Categorías
Historia

MARIE JULIE JAHENNY- Vida y Revelaciones

P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.

MARIE JULIE JAHENNY

MÍSTICA FRANCESA

S. MILLÁN – 2018

2

MARIE JULIE JAHENNY, MÍSTICA FRANCESA

Nihil Obstat

Padre Ricardo Rebolleda

Vicario Provincial del Perú

Agustino Recoleto

Imprimatur

Mons. José Carmelo Martínez

Obispo de Cajamarca (Perú)

S. MILLÁN – 2018

3

ÍNDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN

Su infancia.

Enfermedades.

Las llagas.

Corona de espinas.

Esponsales.

Incomprensiones.

Los santos.

El demonio.

Escapulario.

Hechos milagrosos.

La misa.

El Niño Jesús.

El ángel de la guarda.

El purgatorio.

Papas y profecías.

Su muerte.

CONCLUSIÓN

BIBLIOGRAFÍA

4

INTRODUCCIÓN

 La vida de Marie Julie Jahenny es una vida mística al ciento por ciento.

Todos los días tenía éxtasis en los que se comunicaba con Jesús o la Virgen

María, los santos o los ángeles. Tuvo mucho que sufrir, pues fue un alma

víctima. Todo lo ofrecía a Jesús por la conversión de los pecadores. Y Jesús le dio los estigmas de su Pasión para poder identificarse más plenamente con él.

Todos los viernes vivía la pasión de Jesús. Sufrió mucho por algunos sacerdotes que creían que todo lo suyo era histerismo y engañaba a todos. Por eso, le suprimieron la confesión y comunión durante un largo tiempo hasta que el mismo Papa León XIII escribió tres cartas personales a su obispo para que le administraran los sacramentos.

Ella todo lo ofrecía con amor a Jesús y solía decir: Sufrir y no morir. Sus

dos palabras más importantes para su vida espiritual eran: Sufrimiento y amor,

amor y sufrimiento.

A lo largo de este relato de su vida, anotaremos algunas visiones de sus

éxtasis para comprender mejor lo grande que es la misa, la misión de nuestros

ángeles custodios, la necesidad de rezar por las almas del purgatorio y otras cosas

importantes de nuestra fe católica.

Ojalá que su vida nos estimule a nosotros en el camino de la santidad y

podamos decir con sinceridad y voluntad: Quiero ser santo. Y si no llegamos a

ser santos canonizados, al menos, al haberlo intentado y deseado, ojalá hayamos

cumplido fielmente la misión que Dios nos ha encomendado en este mundo.

5

SU INFANCIA

Marie Julie Jahenny nació el 12 de febrero de 1850 en Coyault, un lugar

de una docena de casas muy cerca de Blain en Francia. Fue bautizada al día

siguiente. Sus padres fueron Carlos Jahenny y María Boya. Sus padrinos de

bautismo: Francisco Jahenny y Juana Boya.

Su padre era un hombre frío de sentimientos, pero muy trabajador y fiel a

sus deberes religiosos. Su madre era más abierta y simpática que su esposo, con

un carácter firme, a la vez que honesta y piadosa. Normalmente ambos padres se

acercaban mensualmente al sacramento de la confesión y comunión, y rezaban

todos los días en familia. Tuvieron cinco hijos, de los cuales Rosa murió en su

infancia. Los otros hijos, además de Marie Julie, fueron Carlos (Charles), Ángela

y Juana.

Nuestra Marie Julie (María Julia) era la mayor y ayudaba a sus padres en

las tareas del campo en la medida de sus fuerzas. A los 7 años hizo su primera

confesión. Enla escuela aprendió a leer, pero escribía no muy bien.

En cuanto a su vida de piedad, desde muy pequeña se le notaba ansias de

soledad y le gustaba apartarse de los demás y estar sola para orar y hacer

penitencia. Sus padres la mandaban con tres vacas al campo y ella aprovechaba

el tiempo haciendo algún altar con flores silvestres, un crucifijo y una imagen de

la Virgen, que había comprado muy barata. María y la cruz fueron las dos

grandes devociones de su vida junto con Jesús Eucaristía. A veces le gustaba ir a

algún altozano para ver a lo lejos la torre de la iglesia y pensar en Jesús que

estaba allí presente.

Aprendió a hacer penitencias desde pequeña y se hizo un cinturón de

cuero con clavos y puntas que atravesaban la piel. También se frotaba con ortigas

o se metía clavos o piedras en los zapatos. Se hizo una cruz de más de un metro y

dormía sobre ella. Pero el confesor, a sus 16 años, le confiscó sus instrumentos

de penitencia.

Hizo su primera comunión a los diez años y medio, después de seis meses

de preparación. Su madre declaró que desde su primera comunión se le notaba

más piadosa. Dijo en 1873: Mi hija siempre fue piadosa, sobre todo después de

su primera comunión. Ella repetía todos los sermones que oía 1

.

1

 Pierre Roberdel, Marie Julie Jahenny la stigmatisée de Blain , Ed. Résiac, 1974, p. 32.

6

 A sus 15 años se puso bajo la dirección espiritual del padre David, I´abbé

David, vicario parroquial de Blain. Se acostumbró a ir a misa y comulgar una vez

entre semana, además del domingo.

ENFERMEDADES

Deseaba ser religiosa, pero el padre David la desanimó por su poca salud.

Tenía algunos accesos de fiebre, algo de paludismo y otras limitaciones.

A los 16 años sus padres la colocaron en casa de una familia del

vecindario, los Miltais, para trabajar como empleada doméstica, pero a los seis

meses tuvo que regresar a casa por su mala salud. A sus 22 años comenzó a

aprender costura en casa de las señoritas Péhe de Blain. Ganaba ocho dineros por

día. Años más tarde recordaba que las señoritas tenían mucho miedo de los

ladrones y todos los días debía pasar la escoba por debajo de la cama a ver si

había algún hombre escondido.

El médico de Blain curaba a su hermano Carlos y su madre alguna vez la

envió a pagar los honorarios al médico, quien en su propio domicilio, un día

quiso atentar contra su honor. Ella se resistió y huyó corriendo; y siempre le

agradeció a Dios por haberla librado de las garras del tigre. Por este motivo la

familia cambió de médico.

