Categorías
Arte Sacro

Galileo

galileo, muerte de

Un 29 de Enero del año 1613 Galileo observó neptuno, pero no supo reconocer lo que había visto, luego describió los extraños “apéndices” (similares a dos asas) de Saturno, pero tampoco entendió que las “asas” eran anillos.

Juan  Roget, un fabricante de anteojos de Gerona, Cataluña, inventó el telescopio en 1590,  pero su idea fue copiada por Hans Lippershey quien en el año 1592 lo patentó, mucho mas tarde su invención seria atribuida a Galileo por la leyenda negra contra la iglesia, quien solo lo conocería en 1609.

Napoleón, en su afán anticlerical, se robó los archivos del Vaticano, y los llevo a Francia, buscando ridiculizar a la iglesia abrió el proceso de Galileo, pero se descubrió todo lo contrario a lo que esperaban…

Alli constaba que “El 22 de junio de 1633, en Roma, en el convento dominicano de Santa Maria sopra Minerva, después de oír la sentencia” -el “verdadero” Galileo no el del mito- dio las gracias a los diez cardenales –tres de los cuales habían votado a favor de su absolución– por una pena tan moderada”.

Era que Galileo había caído en muchas “impresiciones”.

Mientras tanto,  la revolución Francesa cometía grandes crímenes contra la ciencia, como cuando gillotinó a la gran Lavoisier, padre de la química moderna. Para no hablar de los 25 millones que perdieron la vida a causa de aquella revolución.

Galileo siempre se consideró buen católico, a pesar de haber cuestionado la biblia.
La “frase histórica” -pero se mueve- que adjudican a Galileo, fue inventada en Londres en 1757 por Giuseppe Baretti.

Durante su juicio, sólo presentó un argumento a favor de la teoría de que la Tierra giraba en torno al Sol. Y era erróneo.

Decía que las mareas eran provocadas por la “sacudida” de las aguas, a causa del movimiento de la Tierra. Una tesis risible, a la que sus jueces-colegas oponían otra, que Galileo juzgaba “de imbéciles”: y que, sin embargo, era la correcta. Esto es, el flujo y reflujo del agua de mar se debe a la atracción de la Luna.

Galileo no sólo se equivocaba al referirse a las mareas, sino que ya había incurrido en otro grave error científico cuando, en 1618, habían aparecido en el Cielo unos cometas. Basándose en apriorismos relacionados con su “apuesta” copernicana, había afirmado con insistencia que sólo se trataba de ilusiones ópticas y había arremetido duramente contra los astrónomos jesuitas del observatorio romano, quienes decían, en cambio, que estos cometas eran objetos celestes reales.

Luego volvería a equivocarse con la teoría del movimiento de la Tierra y de la fijeza absoluta del Sol, cuando en realidad éste también se mueve en torno al centro de la galaxia.

Mientras, en el libro de Job en la Biblia, escrito unos 2.000 años antes de Cristo dice:

Job 26:6-8

“El abismo carece de velo..
Él tendió el cielo sobre el vacío.., y colgó la tierra sobre la nada.
Él encierra las aguas en sus nubes, y no se rompen las nubes bajo su peso.”

El mito que la iglesia decía, que la tierra era plana, se lo inventaron los anticlericales, con hobbes, el autor de Leviatán en 1651, a la cabeza,  donde abogaba por la total sumisión de la Iglesia al estado, algo así como lo que hacen los países totalitarios, al nombrar obispos y sacerdotes que son agentes del régimen, logrando controlar y manipular la verdad, para lograr esto, tienen que desprestigiar a la verdadera iglesia, por eso la tratan de ignorante…

Por el contrario, los antiguos y los medievales creían que la Tierra era esférica. Lo había dicho Aristóteles y era aceptado por los Escolásticos Tomistas  y aun antes.

En tiempos de Plinio el Viejo, en el siglo I, la mayoría de los estudiosos occidentales aceptaban que la Tierra tenía forma esférica. Más o menos por entonces, Claudio Ptolomeo derivó sus mapas de un globo curvado, y desarrolló el sistema de latitudlongitud, y climas. Sus escritos se convirtieron en la base de la astronomía europea durante la Edad Media,

Galileo en Roma, para el proceso, se alojó (a cargo de la Santa Sede) en una vivienda de cinco habitaciones con vista a los jardines del Vaticano y con servidor personal. Después de la sentencia fue alojado en la maravillosa Villa Medici en el Pincio. El había pretendido que la biblia es un libro científico, lo cual es falso. Desde aquí el “condenado” se trasladó, en condición de huésped, al palacio del arzobispo de Siena, uno de los muchos eclesiásticos insignes que lo querían, que lo habían ayudado y animado, y a los que había dedicado sus obras. Finalmente llegó a su elegante villa en Arcetri, cuyo significativo nombre era “Il gioiello” (“La joya”).

No perdió la estima o la amistad de obispos y científicos, muchas veces religiosos. No se le impidió nunca proseguir con su trabajo y de ello se aprovechó, continuando sus estudios y publicando un libro –Discursos y demostraciones matemáticas sobre dos nuevas ciencias–  que es su obra maestra científica. Ni tampoco se le había prohibido recibir visitas, así que los mejores colegas de Europa fueron a verlo para discutir con él. Pronto le levantaron la prohibición de alejarse a su antojo de la villa. Sólo le quedó una obligación: la de rezar una vez por semana los siete salmos penitenciales. En realidad, también esta “pena” se había acabado a los tres años, pero él la continuó libremente, como creyente que era
Murió a los setenta y ocho años, en su cama, con la indulgencia plenaria y la bendición del Papa. En compañía de una de sus hijas, monja, quien recogió su última palabra. Ésta fue: “¡Jesús!”
En 1741 el Santo Oficio imprimió las obras de Galileo; “una vez obtenida la deseada prueba científica de la realidad del movimiento de la Tierra gracias a James Bradley, que demostró el movimiento de la Tierra a partir del fenómeno de la aberración de la luz (pequeña desviación aparente de la posición de los astros en la esfera celeste a causa del movimiento del observador)”.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s