Categorías
Arte Sacro

La primera oración y el primer villancico d.C.

Villancico compuesto por san Ambrosio, himno de Adviento.
«Nun komm, der Heiden Heiland» (1714) Ven, Salvador de los gentiles

Latín

I- Veni, redemptor gentium, ostende partum Virginis; miretur omne saeculum: talis decet partus Deum.

II- Non ex virili semine, sed mystico spiramine Verbum Dei factum est caro fructusque ventris floruit.

III- Alvus tumescit Virginis, claustrum pudoris permanet, vexilla virtutum micant, versatur in templo Deus.

IV- Procedens e thalamo suo, pudoris aula regia, geminae gigas substantiae alacris ut currat viam.

V. Egressus eius a Patre, Regressus eius ad Patrem: Excursus usque ad inferos Recursus ad sedem Dei.

VI- Aequalis aeterno Patri, carnis tropaeo cingere, infirma nostri corporis virtute firmans perpeti.

VII- Praesepe iam fulget tuum lumenque nox spirat novum, quod nulla nox interpolet fideque iugi luceat.

VIII- Sit, Christe, rex piissime, tibi Patrique gloria cum Spiritu Paraclito, in sempiterna saecula. Amen

Español

I- Ven, Redentor de los pueblos, manifiesta tu nacimiento virginal: admírense las edades; ante tal nacimiento de Dios.

II.No engendrado por voluntad humana, sino del Espíritu, el Verbo se ha hecho carne y ha florecido el fruto del vientre.

III. El vientre de la Virgen ganó esa carga encerrada en su pureza; resplandecen los estandartes de la virtud; convertido en templo de Dios.

IV. Procede de una cámara, morada real de pureza. Como un gigante de doble sustancia se alegra en recorrer su camino.

V. De Dios Padre procede, a Dios Padre regresa; bajó hasta los infiernos para volver al trono de Dios.

VI. Es igual al Padre eterno, pero se ciñe la carne como un trofeo. La debilidad de nuestro cuerpo vigoriza con su poder inmortal.

VII. Tu cuna aquí brilla y la luz y la noche son nuevas. Porque la fe sin fin brillará serena, y no habrá más crepúsculo.

Martyrdom_of_st_clement

«Y a ti también, fiel compañero, te ruego que ayudes a esas que han luchado mucho por el Evangelio, conmigo y con Clemente y con los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida». Flp 4:3

Nada se sabe del origen del Papa san Clemente. Por los escritores antiguos, Eusebio, Tertuliano, Orígenes e Ireneo, sabemos que conoció a los apóstoles Pedro y Pablo. Fue el tercer sucesor de San Pedro en Roma desde el año 92 –año doce del emperador Diocleciano– hasta el 101 –tercer año del imperio de Trajano. Después de Lino (hasta el año 80) y Anacleto, también llamado Cleto (80-92)

El único escrito de San Clemente que poseemos, la “Epístola a los corintios”, es uno de los documentos más importantes de los Padres Apostólicos, un magnífico escrito muy apreciado, el primero del que se conoce autor y fecha.

Se conmemora su martirio el 23 de noviembre.

Oración más antigua

Concédenos, Señor, que podamos poner nuestra esperanza en tu Nombre, que es la causa primaria de toda la creación, y abramos los ojos de nuestros corazones para que podamos conocerte a Ti, que eres sólo el más Alto entre los altos, el Santo entre los santos; que abates la insolencia de los orgullosos, y desbaratas los designios de las naciones; que enalteces al humilde, y humillas al exaltado; que haces ricos y haces pobres; que matas y das vida; que eres sólo el benefactor de los espíritus y el Dios de toda carne; que miras en los abismos, y escudriñas las obras del hombre; el socorro de los que están en peligro, el Salvador de los que están en angustia; el Creador y observador de todo espíritu; que multiplicas las naciones sobre la tierra, y has escogido de entre todos los hombres a los que te aman por medio de Jesucristo, tu querido Hijo, por medio del cual nos enseñaste, nos santificaste y nos honraste. Te rogamos, Señor y Maestro, que seas nuestra ayuda y socorro. Salva entre nosotros a aquellos que están en tribulación; ten misericordia de los abatidos; levanta a los caídos; muéstrate a los necesitados; restaura a los apartados; convierte a los descarriados de tu pueblo; alimenta a los hambrientos; suelta a los presos; sostén a los débiles; confirma a los de flaco corazón. Que todos los gentiles sepan que sólo Tú eres Dios, y Jesucristo es tu Hijo, y nosotros somos tu pueblo y ovejas de tu prado.

Tú, que por medio de tu actividad hiciste manifiesta la fábrica permanente del mundo. Tú, Señor, que creaste la tierra. Tú, que eres fiel de generación en generación, justo en tus juicios, maravilloso en la fuerza y excelencia. Tú, que eres sabio al crear y prudente al establecer lo que has hecho, que eres bueno en las cosas que se ven y fiel a aquellos que confían en Ti, compasivo y clemente, perdónanos nuestras iniquidades y nuestras injusticias y nuestras transgresiones y deficiencias. No pongas a nuestra cuenta cada uno de los pecados de tus siervos y tus siervas, sino límpianos con tu verdad, y guía nuestros pasos para que andemos en santidad y justicia e integridad de corazón, y hagamos las cosas que sean buenas y agradables a tu vista y a la vista de nuestros gobernantes.

Sí, Señor, haz que tu rostro resplandezca sobre nosotros en paz para nuestro bien, para que podamos ser resguardados por tu mano poderosa y librados de todo pecado con tu brazo levantado. Y líbranos de los que nos aborrecen sin motivo.

Da concordia y paz a nosotros y a todos los que habitan en la tierra, como diste a nuestros padres cuando ellos invocaron tu nombre en fe y verdad con santidad, [para que podamos ser salvos] cuando rendimos obediencia a tu Nombre todopoderoso y sublime y a nuestros gobernantes y superiores sobre la tierra.

Que el Dios omnisciente, Señor de los espíritus y de toda carne, que escogió al Señor Jesucristo, y a nosotros, por medio de Él, como un pueblo peculiar, conceda a cada alma que se llama según su santo y excelente Nombre, fe, temor, paz, paciencia, longanimidad, templanza, castidad y sobriedad, para que podáis agradarle en su Nombre, por medio de nuestro Sumo Sacerdote y guardián Jesucristo, a través del cual sea a Él la gloria y majestad, la potencia y el honor, ahora y para siempre jamás. Amén.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s