El 6 de enero de 1873, durante la misa, se sintió mal y tuvo que regresar

de inmediato a su casa. Durante un mes estuvo en casa, pero iba empeorando. El

médico diagnosticó cáncer al estómago. El 12 de febrero estaba muy mal. El

padre David llegó a su casa a confesarla. El día 15 la encontró sin conocimiento

y el 22 le administró la unción de los enfermos. Ese mismo día Marie Julie abrió

sus ojos y miró hacia un punto fijo. Estaba viendo a la Virgen que estaba

silenciosa. Unas horas más tarde de nuevo se le apareció la Virgen y le dijo:

Querida hija, no temas. Soy la Virgen inmaculada. Tú sufres. Ella anotó: La

Virgen se inclinó hacia mí. Su brazo derecho sobre su corazón, el izquierdo

apoyado sobre una cruz. Su mano derecha la puso sobre mi corazón y me

prometió curarme el 2 de mayo a las tres de la tarde. Antes de despedirse me

anunció: “Volveré a verte”.

El 15 de marzo, de nuevo se le apareció la Virgen María y le dijo:

¿Quieres aceptar las cinco llagas de mi divino hijo? Julie aceptó. María añadió:

¿Quieres sufrir el resto de tu vida por la conversión de los pecadores?

Respondió: Sí, madre mía, si tu hijo divino lo desea. Yo me someto a su santa

voluntad. Y María añadió: Mi querida hija, esa será tu misión.

7

LAS LLAGAS

El 20 de marzo de 1873 Julie previno a su familia, porque sabía que iba a

recibir las llagas. Su padre fue a la parroquia a avisar al párroco, pero éste se rió

de la noticia. Ese día había ya 200 personas en su casita y empezó todo con unas

convulsiones. Su mano izquierda comenzó a sangrar y después de cinco minutos

pasó lo mismo con la mano derecha. Y después con las llagas de los pies y del

costado.

Todo había comenzado con una visión de Jesús, que tenía sus cinco llagas

brillantes como el sol. Un rayo de luz partió sucesivamente de cada una de las

llagas de Jesús para hacerle la llaga correspondiente a Julie. El rayo de luz que

salió del costado de Cristo era dos veces más largo que los de las manos y pies y

tenía la forma de una punta de lanza. Ella vivió los dolores de la pasión y

crucifixión de Jesús todos los viernes hasta su muerte.

Al párroco de Blain le comunicaron los hechos y envió un aviso al obispo

de Nantes para que enviara para el viernes siguiente una comisión investigadora.

Esta comisión la formaban dos médicos, el padre Rousteau y dos delegados del

obispo: el padre Vignard y el padre Joüon. Sin embargo, el miércoles, la madre

de Julie fue a visitar al párroco de Blain y le comunicó de parte de su hija: Si los

médicos vienen de Nantes y el doctor Sortais los acompaña, la Virgen María ha

dicho que su presencia impedirá que salga sangre de las llagas. Además ningún

médico debe tocarla.

El viernes 28 de marzo había mucha gente en el lugar, entre cinco y diez

mil personas. Los enviados por el obispo llegaron temprano, acompañados de

algunos médicos de los alrededores. Julie les dijo que la sangre no saldría.

Habían desobedecido. Algunos presentes murmuraban y otros hasta blasfemaban.

La investigación se prolongó, la gente del exterior se impacientó y se les hizo

entrar. Desfilaron durante varias horas. Todos veían a Julie en su cama y las

llagas visibles en sus manos, pero no había sangre. La opinión general fue

desfavorable para Julie y menos favorable aún el informe que los médicos

enviaron al obispo. Manifestaron que no había nada de sobrenatural y que todo se

debía a una crisis nerviosa sin fenómenos milagrosos.

8

CURACIONES

Su hermano Carlos llevaba 16 meses enfermo de la rodilla izquierda y no

podía dormir por las noches. Julie, a quien la Virgen le había prometido curarla

el 2 de mayo, le pidió que ese mismo día curara a su hermano Carlos.

Ese día el padre David le llevó la comunión. Había presentes unas 40

personas y cinco sacerdotes. Todo comenzó con un asalto del demonio que, con

permiso de Dios, la hizo sufrir con movimientos tan violentos que las barras de la

cama se rompían. Esto duró hora y media. Después vino la calma. Se le apareció

la Virgen y ella le dijo: Madre mía, os pido la curación de mi hermano. En ese

momento Carlos se puso a temblar y a llorar. Había sentido un chasquido en su

rodilla. Se levantó y pudo caminar normal. Después abrazó a su hermana lleno de

emoción.

Julie le comunicó a la gente: La Virgen quiere que reciten el “Veni

Creator” y el “Ave maris stella”. Terminadas estas oraciones, Julie anunció:

Alegraos, la Virgen os ha sonreído. Denme mi ropa, estoy curada.

Algunas mujeres la ayudaron a vestirse y se mostró ante la gente que

quería entrar. Eran en total a esa hora como 2.000 personas. Al día siguiente,

Julie y Carlos fueron a la iglesia de Blain a la misa y a recibir la comunión como

acción de gracias.

CORONA DE ESPINAS

El 31 de agosto la Virgen le dijo a Julie: Yo te daré una corona de espinas.

El 7 de octubre de 1873, Julie estaba con su hermana Ángela y empezó a

quejarse de dolor de cabeza. Su hermana observó que tenía una corona roja

alrededor de la cabeza, en la frente. Eran como puntitos de los que salía sangre.

Ángela corrió a avisar al padre David. Él pudo constatar que la corona estaba

bien formada. Los presentes estaban sorprendidos, se pusieron de rodillas y

rezaron el Magnificat.

Además de las llagas normales, Julie recibió otras como la de la espalda

izquierda (por cargar la cruz a cuestas) o las marcas de la flagelación, también

recibió algunas inscripciones en el pecho como: O Crux Ave, una flor y un

corazón.

Por otra parte, anotemos que su comida se reducía normalmente a dos

cucharadas de leche en la mañana y en la tarde. Y se pasó cinco años en ayuno

absoluto.

9

ESPONSALES

La Virgen, en su aparición del 9 de enero de 1874, le aseguró que el 20 de

febrero tendrían lugar los esponsales con Jesús. El 8 de febrero, la madre de Julie

avisó al padre David que el anillo (de bodas) estaba en la mano de su hija. El

padre David aseguró haberlo visto como un círculo rojo alrededor de su dedo,

mientras Julie estaba en éxtasis, pero antes de acabar el éxtasis ya no estaba el

círculo rojo. Julie explicó que ese no era el anillo y que el verdadero anillo lo

recibiría el 20 de febrero.

El 20 de febrero algunos presentes observaron que las llagas estaban

secas. Cuando empezó el éxtasis comenzaron las llagas a sangrar y, al poco rato,

en el dedo anular se podía observar un círculo rojo. Corría la sangre por debajo y

por encima del dedo y, poco a poco, se formó el anillo con claridad ante los

presentes. Un testigo declaró que parecía un anillo de coral rojo que se había

incrustado en la piel.

