Categorías
Arte Sacro

Santa Juana de Arco

Lenepveu_JoanOfArcAtTheStake

Santa Juana de Arco seria quemada viva el 29 de mayo de 1431 en la plaza del Mercado.

“Vosotros no sois la Iglesia”. Exclamo la joven santa, ante aquellos arrogantes Universitarios que la acusaban.

Juana guió al ejército francés en la Guerra de los Cien Años contra Inglaterra, logrando que Carlos VII de Valois fuese coronado rey de Francia. Posteriormente fue traicionada por los borgoñones y entregada a los ingleses. El duque Juan de Bedford la quemó viva en Ruan.

El obispo Cauchon abiertamente adicto a Inglaterra y pago por ellos, reunió un grupo de expertos en teología, en derecho civil y en derecho canónico, para hacer que la joven campesina se confundiera e hiciera afirmaciones heréticas o hacerla caer en contradicción consigo misma o con la Iglesia.

Los Ingleses no podían condenarla a muerte por haberlos derrotado, pero podían sentenciarla como una bruja o una hereje. Ya que san Miguel arcángel le decía como dirigir los ejércitos.

En cambio, sucedió lo contrario. Y ahora las actas de aquel proceso son algo precioso, demuestran su Santidad.

¿Por qué un proceso eclesiástico contra Juana de Arco?

— Por necesidad política. Si se conseguía demostrar que Juana era una bruja, o una hereje, la consagración del rey Carlos VII de Francia celebrada en la Catedral de Reims perdía su sentido. Y al mismo tiempo se derrumbaba la consideración que los franceses tenían de su nuevo rey.

Pero este proceso, obtuvo en realidad un resultado diametralmente opuesto.

Los ingleses querían apoderarse de la Católica Francia y acusaron a Juana de brujería, diciendo que las victorias que había obtenido era porque les había hecho brujerías para poderlos derrotar. Ella apeló al Sumo Pontífice, pidiéndole que fuera el Papa de Roma el que la juzgara, pero nadie quiso llevarle al Santo Padre esta noticia, y el tribunal estuvo compuesto exclusivamente por enemigos de la santa. Y aunque Juana declaró muchas veces que nunca había empleado brujerías y que era totalmente creyente y buena católica, sin embargo la sentenciaron a la más terrible de las muertes, ser quemada viva.

Encendieron una gran hoguera y la amarraron a un poste y la quemaron lentamente. Murió rezando y su mayor consuelo era mirar el crucifijo que un religioso le presentaba y encomendarse a Nuestro Señor.

Invocaba al Arcángel San Miguel, al cual siempre le había tenido gran devoción y pronunciando por tres veces el nombre de Jesús, entregó su espíritu. Era el 29 de mayo del año 1431. Tenía apenas 19 años. Varios volvieron a sus casas diciendo: “Hoy hemos quemado a una santa”. 23 años después su madre y sus hermanos pidieron que se reabriera otra vez aquel juicio que se había hecho contra ella. Y el Papa Calixto III nombró una comisión de juristas, los cuales declararon que la sentencia de Juana fue una injusticia. El rey de Francia la declaró inocente y el Papa Benedicto XV la proclamó santa.

El obispo Cauchon murió de repente mientras se estaba afeitando. Sin recibir la extrema unción, ni sacramentos, el papa Calixto III le excomulgó y el pueblo arrojó sus despojos a un muladar.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Una respuesta a “Santa Juana de Arco”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s