Categorías
Oraciones

Novena a San Roque, contra peste

San Roque es el santo más invocado desde la Edad Media como protector contra la terrible plaga de la peste, y su popularidad sigue siendo muy grande, especialmente en Asia.

San Roque era hijo de un gobernador de Montpellier (Francia). Sus padres ancianos obtuvieron su nacimiento a través de oraciones persistentes, prometiendo darle a Dios el hijo que él les diera.

Cuando sus padres murieron tenía 20 años y decidió vender sus bienes y hacerse pobre en Cristo, como san Francisco de Asís.

Entró en la Tercera Orden, y, vestido de peregrino, tomó el camino a Roma, pidiendo limosna. Durante la plaga que se desató en Italia, se dedicó al cuidado de las víctimas pobres de la peste y obtuvo muchas curas.

La peste, o peste bubónica, o peste negra, ese terrible flagelo que asoló particularmente a Europa en el S. XIV, que venía de Asia, que se estima que mató solo en Europa 30 millones de personas -un tercio de la población-, que tenía ese efecto oscuro y siniestro que era el de ennegrecer la piel, que era transmitida por pulgas que picaban ratas infectadas provenientes también de Asia. Esa peste a la que todo el mundo temía y si podía huía: menos Roque. San Roque el hijo del gobernador convertido en pobre peregrino, suspende su viaje a Roma para dedicarse a atender a los enfermos, a quienes sanaba con el signo de la Cruz. De Aquapendente pasa a Cesena, llega finalmente a Roma, y “en todas partes el terrible azote desaparecía ante su milagroso poder”. 1 Pasa luego a Mantua, Modena, Parma, y se corre la voz de que la peste huye ante su presencia. El poder de un alma inocente, unida estrechamente a Dios, dueño de los elementos.

A su vez le alcanzó la enfermedad, y al volver a Montpellier se estaba muriendo y se retiró a una cabaña en el bosque donde un perro le llevaba pan todos los días. De ahí su representación en la historia del arte con un perro a su lado.

Curado milagrosamente, reapareció en Montpellier sin dar su identidad y, considerado como un espía, lo encarcelaron. Murió allí después de cinco años tras recibir los sacramentos, revelando su verdadera identidad al sacerdote.

Poco después de su muerte, su culto se hizo muy popular en Italia, Francia y en toda la Iglesia. San Roque es el gran protector al que se invoca en las epidemias de peste, desde el Consejo de Ferrara, después de los graves estragos de este mal proveniente del Este y transmitido por los marineros, en particular en Venecia, Marsella, Lisboa, Amberes y Alemania…

Oración intercesora a san Roque:

Roque, peregrino laico en Europa,

infectado, encarcelado,

tú que sanaste los cuerpos

y llevaste hombres a Dios,

intercede por nosotros

y sálvanos de las miserias

del cuerpo y del alma.

 

El hospital de San Roque tuvo varios momentos críticos en la atención de las epidemias. Una en 1527 después de la invasión y el saqueo de Roma por el ejército de Carlos V y en el 1530 y 1557 tras terribles inundaciones del Tíber.

Aparte de la imagen de la Virgen de las Gracias, la iglesia conserva una importante reliquia de san Roque, un brazo del ‘santo taumaturgo’. Papa Clemente VIII hacia el año 1500 hizo llevar esta reliquia a Roma, para proteger la ciudad de la peste. en 1854, HUBO UN BROTE de cólera y el pánico se extendio en toda la ciudad. Ante tal alarma el Papa Pío IX pidió que se exhibiera el brazo de san Roque, otorgando indulgencias temporales a quienes acudían por 7 veces a rezar allí. Así llegaron multitudes de creyentes a la iglesia para rezar y en poco tiempo la epidemia de cólera comenzó a disminuir hasta extinguirse por completo.

Novena a San Roque

Día primero

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del primer día

Consideremos en este día los ejemplos que nos dio San Roque de amor de Dios, cuando solo por Él y sin esperar recompensa alguna de los hombres expuso su vida sirviendo a los pobres y apestados; y pidámosle nos alcance del Señor la gracia de que amemos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas, cumpliendo así nuestra obligación y obedeciendo a precepto tan feliz. Amén.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día segundo

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del segundo día

Meditemos en este día en San Roque como ejemplar de humildad, humildad que demostró bien cuando con traje y hábito humilde y despreciado, peregrinó por el mundo padeciendo infinitos trabajos e infortunios en su persona y glorificando por todas partes el santo nombre del Señor. Y supliquémosle nos alcance del mismo la preciosa joya de la humildad para que, conociendo nuestra nada y la inmensa grandeza y bondad de Dios, levantemos sobre sólido y profundo cimiento el edificio de las virtudes necesarias para nuestra salvación.

Amén.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena).