INCOMPRENSIONES

El 11 de junio de 1874 Julie quedó sorda a toda voz humana menos a las

de sus familiares, de su confesor, de su obispo y de sus delegados. También oía

los cantos litúrgicos, los sermones, las campanas y los cantos de los pájaros

El viernes 17 de julio de 1874 el obispo de Nantes, su obispo, llegó a su

casa. Habló personalmente con ella y con su familia y asistió al éxtasis de la

crucifixión. El obispo quedó convencido de su veracidad y autenticidad.

Pero no todo fue fácil. Cuando murió Monseñor Fournier, vino otro obispo

que no veía con buenos ojos los sucesos de Julie. Algunos sacerdotes lo

indispusieron contra ella. Creían que todo era fruto de histerismo, fantasía o

cosas del demonio, y que había que exorcizarla.

A los 22 días de la muerte de Monseñor Fournier, el vicario capitular

Monseñor L´Espinay le suprimió los sacramentos y durante 11 años se los

negaron, tanto algunos sacerdotes como el nuevo obispo Monseñor Lecoq. Era

una prohibición con la única excepción del peligro de muerte.

Como no querían confesarla ni darle la comunión, su padre escribió una

carta al obispo, en la que le decía: Monseñor, quiero reclamar para mi hija

Marie Julie el derecho de todos los cristianos de participar en los sacramentos.

10

Desde hace 10 meses está sin dirección espiritual y sin sacramentos. ¿Qué ha

hecho para que la traten así? Dios no la ha rechazado del número de sus hijos.

Este abandono va contra todas las virtudes y contra todas las leyes de la Iglesia.

Esta alma ha sido rescatada al precio de la sangre de Nuestro Señor. En

nombre de este divino Redentor, yo reclamo caridad para con ella. Usted es el

pastor de las almas. Le pido caridad para ella que tanto sufre. ¿Rehúsan

confesar a mi hija, porque ella no oye? Esta sordera es obra de Dios, que tiene

sus designios sobre ella. ¿Quién se puede meter en sus planes? El sacerdote, por

su santo ministerio, confiesa frecuentemente a los sordos. Este rechazo no es

legítimo.

Algunos nos persiguen y quisieran que el viernes no recibamos a ninguna

de las personas que vienen a rezar con nosotros; algunos de ellos amigos fieles,

que nos visitan después de seis años y nos consuelan. Nadie nos puede quitar esa

libertad. Es mi derecho tener testigos que aclaren las cosas y puedan responder

a las calumnias que se le achacan a mi hija.

Monseñor escuche nuestra plegaria. Dele a mi hija el consuelo debido a

los cristianos para que pueda participar de los sacramentos y nuestras almas lo

bendecirán. Que su paso sea para quien sufre, luz y consuelo 2

.

 La acusaron a Roma de ser una manipuladora y engañadora. Le enviaron

dos representantes del Santo Oficio: al padre Cormier, superior general de los

dominicos, y después en 1886 al padre Semenenko, consultor del Santo Oficio.

La relación de este último fue plenamente favorable, gracias a Dios.

El Papa León XIII envió al cardenal Rampolla para aclarar el asunto y, si

hacía falta, exorcizarla, pero el cardenal manifestó que no era caso de posesión y

que no hacía falta nada de eso.

En 1888 el Papa León XIII por motivo del jubileo dio permiso a todos los

sacerdotes de poder confesar sin limitaciones, aunque los penitentes no

estuvieran en su territorio. Julie pidió al párroco de Savenay, que era uno de los

que la apoyaban, que la confesase y así fue, pero el obispo prohibió al párroco de

Savenay de seguir confesándola. Además le escribió al padre Vanutelli a Roma

sobre esta prohibición. Pero el mismo Papa León XIII le escribió al obispo de

Nantes, invitándole a tener más dulzura con ella y administrarle los sacramentos.

Entonces el obispo Monseñor Lecoq nombró como confesor de Julie al párroco

de San Donato, pero éste llegó a la conclusión de que lo mejor que podía hacer

2

 Pierre Roberdel, o.c., pp. 107-108.

11

Julie era internarse en una comunidad religiosa para que pudiera comulgar todos

los días.

Sin embargo, en diciembre de 1888 el obispo Lecoq con motivo de la

misión diocesana envió a Julie un misionero. De hecho un confesor vino a partir

de entonces desde Nantes regularmente a confesarla y a darle la comunión cada

primer jueves de mes. Julie tuvo siempre un gran reconocimiento al Papa León

XIII, a quien llamaba su Papa, quien le escribió tres cartas personales al obispo

Lecoq para que atendieran a Julie con dulzura y caridad.

LOS SANTOS

Ella rezaba mucho por los pecadores y pedía la intercesión de la Virgen

María, de san José, de san Miguel, de san Martín de Tours, del rey san Luis y de

los santos estigmatizados.

Amaba mucho a san José. El padre David nos dice que abrazaba mucho

una imagen que tenía de san José. También observó que en un éxtasis el día 19

de marzo de 1874 invocó a san José más de 30 veces.

En el éxtasis del 3 de marzo de 1882 le dijo san José: Si vosotros supierais

mi poder ante Jesús y María… Venid a mí, yo estoy a la izquierda de Jesús. Yo

soy el gran protector de las almas del purgatorio. Con frecuencia yo inspiro la

devoción a estas almas sufrientes 3

.

Otros santos de su devoción eran santo Tomás de Aquino, san

Buenaventura, san Francisco de Sales, san Francisco de Asís, santa Clara de

Asís, santa Germana, santa Genoveva, san Néstor, san Marcelino, san Félix y san

Pantaleón. Estos cuatro últimos se le presentaron en éxtasis. Recordemos que era

terciaria franciscana y amaba mucho a san Francisco como a su padre.

Un día ella le decía a Jesús: Yo quiero morir bajo la mirada de la Virgen

María, con la asistencia de san José, cubierta por las alas de los ángeles, la

sonrisa de san Francisco y la de todos los santos.

3

 Bourcier Henri-Pierre, Marie Julie Jahenny, une vie mystique, Ed. Tequi, 1990, p. 226.

12

EL DEMONIO

El demonio la atormentaba mucho. Se le presentaba bajo distintas figuras,

incluso de santos, santas o ángeles; y también de bestias feroces o monstruos; y

le arrebataba las reliquias u objetos piadosos, persiguiéndola de muchas maneras.

