Categorías
Arte Sacro Oraciones

Biblia sobre la Curación

 

 

La Biblia sobre la Curación

 

—¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible.

Marcos 9:23

 

Al oír esto, Jesús le dijo a Jairo: ―No tengas miedo; cree nada más, y ella será sanada.

Lucas 8:50

 

Restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas.

Salmos 147:3

 

¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará.

Santiago 5:14-15

 

Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado. Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino.

Marcos 10:52

 

Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.

Mateo 10:8

 

Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos.

Proverbios 17:22

 

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.

Santiago 5:16

 

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

2 Crónicas 7:14

 

Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.

Isaías 53:5

 

Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados.

Malaquías 4:2

 

Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia. Por sus heridas ustedes han sido sanados.

1 Pedro 2:24

 

Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte, y en tres días podrás subir al templo del Señor.”

2 Reyes 20:5

 

Sanen a los enfermos que encuentren allí y díganles: “El reino de Dios ya está cerca de ustedes”.

Lucas 10:9

 

Al oír esto, Jesús les contestó: ―No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos.

Mateo 9:12

 

Un sábado Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas, y estaba allí una mujer que por causa de un demonio llevaba dieciocho años enferma. Andaba encorvada y de ningún modo podía enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: —Mujer, quedas libre de tu enfermedad. Al mismo tiempo, puso las manos sobre ella, y al instante la mujer se enderezó y empezó a alabar a Dios. Indignado porque Jesús había sanado en sábado, el jefe de la sinagoga intervino, dirigiéndose a la gente: —Hay seis días en que se puede trabajar, así que vengan esos días para ser sanados, y no el sábado. —¡Hipócritas! —le contestó el Señor—. ¿Acaso no desata cada uno de ustedes su buey o su burro en sábado, y lo saca del establo para llevarlo a tomar agua? Sin embargo, a esta mujer, que es hija de Abraham, y a quien Satanás tenía atada durante dieciocho largos años, ¿no se le debía quitar esta cadena en sábado? Cuando razonó así, quedaron humillados todos sus adversarios, pero la gente estaba encantada de tantas maravillas que él hacía.

Lucas 13:10-17

 

«Yo soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud».

Éxodo 15:26

 

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos.

Lucas 4:18

 

El Señor da vista a los ciegos, el Señor sostiene a los agobiados, el Señor ama a los justos.

Salmos 146:8

 

Envió su palabra para sanarlos, y así los rescató del sepulcro.

Salmos 107:20

 

Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza.

Jeremías 17:14

 

Antiguo testamento

 

El milagro de la vara de Aarón: Éxodo 7:10-12

El milagro de las aguas que se convirtieron en sangre: Éxodo 7:20-24

El milagro de las ranas: Éxodo 8:5-14

El milagro de los mosquitos: Éxodo 8:16-18

El milagro de la plaga de tábanos: Éxodo 8:20-24

El milagro de la plaga de langostas: Éxodo 10:3-6

El milagro de las úlceras: Éxodo 9:11

El milagro del granizo y los rayos: Éxodo 9:23

El milagro de la invasión de las langostas: Éxodo 10:10-14

El milagro de las tinieblas: Éxodo 10:21-22

La muerte de los primogénitos: Éxodo 12:29-30

El milagro de las aguas del Mar Rojo: Éxodo 14:21-31

El milagro de la dulcificación de las aguas: Éxodo 15:23-25

El milagro del maná: Éxodo 16:14-35

El milagro del agua que salió de la roca: Éxodo 17:5-7

El milagro de la vara de Aarón: Números 17:1-10

La muerte de Nadab y Abihu: Levítico 10:1-2

El fuego de Taberá: Números 11:1-3

Las personas que quedaron enterradas: Números 16:31-35

El milagro del agua que brotó de la roca: Números 20:7-11

El milagro de la serpiente en el asta: Números 21:8-9

El milagro de la burra que habló: Números 22:21-35

El milagro en el Jordán Josué 3:14-17

El milagro de la caída de las murallas de Jericó: Josué 6:6-20

El milagro del sol y la luna: Josué 10:12-14

El milagro de la hondonada: Jueces 15:19

Muerte de los filisteos ante el arca de Dios: 1 Samuel 5:1-12

Muerte de los hombre que miraron el arca: 1Sa 6:19

Muerte de los filisteos por truenos: 1 Samuel 7:10-12

Milagro tras la invocación de Dios por Samuel: 1 Samuel 12:18

Dios guía a David contra los filisteos: 2 Samuel 5:23-25

Muerte de Uza: 2 Samuel 6:7

El milagro del brazo de Jeroboán: 1 Reyes 13:1-5

El milagro de la harina y el aceite: 1 Reyes 17:14-16

El milagro de la resurrección del hijo de la viuda: 1 Reyes 17:17-24

Milagro del fuego del sacrificio: 1 Reyes 18:30-38

El milagro de lluvia: 1 Reyes 18:41-45

El milagro del fuego que cayó del cielo: 2 Reyes 1:10-12

El milagro de la division de Jordán: 2 Reyes 2:7-8, 2:14

Milagro de la purificación de las aguas de Jericó: 2 Reyes 2:21-22

El milagro del agua en el valle: 2 Reyes 3:16-20

El milagro del aceite multiplicado: 2 Reyes 4:2-7

El milagro de la resurrección del niño sunamita: 2 Reyes 4:32-37

El milagro de la comida: 2 Reyes 4:38-41

El milagro de la alimentación de cien hombres: 2 Reyes 4:42-44

El milagro que curó a Naamán de la lepra: 2 Reyes 5:10-14

Guiezi se enferma de lepra: 2 Reyes 5:20-27

El milagro del hacha: 2 Reyes 6:5-7

El milagro de la ceguera de los soldados sirios: 2 Reyes 6:18-20

El milagro de los huesos de Eliseo: 2 Reyes 13:21

La muerte de los soldados asirios: 2 Reyes 19:35

El milagro de la sombra: 2 Reyes 20:9-11

El rey Uzías se enferma de lepra: 2 Crónicas 26:16-21

El milagro que salva a Sadrac, Mesac y Abednego: Daniel 3:19-27

El milagro de Daniel y los leones: Daniel 6:16-23

El milagro de Jonás y la ballena: Jonás 2:1-10

La esposa de Lot se convierte en sal: Génesis 19:26

El milagro de la zarza ardiente: Éxodo 3

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s