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día tercero

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del tercer día

Meditemos en este día las esclarecidas muestras de mortificación que nos dio San Roque, cuando siendo de edad de doce años tan solamente comenzó a servir a los más necesitados y ejercer la virtud de la templanza con ayunos. Y meditemos en cómo continuó sus mortificaciones por toda su vida y principalmente en el fin de ella, cuando sufrió por el amor del Señor una cárcel de cinco años en su mismo país no obstante de ser inocente de los crímenes que le imputaban. Roguemos al Santo que pida para nosotros al Señor tan preciosa y necesaria virtud a fin de que haciendo penitencia de nuestros pecados y mortificando nuestros desordenados apetitos le sirvamos; con pureza y rectitud. Amen.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día cuarto

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del cuarto día

Representémonos hoy a San Roque como ejemplo de paciencia soportando sin quejarse las molestias y fatigas de sus viajes que por amor de Dios emprendió, así como los trabajos que sufría asistiendo a los apestados y principalmente los que padeció con gran constancia y alegría en los últimos cinco años de su vida sin descubrir quién era ni abogar para que le sacasen de la penosa cárcel en que le encerraron. Pidámosle nos consiga del Señor la paciencia necesaria en los trabajos de esta vida considerando la justicia de Dios en castigar aquí nuestros pecados, y bendiciendo la mano que nos hiere para nuestro mayor bien. Amen

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día quinto

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del quinto día

Veamos en este día las admirables pruebas que San Roque dio a su prójimo y a nosotros con su ejemplo, del amor que por Dios le profesaba, dedicándose al servicio y asistencia de los apestados en Italia con tanto celo y amor que alcanzó del Señor que los que fueron heridos de pestilencia e imploraren el favor de Roque fuesen librados y alcanzasen perfecta salud. Pidamos al Señor nos alcance por la intercesión de San Roque que amemos al prójimo como a nosotros mismos cumpliendo así nuestro deber, y manifestándonos como buenos hermanos e hijos de nuestro Padre celestial. Amén.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día sexto

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del sexto día

Consideremos en este día el desprecio que San Roque hizo de los bienes temporales, abandonando en manos de los pobres su riquísima hacienda, viviendo todos sus días en la pobreza y no queriendo en el final de su vida darse a conocer en su país con lo que hubiera tenido a su disposición cuantas comodidades y bienes hubiese podido apetecer. Pidamos a Dios, considerando el ejemplo de San Roque, que por sus súplicas nos dé a conocer lo deleznable y frágil de los bienes perecederos, para que no tomemos de ellos más que lo necesario para conseguir los eternos. Amen.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día séptimo

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del séptimo día

Pensemos hoy en la glorificación del Señor que constantemente ejercitó San Roque no proponiéndose, en toda su vida tan trabajosa y mortificada, otra cosa que amar a Dios y hacer que su nombre fuese bendecido y honrado por todos. Roguemos al Santo nos alcance del Señor que en todas nuestras acciones y trabajos no busquemos otra cosa sino que el nombre de Dios sea conocido y honrado por todo el mundo. Amen.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día octavo

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del octavo día

Consideremos hoy la confianza en Dios que nunca abandonó San Roque y la fe que en él tenia, la cual recompensó el señor cuando hallándose solo, enfermo y desconocido de los hombres, atendió el Señor a su sustento, ordenando que un perro le trajese de la mesa de su amo pan que pudiese alimentarse. Pidamos al Señor por la intercesión de nuestro Santo nos conceda la precisa virtud de la confianza en su bondad que nunca abandona a los que de veras le aman. Amén.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Día noveno

Oración inicial

Glorioso San Roque, que mereciste por tu heroica caridad en la asistencia a los pobres que padecían del mal de peste alcanzar de Dios su alivio y exterminarla de los hospitales en que los asististe, pide al Señor nos dé gracia para que nos veamos libres de la plaga del coronavirus. También te rogamos que protejas a aquellos que hacen lo posible por protegernos durante la epidemia: profesionales de salud, trabajadores del sector de alimentación y todos los hombres y mujeres de buena voluntad que cumplen con su deber.

Te rogamos, con más fervor aun, que nos ayudes a aprovechar este tiempo de confinamiento para librarnos de la plaga de pecados que habita en nuestros corazones, y merezcamos gozar de Dios en su compañía eternamente en la gloria. Amén

Oración propia del noveno día

Meditemos hoy finalmente la ardiente fe, esperanza y caridad que ejercitó San Roque, creyendo firmemente en Dios y en sus promesas, esperando solo en Él la recompensa de sus virtudes y trabajos y amándole de todo corazón como lo demostró sirviendo y amando a sus prójimos y en especial los apestados. Supliquémosle nos alcance del Señor estas excelentes virtudes, para que creyendo en Dios con fe viva, esperando en su bondad y justicia y amándole sobre todas las cosas y al prójimo por Él, cumplamos en esta vida el fin para que nos crio, y alcancemos así la suprema felicidad amándole eternamente en el Cielo. Amen.

Tres oraciones

Padrenuestro

Avemaría

Gloria

(Ahora aprovecha para pedir a Dios, por la intercesión de San Roque, la gracia especial que desees obtener en esta novena)

Oración final

Señor mío Jesucristo, Dios Omnipotente, y verdadero hombre, Hijo de la Virgen María, dulce Jesús, por tu infinita bondad y misericordia, ten piedad de mí. Por aquella preciosa sangre, que tan liberalmente te dignaste derramar en la cruz por nuestras culpas y pecados, te suplico limpies mi alma de toda mancha y mires con ojos de piedad a este indigno pecador, que implora tu misericordia e invoca tu Santísimo nombre de Jesús, que da fuerza y vigor espiritual. No permitas, Señor, que siendo hecho a tu imagen y semejanza, me condene; no me arrastre a la eterna pena mi malicia. Por tu misericordia espero tu gracia, y por los ruegos y merecimientos de mi patrón y abogado vuestro siervo San Roque, dadme gracia para perseverar en vuestro santo servicio y temor hasta la muerte. Amén.

Propósito de confesarse y comulgar cuando se pueda.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s