Ella llamaba al demonio Grippi o Quequet. Muchas veces los demonios le

hacían arañazos que el padre David curaba con agua bendita. El 2 de septiembre

se le apareció bajo la forma de una virgen y después se cambió a una bestia,

desgarrando los vestidos de Julie y llevándose objetos de piedad, pero el padre

David le obligó en el nombre de Jesús a devolverlos, apareciendo de inmediato.

A veces el demonio le metía en la boca puñados de hierba o de trapos empapados

de sangre. Una tarde Julie se paseaba por el jardín con su hermana, cuando de

golpe fueron atacadas por el demonio y tiradas al suelo. La boca de Julie estaba

llena de hierbas y de otros materiales. El padre David le conminó al demonio a

quitarlos y lo hizo.

Otro día Julie se quejaba de que el pecho le pesaba mucho. Se le había

presentado una hostia y ella dudaba de su autenticidad. Ella no quería tomarla. El

demonio, tomando la figura de un ángel de luz, la había colocado sobre su pecho

y ella sentía un peso doloroso encima. El padre David acercó la reliquia de la

vera cruz y puso la hostia falsa en un vaso. Julie cayó en ese momento en éxtasis

y el Señor le manifestó que esa hostia venía del demonio. El padre David la echó

al suelo. Julie se levantó y pisó con sus zuecos esa falsa hostia y después la

pusieron en un papel y la quemaron.

ESCAPULARIO

En el éxtasis del 16 de julio de 1901 refiere: La Virgen María llevaba

sobre su pecho el escapulario del Carmen. Él es una luz brillante como un sol

resplandeciente. Yo veo multitud de almas llevando el escapulario sobre el

pecho.

Y la Virgen manifestó: Hijos míos, si vosotros supieseis la protección y

las gracias que se reciben de este escapulario… En el momento de la muerte yo

presento a Satán esta santa imagen y es suficiente para hacerle soltar la presa.

Yo asisto a todos y con frecuencia consigo para los últimos momentos muchas

gracias para abreviar el purgatorio. Yo nunca he permitido que quien ha llevado

toda su vida el escapulario pueda perecer como presa de Satán 4

.

4

 Bourcier, o.c., p. 184.

13

HECHOS MILAGROSOS

A partir del 3 de mayo de 1873 tuvo más de 5.000 éxtasis, a veces uno

cada día, pero otros días más de uno, durante su larga vida de 91 años. Lo más

emocionante era cuando durante la crucifixión tenía lugar también la comunión

milagrosa.

También tuvo el don de la levitación, como afirmó la señora Gregoire:

Julie se elevó unos 30 centímetros sobre la cama. Su cuerpo no reposaba en

nada 5

.

Durante los éxtasis, Julie estaba inmóvil y nadie podía moverla. Cuando el

confesor o capellán le daba la orden de salir del éxtasis, inmediatamente

obedecía, aunque eso le suponía un esfuerzo doloroso.

Es importante anotar que durante sus éxtasis, Julie tenía el don de la

hierognosis o conocimiento de las cosas sagradas. Podía distinguir claramente la

hostia consagrada de la que no lo estaba y el agua bendita del agua común, y así

otras cosas benditas.

En una ocasión hubo cambio de corazones. Jesús le sacó el corazón y puso

el suyo en vez del de Julie. Otro día Jesús le prometió a Julie: De una comunión

a otra yo me conservaré en tu corazón 6

. Esto quería decir que su alma sería un

sagrario donde permanentemente estaría presente Jesús Eucaristía al igual que en

los sagrarios de las iglesias.

El padre David refiere: Yo y su madre nos dimos cuenta el 18 de mayo de

1874 que salía sangre de sus labios. Ella la tomaba, sonreía y abría los ojos

diciendo: “Oh mi querido esposo, gracias por saciar mi sed”. Un momento

después una gruesa gota de sangre roja apareció en su labio inferior. Ella llevaba

a su boca la reliquia de la verdadera cruz. Una hora después se reprodujo la

misma escena. Ella tenía los brazos en cruz mientras que la sangre aparecía

súbitamente. Ella abrazaba la reliquia de la verdadera cruz y esta reliquia estaba

llena de sangre. Cuando volvió en sí, declaró que había bebido siete veces la

sangre de Jesús, porque él tenía un cáliz en la mano y lo llenaba de la sangre de

su Corazón 7

.

5

 Pierre Roberdel, o.c., p. 146.

6

 Bourcier, o.c., p. 217.

7

 Bourcier, o.c., p. 110

14

El 27 de mayo de 1880 el padre Léqueux se presentó y fue testigo de una

manifestación sangrienta de las llagas. Julie manifestó: El crucifijo que está al

pie de la cama sangra. El padre lo vio. Julie le pidió al sacerdote que bebiera de

esa sangre. Después ella pidió el crucifijo sangrante y lo besó y bebió su sangre.

A continuación ella rogó al sacerdote que purificara con un paño sus labios y el

crucifijo8

.

Una tarde ella entiendió a un sacerdote que le hablaba en latín sin haberlo

estudiado. Ella había quedado inmóvil de hacer cualquier movimiento excepto el

viernes durante la vivencia de la crucifixión. Esta inamovilidad duró dos años

hasta principios de 1883. El 23 de septiembre de 1884 ella queda ciega, solo ve

una luz. En 1885 recuperó la vista. Durante cinco años, un mes y 22 días había

guardado ayuno absoluto, desde el 28 de diciembre de 1875 hasta el 20 de

febrero de 1881.

Después de la primera guerra mundial Julie recibía tres o cuatro cartas

diarias y durante dos años la señorita Thibaud fue su secretaria. Venía de Blain

una o dos veces por semana para contestar las cartas después que se las había

leído despacio a Julie. Algunas veces le decía que contestara que se confesara la

interesada o le daba algún consejo personal. Tenía don de conocimiento

sobrenatural.

COMUNIONES MILAGROSAS

Fueron prometidas a Marie Julie 14 comuniones milagrosas, a la vez

sacramentales y místicas. Además, en el tiempo en que fue privada de la

comunión sacramental por el capellán, recibió, muchas veces la comunión de

manos de san Miguel y de los ángeles custodios de Julie. Las hostias eran

milagrosamente sacadas del sagrario de la parroquia de Blain.

