron: “Es un leproso” por eso no fue sepultado con los reyes de israel. Cronicas 26,11-23

Todo esto le ocurrió porque se atrevió a hacer algo que solo podían hacer los sacerdotes, quemar incienso ante Dios.
Que diremos de tomar el cuerpo de Dios?
Que diremos de romper los 10 mandamientos, burlarse de los 7 pecados capitales? No hacer buenas obras de misericordia?

La conclusión es cruel, somos una sociedad enferma de lepra espiritual, conoces a alguien que cuando muera ciertamente pueda presentarse ante Dios y pedirle que le lleve al cielo?

Piensa bien antes de contestar.

Si lo conoces imitarlo, pero si no lo conoces imita a Jesús, que es Dios y se dejo matar para que Tu te salves con su ejemplo y obras.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s