Un viernes, mientras vivía la pasión después de la segunda caída de Jesús

camino del Calvario, ella pidió ser consolada con el pan de los ángeles. Hizo la

señal de la cruz, recitó el Yo pecador y después: Señor, no soy digno… La

señorita Brulais declaró: Nosotros estábamos atentos. Yo estaba a unos 50

centímetros de la cara de Julie y vi sus dos manos juntas sobre el pecho. De

pronto ella abrió la boca y sacó la lengua. No había nada. Ella cerró la boca y

la abrió de nuevo y mostró la lengua, pero no había nada. De nuevo cerró la

boca y de nuevo la abrió. ¡Oh prodigio! Una hostia más brillante que la nieve

estaba allí, visible a nuestros ojos. Un grito de admiración salió de nuestros

corazones. Ella cerró la boca y dos veces más la abrió y nos mostró la hostia

8

 Ib. p. 116.

15

sobre la lengua. No había posibilidad de ilusión o imaginación. Después abrió la

boca y ya no había nada. Ella tenía una sonrisa del paraíso y su éxtasis aumentó

su bienestar. Era el cielo y eso duró unos 15 minutos 9

. Los presentes estaban

felices y oraban y adoraban a Jesús Eucaristía en unión con Julie 10

.

El 25 de octubre de 1878 la señora Gregoire escribió al doctor lmbert que

Julie había recibido comuniones milagrosas cada domingo por la mañana a las

ocho.

 Al recibir las comuniones milagrosas, según escribió el padre Barille, unas

lágrimas corrían suavemente por sus mejillas y una sonrisa se veía en sus labios.

Era el paraíso.

LA MISA

Ella en éxtasis hablaba de las maravillas que veía en la misa: Yo admiro el

cielo que desciende al santo altar cuando el sacerdote celebra la misa. Sagrado

Corazón, cuando desciendes del cielo al altar, el sacerdote toma proporciones

de amor tan elevadas y tan grandes y poderosas que parece una llama de fuego.

Si se viera al sacerdote, transformado él mismo en gloria y belleza, no se podría

dirigir a él sin temor y sin temblar 11

.

En un éxtasis tuvo la visión de las misas. Dice: Los sacerdotes subían al

altar con más o menos respeto. Yo asistí a todas las celebraciones. Los ángeles

se prosternaban, llenos de respeto. Muchísimos ángeles llenaban los altares y

derramaban perfumes. Por encima del altar los ángeles estaban en círculo. A la

derecha e izquierda del sacerdote estaban los serafines que le servían. Cuando

fue el momento del Credo, los ángeles cantaron y ofrecieron al Señor la fe de los

pueblos. Fue un triunfo de la gloria de Dios. Nuestro Señor estaba presente en

todas partes a la vez, repartiendo bendiciones. Al momento de la elevación,

todos los sacerdotes resplandecían. A la elevación de la hostia, vi al Niño Jesús

con una belleza extraordinaria. Él tenía sus manitas extendidas sobre su

Corazón, que estaba abierto y alrededor de él había una gran llama blanca.

Todo el cielo cantaba el Hosanna. Una multitud de ángeles rodeaba al Niño

Jesús. Al padrenuestro, el Niño Jesús tenía los brazos extendidos y repartía

inmensas gracias.

9

 Pierre Roberdel, o.c., pp. 144-145.

10 Bourcier, o.c., p. 153.

11 Éxtasis del 16 de mayo de 1935.

16

Al momento de la comunión del sacerdote, todo el cielo lanzó llamas de

fuego sobre el pecho del sacerdote. El quedó como un verdadero cielo. Al

momento del Cordero de Dios, nuestro Señor parecía un torrente de llamas. Al

momento de la comunión de los fieles, nuestro Señor se revistió de un amor tan

ardiente que parecía que iba a morir de amor. Grupos de ángeles rodeaban el

altar y, cuando el sacerdote abrió el sagrario, ellos derramaron perfumes y

cantaban cánticos sublimes.

Cuando el sacerdote sacó el copón y levantó la hostia, sus manos estaban

rodeadas de llamas. Sus palabras eran recogidas por los serafines y la hostia

santa se transformó en el Niño Jesús. Los ángeles llevaban banderas y, mientras

se distribuía la comunión, los ángeles lloraban de emoción. Yo he visto sonreír

al Niño Jesús al entrar en los corazones, pero esa sonrisa no era igual en todos.

En los corazones dignos era como un sol lleno de luz brillante. Al regresar el

sacerdote al altar después de dar la comunión, todos los ángeles daban gracias

por las almas que habían recibido a Jesús. En el momento de la bendición final,

nuestro Señor estaba con el sacerdote. ¡Qué maravilla! Y yo volví en mí llena de

todos los tesoros de amor que había contemplado 12

.

En un éxtasis Jesús le concedió la gracia de asistir a todas las misas que se

celebraban en la tierra 13

.

EL NIÑO JESÚS

 Jesús fue siempre para ella el esposo de su vida, el encanto de sus ojos, el

amor de sus amores. Jesús Eucaristía, Jesús crucificado y sobre todo el Niño

Jesús se le aparecían con frecuencia.

En el éxtasis del 7 de enero de 1877 manifestó Julie: Nuestra Señora se

presentó llevando al Niño Jesús en brazos. El Niño tenía en sus manos una flor

de lis y sobre su corazón una cruz… Yo le dije a María: “Madre, ¿me puedes dar

al pequeño Jesús para tenerlo conmigo?”. Me respondió que sí. Yo le pedí su

manto, que era más puro que el mío, y después le dije al Niño Jesús: “Ven,

Jesús, ven a mis brazos”. Y María me lo dio. Yo lo llevé sobre mi lado izquierdo

y el Niño sonreía. Él me dijo: “Mi víctima, ¿para quién es tu corazón?”. “Para

ti, querido Jesús”, le respondí. Y Jesús me contestó: Tú corazón y el mío están

unidos e inseparables 14

.

12 Bourcier, o. c., pp. 138-140.

13 Bourcier, o.c., p. 14.

14 Bourcier, p. 164.

17

Ángela, la hermana de Julie contó en la Navidad de 1880: Ella estuvo dos

horas de rodillas con un cirio encendido en la mano. Ella estaba en éxtasis y

hablaba en voz alta. Veía a su alrededor grupos de vírgenes y santas con sus

cabellos largos sobre las espaldas. De pronto le sacaron su toca y quedó ella

también con sus cabellos flotando sobre las espaldas. Al mismo tiempo apareció

sobre su frente una gota de líquido brillante y perfumado. Ángela la secó con un

paño. Ella decía que tenía al Niño Jesús en sus brazos y hacía gestos como si

llevara un niño en brazos 15

.

En la Navidad de 1879 también Julie recibió en sus brazos al Niño Jesús y

declaró: Yo sentí en el alma un gran calor de amor, que me embargaba

totalmente. Yo sentía que mi alma se iba en medio de una multitud de ángeles,

que iban al pesebre. Cuando estuve junto al pesebre del Niño, sentí ese calor que

me embargaba. El Niño me puso un manto blanco sobre mis espaldas y me dijo:

“Quiero reposar en tu corazón y en tus brazos”. Yo creía que no era digna, pero

él insistió: “Yo quiero que tú me lleves”. Yo me puse a llorar de emoción, su

manita secaba mis lágrimas y yo lo recibí en mis brazos. Su cabecita inclinada

sobre mi corazón. Mientras lo tenía así, él pasaba sus manos sobre mis mejillas

y me besó en medio de la frente 16

.

En el éxtasis del 29 de julio de 1881 nos dice: Algunas veces el Niño Jesús

viene a verme y me dice: “Vengo a estar contigo cerca de tu corazón”. Él es más

pequeño que mi ángel custodio. El habla primero y yo después. Él me dice:

“Dime tus penas y las de tus amigos”. Él sabe que yo no puedo ir a visitarlo y

por eso el viene a mí 17

.

En el éxtasis del 13 de enero de 1921 Julie afirma: Cada mañana el Niño

Jesús viene a verme y me dice: “Vengo a estar cerca de tu corazón” 18

.

15 Ibídem.

16 Bourcier p. 165.

17 Bourcier, p. 167.

18 Bourcier, p. 168.

18

EL ÁNGEL DE LA GUARDA

 Julie veía en éxtasis a los ángeles custodios que presentaban a Jesús las

almas de los que guardaban. Refiere Marie Julie: Yo tengo dos ángeles custodios,

uno me cuida y nunca me deja. Es mi pequeño ángel. Él es rubio y de cabellos

rizados. Tiene una pequeña corona de rosas blancas. Lleva un vestido blanco y

corto con un cinturón azul sobre el que están escritos los nombres de Jesús y

María. En su cuello lleva una cruz de oro suspendida por un cordón, donde hay

perlas preciosas representando los corazones de los amigos de la Cruz. En esa

cruz están escritos los nombres de todos mis amigos fieles. Yo le hago abrir esa

cruz de vez en cuando y me hace leer los nombres de mis amigos. Tiene alas y

son tan puras que yo le pido que me lleve bajo sus alas hasta Jesús. Tiene un

reloj para contar los minutos que me deja mi otro gran ángel, que a veces se

ausenta.

A veces me abraza sobre la frente y me habla del cielo, del amor de Jesús

y de las visitas de María y de san José a la muerte de mis fieles amigos. Mi ángel

tiene los pies desnudos. Algunas veces le proponía tomar su pie, lo tiene caliente

y con él podía calentar mi mano helada. Cuando hace frío, él me trae un manto,

sobre todo en tiempo de Carnaval, cuando Jesús es más ofendido. Comprendí

que en el cielo nunca hace frío y viven en una atmósfera de calor y amor.

También tengo otro ángel grande. El lleva una gran cesta al cuello, atada

con una cuerda de oro y él va consiguiendo gracias. Después va a los Corazones

de Jesús, María y José con la cesta de flores, que son gracias. Su ropa es blanca

y larga. Tiene una corona de rosas blancas. Su cinturón es todo blanco, pero sin

los nombres de Jesús y de María. Él también tiene los pies desnudos. Tiene un

cinturón de oro sobre su corazón. El extiende sus grandes alas y se va con su

cesta y su provisión de gracias en algunos momentos a repartirlas. Al regreso

me dice que ha estado por todas partes y me dice las gracias y oraciones que él

ha repartido.

A mi gran ángel trato de Usted, porque parece más grande y más viejo

que mi ángel custodio, a quien trato de tú, porque parece tener unos doce años.

A mi gran ángel no le reprendo, pero cuando regresa de algún viaje le preguntó

dónde ha estado. Y me responde: “He estado al lado de un padre que iba a

escribir una carta. He ido donde tal o cual amigo que rezaba por ti o he visitado

a una persona que estaba triste y la he consolado”.

Cada día el Niño Jesús viene a estar junto a mi corazón. El Niño Jesús es

más pequeño qué mi ángel custodio. Un día Jesús me dijo que si quería un tercer

ángel, me lo podía dar, pero le dije que tenía suficiente con dos. Me aclaró:

19

“Sería para darte más frecuentemente la comunión que tanto deseas. Te la dará

dos veces por semana y yo te la daré los domingos y los días de fiesta”.

Cuando hago la comunión espiritual, mi pequeño ángel siempre está de

rodillas con las dos manos juntas delante de la boca y hace la señal de la cruz.

Cuando yo hago oración, él se recoge y pide gracias y bendiciones para mí.

Un día, en el éxtasis del 14 de mayo de 1912, la Virgen María le dijo: Yo

recibo siempre tus avemarías por medio de tus buenos ángeles, mis ayudantes

celestes, que asisten a todas las fiestas del cielo.

Cuando Julie rezaba el rosario oía Que los ángeles le respondían y

también les oía cantar 19

.

En el éxtasis del 22 de mayo de 1917, Jesús le dijo: Cuando falten las

almas víctimas en la tierra, yo enviaré a los ángeles para reemplazarlas y traer

el pan divino de la Eucaristía. (En la gran tribulación), cuando el pan material

sea escaso, el pan divino se multiplicará y hará prodigios en los elegidos.

En el éxtasis del 11 de enero de 1923, la Virgen le dice: No estáis solos.

Jesús está con vosotros en los sagrarios. Están los ángeles, que alumbran las

lámparas de la fe, esperanza y caridad.

En el éxtasis del 16 de octubre de 1923, sigue diciendo María: Hijos míos,

si vieseis a los ángeles custodios traerme las avemarías del rosario… Todo el

cielo queda asombrado. Las avemarías son perlas blancas y los padrenuestros,

diamantes. Yo voy al purgatorio y llevo esas gracias a las almas abandonadas.

En el éxtasis del 20 de enero de 1927 dicen los ángeles custodios: Somos

vuestros guías y protectores. Nos inclinamos sobre vosotros, almas fieles, y

vemos llorar a nuestro lado a una multitud de ángeles custodios cuyas almas los

han abandonado y no rezan jamás. Los ángeles que lloran dicen a los

privilegiados: “Qué felices sois. Nosotros estamos abandonados y nunca se

piensa en nosotros y se nos insulta con el Creador. ¡Qué felices sois de ser

invocados!”.

En el éxtasis del 27 de mayo de 1930, dice la Virgen María: Hijos míos;

los ángeles custodios tienen sus función principal en adorar y dar gracias.

19 Bourcier, pp. 258-261.

20

Jesús dijo: No olvidéis darles gracias a los ángeles. Ellos vienen a buscar

para vosotros gracias y bendiciones de vuestros bienhechores, amigos, santos

patronos, etc. Los santos ángeles me dan gracias por las gracias recibidas.

En el éxtasis del 8 de febrero de 1934, nos dice Julie: Yo me he quedado

maravillada, viendo entrar al cielo un alma fervorosa. He visto a su ángel

guardián que la llevaba por un rayo de luz al cielo. He visto la acogida que le

daban sus padres y familiares y amigos.

En el éxtasis del 20 de julio de 1922, se refiere: Los ángeles del cielo

dicen: “Nosotros nunca hemos gustado de las alegrías inefables de la

Eucaristía. Felices vosotros”… Los santos ángeles me encargan deciros que

cada vez que vosotros recibís al Esposo divino, ellos están prosternados de

rodillas delante de vuestras almas. Ellos lo adoran, lo alaban y le rezan. ¡Qué

bello es ver a los ángeles en adoración al momento en que recibís a Jesús!

En el éxtasis del 8 de enero de 1935, dice la Virgen María: No os olvidéis

de ese ángel que os dirige y os protege. Él está cerca de vosotros cada día y él

está junto a vosotros por la noche. Él cuenta vuestros suspiros. Él está cerca y os

cuida. Él os cubre con sus alas de oro y os protege. No lo olvidéis 20

.

Un día, durante un éxtasis, la Virgen dijo: Os recomiendo orar mucho a

los santos arcángeles y a los ángeles custodios para que os protejan de los

demonios. Vosotros no os podéis imaginar el gran número de almas perdidas 21

.

Ella los veía cantar con ella el Te Deum y asistir a la Virgen María.

EL PURGATORIO

En el éxtasis de julio de 1901, dice la Virgen María: El purgatorio es un

día sin noche, sin reposo para el alma que se purifica… El alma tiene allí una

paciencia admirable. Sabe que hace falta que se cumpla ese tiempo de

purificación. Ella adora la voluntad de Dios que la hace sufrir para merecer la

recompensa eterna. El tiempo parece largo a causa del deseo de ver a Jesús,

pero cuanto más avanza hacia el cielo, ese deseo aumenta y está más

purificada…

Con frecuencia la corona de las avemarías de un rosario puede hacer

volar un alma al cielo. Una sola comunión y el alma blanca puede volar al cielo.

A veces hace falta menos, basta la invocación de un padrenuestro o un avemaría

20 Bourcier, pp. 262-266.

21 Bourcier, o.c., p. 161.

21

en honor del santo escapulario. Esta riqueza es inmensa. Son gracias tan

abundantes que no se pueden enumerar.

¡Qué poder tiene la celebración de la misa! Solo en el cielo entenderéis la

inmensa eficacia de este prodigio de poder y de bondad para vuestra liberación…

En el éxtasis del 14 de noviembre de 1905, dice María: Las almas del

purgatorio están confirmadas en gracia. En ese lugar ellas se reconocen y se

consuelan entre ellas. Ellas ven la ingratitud de aquellos que las olvidan, aunque

las hayan dejado en medio de lágrimas y les hayan prometido no olvidarlas…

Es necesario que el sacerdote que celebra la misa por las almas del

purgatorio piense en el alma por la que celebra la misa. Su pensamiento tendrá

doble fruto al celebrarla con más voluntad e intención. A veces se celebra la

misa sin un pensamiento por el alma por la que se aplica. Durante el mes de

noviembre, consagrado a las almas del purgatorio, van innumerables almas al

cielo. Alegraos. En el cielo lo primero que hacen, después de agradecer a Jesús,

a María y san José, es pedir gracias para asistir a sus familiares de la tierra.

La Virgen dice: Queridos hijos, hay una multitud de almas abandonadas

en el purgatorio y hay quienes solo necesitan una comunión o un viacrucis para

ir al cielo. Esos serían vuestros amigos si los ayudan a entrar al cielo y vendrían

a traeros gracias abundantes de Dios. La gracia de una misa y comunión es una

gracia que sobrepasa a todas las otras gracias 22

.

Cuando rezaba el rosario oía con frecuencia que las almas del purgatorio

le respondían Santa María.

22 Bourcier, pp. 268-275.

22

PAPAS Y PROFECÍAS

En sus conversaciones Julie insistía mucho: Conservad el vínculo de la fe.

Lo dice más de 200 veces. Con ello quería decir que se debe escuchar y seguir

siempre al Papa, que es el Vicario de Cristo, porque es Jesús mismo en la tierra.

El Papa León XIII murió en 1903 y Julie afirmó: El cardenal Adriano es

el elegido de Dios. El será santo y santificará. El pondrá todo en orden. El no

durará mucho tiempo y llevará el nombre de Pío. Fue Pío X y ella lo amó

mucho también.

El 25 de julio de 1911 profetizó: El Papa Pío X verá el comienzo de los

males, pero no mucho tiempo. El será mártir y víctima. Ciertamente él vio el

comienzo de la primera guerra mundial en 1914.

El 12 de octubre de 1915 vio al Papa Benedicto XV llorando por los

terribles males que la guerra había desatado. El 15 de mayo de 1924 vio al Papa

Pío XI y pidió por él a la Virgen María.

En 1937 el Papa Pío XI envió a la Fraudais a ver a Julie al cardenal

Pacelli, futuro Papa Pío XII, quien habló durante tres horas con Julie.

Cuando sucedió el fenómeno de la aurora boreal el 24 de enero de 1938,

que ya la Virgen había anunciado en Fátima que sería la señal de una guerra peor

que la primera, Julie también la anunció. El 24 de agosto, unos siete días antes

del comienzo de la segunda guerra mundial, le avisó a Monseñor de la

Franquerie que debía llevar todos los documentos sobre su caso a un lugar

seguro. El 25 de agosto algunos hablaban de guerra y rezaban para que no

comenzara, pero Julie les dijo: La guerra ya ha comenzado. Se pudo saber

después que la orden de invadir Polonia había sido dada por Hitler para ese día.

Su publicación se retardó ocho días por motivo de las negociaciones germanosoviéticas, pero los comandos alemanes, que no habían recibido contraorden, ya

estaban combatiendo en la frontera con Polonia.

Uno de los días un periodista le notificó que Teresa Neumann había

muerto, pero ella lo corrigió y le dijo que la Virgen le había manifestado que

vivía. Teresa vivió aún muchos años después de la guerra.

El 23 de noviembre de 1939 declaro: La guerra será larga y terminará mal.

En un éxtasis manifestó: Yo le ofrecí a Jesús mi vida por la Iglesia, por el Papa y

por los pecadores. Ella se propuso cumplir un programa de tres puntos: orar,

obedecer y sufrir. Decía: Yo he vivido con mi crucifijo y quiero morir con mi

crucifijo. El sufrir pasa, pero el haber sufrido queda. Yo tengo en todo momento

23

el corazón de mi Dios y el Dios de mi corazón. Solía repetir: En el gran libro

divino hay dos palabras importantes: Amor y sufrimientos, sufrimientos y amor.

También decía: Quiero sufrir y no morir.

De hecho se fundó la Obra de la Cruz por un grupo de Amigos de la Cruz

para defender a Julie y propagar sus acciones en el llamado Santuario de la Cruz,

que era la propia casa de Julie.

SU MUERTE

En plena guerra mundial, el 16 de junio de 1940, Julie fue llevada en

coche lejos de Blain por unos amigos. Algunos no querían que se fuera, porque

su presencia les era de garantía de que no pasaría nada. Al día siguiente de su

partida los aviones alemanes bombardearon Blain. Después de recorrer 500

kilómetros y estar en diferentes lugares sin quejarse con sus 90 años, sufriendo

con paciencia los inconvenientes del viaje, regresó a su casa feliz. Los viajeros

rezaron con ella el Magnificat por la protección que habían tenido durante el

viaje sin problema alguno.

El 14 de febrero de 1941 recibió de Dios la noticia de su próxima muerte y

envió aviso a la señora Imbert y a la señora Trioullier que vinieran sin tardar a

verla. Ese día, después de la comunión, estaba particularmente feliz e hizo

escribir a la señora Imbert por segunda vez que viniera sin tardar. Cayó enferma

el 26 de febrero, miércoles de ceniza. El médico creía que era solo una gripe. El 3

de marzo se agravó mucho. A las seis de la tarde el padre Morice le administró la

unción de los enfermos y ya estaba en coma. Al día siguiente, 4 de marzo de

1941 a las 10:25 a.m. expiró.

La vistieron con el hábito de terciaria de san Francisco y vieron que tenía

el pie izquierdo sobre el pie derecho como estaba Cristo en la cruz. Algunos

periódicos hablaron de su muerte. Su cadáver conservó durante 75 horas el calor.

Una gran multitud vino a sus funerales a pesar de la tempestad que había y los

inconvenientes de la guerra. La colocaron en una tumba provisional en el

cementerio y el 17 de marzo de ese año, 1941, tuvo lugar el entierro definitivo.

Hay dos cuadernos llenos de relatos de gracias obtenidas por intercesión

de Julie, después de su muerte. Dos ejemplos. Un sacerdote declaró que había

visto a Julie aparecer algunos días después de su muerte tal como era en la

tierra. Ella le dijo que había sido recibida en el cielo y le manifestó que era muy

feliz 23

.

23 Pierre Roberdel, o.c., p. 351.

24

A un padre de familia enfermo le administraron la unción de los enfermos.

Su esposa le colocó una pequeña reliquia de seda de la ropa de Julie y el enfermo

se curó 24

.

CONCLUSIÓN

Después de haber leído atentamente la vida de Marie Julie, podemos

darnos cuenta de lo importante que es vivir para la eternidad y no dejarnos

atrapar por las cosas ordinarias de cada día. Muchos de nuestros contemporáneos

solo piensan en gozar de la vida, disfrutar de los placeres, fiestas y comodidades

y piensan poco o nada en la eternidad. Por eso es preciso que tomen su vida más

en serio y vivan para la eternidad y no para los cuatro días de este mundo.

La vida es muy breve y hay que aprovecharla al máximo. Hay que vivir

con la mente despierta, con el alma en gracia dirigidos hacia el cielo, que es

nuestra patria definitiva a la que debemos aspirar.

Vivamos para Dios, vivamos lo más cerca de Dios que nos sea posible,

evitando a toda costa hasta los más pequeños pecados veniales y alegrémonos de

saber que nuestra fe católica es el mejor camino para llegar a Dios y que ella nos

ofrece los mejores medios de santificación.

Amemos a Dios con todo el corazón, amemos a María como a una madre

querida y no nos olvidemos que tenemos un ángel custodio que siempre está a

nuestro lado para ayudarnos y protegernos de todo mal.

Que Dios te bendiga por medio de María. Que seas santo. Este es mi

mejor deseo para ti. Saludos de parte de mi ángel para ti y para tu ángel

Tu hermano y amigo para siempre.

P. Ángel Peña O.A.R.

Agustino recoleto

&&&&&&&&&&&

24 Ibídem.

25

BIBLIOGRAFÍA

Bourcier Henri Pierre, Henri de la Croix, sauveur de la France par Marie Julie

Jahenny, Ed. Bourcier, 1979.

Bourcier Pierre, Marie Julie Jahenny, message de la Fraudais, Ed. Jules Hovine,

1984.

Bourcier Henri-Pierre, Marie Julie Jahenny, une vie mystique, Ed. Tequi, 1990.

Bourcier Henri Pierre, Prières litaniques de Marie Julie Jahenny, Ed. Resiac,

1988.

Bourcier Henri Pierre, Trois mille visites de N. Dame de la Fraudais a Marie

Julie Jahenny, Ed. Hovine, 1993.

Marquis de la Franquerie, Marie Julie Jahenny, La stigmatisée bretone, Ed. Amis

de Marie Julie et de la Fraudais, 1977.

Ragot Pierre, La stigmatisée de Blain, Marie Julie Jahenny, extases, stigmes,

assaults diaboliques, 1940.

Ragot Pierre, L´epouse mystique du Redempteur, Marie Julie Jahenny, Ed.

Resiac, 1983.

Roberdel Pierre, Cris du ciel, Ed. Resiac, 1991.

Roberdel Pierre, Le ciel en Colloque, Ed. Resiac, 1982.

Roberdel Pierre, Les prophetes de la Fraudais, Ed.Resiac, 1981.

Roberdel Pierre, Marie Julie Jahenny, la stigmatisée de Blain, Ed. Resiac, 1974.

Roberdel Pierre, Vers l´avenir avec Marie Julie Jahenny, la stigmatisée de la

Fraudais, Ed. Mambré, 1992.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s