Categorías
Historia

Buen Consejo

En Albania, al otro lado del Adriático, en la pequeña ciudad de Scútari, en una colina a los pies de los ríos Drina y Bojana, desde el siglo XIII reposaba la hermosa imagen de “Santa María de Scútari”, una pintura realizada sobre estuco, de 31 cm. de ancho por 42,5 cm. de largo, nadie sabe cuándo ni por quién fue pintada.

En el siglo XIV Albania fue invadida por el poderoso imperio turco Musulman.

Juan Castriota, en albanés llamado Scanderbeg, piadoso católico y devoto de la virgen por cuyo intermedio obtuvo grandes victorias y defendió hasta su muerte a su pueblo, que se encontraba ante la trágica encrucijada de abandonar la patria o someterse a la esclavitud turca.

La Virgen del fresco se aparece en sueños a dos soldados de Scanderbeg, llamados Georgis y De Sclavis, para ordenarles que la sigan en un largo viaje. Van a la capilla y mientras oraban, durante el sitio de la ciudad, ven como el fresco se desprende de la pared y, llevado por ángeles, envuelto en una blanca y nube, va retirándose del recinto.

Siguen a la Virgen que avanza por los cielos de Scútari. Cuando se dan cuenta, están a orillas del Mar Adriático. ¡Habían recorrido treinta kilómetros sin sentir cansancio! Siempre rodeada por la blanca nube, la milagrosa imagen avanza mar adentro.

Georgis y De Sclavis no quieren dejarla; y entonces descubren, que bajo sus pies las aguas se convierten en diamantes, regresando al estado líquido tras su paso. Tal como san Pedro en el lago de Genezaret, estos dos hombres caminan sobre el Adriático guiados por la propia “Estrella del Mar”.

Sin saber decir cuánto tiempo caminaron, ven nuevas playas. ¡Estaban en la península itálica!

Pero ya no ven a la Señora de la luminosa nube. Había desaparecido. ¡Qué gran prueba! Comenzaron entonces una búsqueda infatigable.

En esa misma época, no lejos de Roma, en la pequeña ciudad de Genazzano, vivía una piadosa y pobre viuda llamada Petruccia de Nocera, muy devota de la Madre del Buen Consejo. La piadosa señora recibió del Espíritu Santo la siguiente revelación: “María Santísima, en su imagen de Scútari, desea salir de Albania”. La Virgen misma de dio la orden expresa de levantar el templo que debería recibir su fresco, así como la promesa de ser ayudada en el tiempo oportuno.

En ello Empleó todos sus recursos… que se terminaron cuando las paredes sólo llegaban al metro de altura. Lo que convirtió a la viuda en blanco favorito de burlas y sarcasmos, llamándola loca, visionaria, imprudente, hasta el día 25 de abril de 1467, fiesta de san Marcos, patrono de Genazzano, cuando toda la población se reunía a celebrar.

A las dos de la tarde, el pueblo siente una melodía de singular belleza venida del cielo, la música proviene de una nubecita blanca, tan luminosa que opaca los propios rayos del sol, la cual baja gradualmente hacia la pared inconclusa de una capilla lateral. La muchedumbre acude estupefacta, ocupa el pequeño recinto y ve deshacerse la nube.

Ahí quedó suspendido en el aire, sin ningún soporte visible el sagrado fresco, la Señora del Buen Consejo.

 “¡Un milagro, un milagro!”, gritan todos y empezaba en Genazzano un largo e ininterrumpido desfile de milagros y gracias obrados por la Virgen.

El Papa Pablo II, tan pronto como supo de los hechos, envió a dos prelados de confianza para investigarlos.

Éstos confirmaron la veracidad de lo que se decía, y atestiguaron diariamente innumerables curaciones, conversiones y prodigios realizados por la Madre del Buen Consejo. En los primeros 110 días después de la llegada, se registraron 161 milagros. Un poseso se libra de los demonios, un paralítico camina con naturalidad, una ciega recupera la vista, un joven empleado recién fallecido resucita…

Entre devotos se destacan los papas san Pío V, León XIII –que introdujo a la Madre del Buen Consejo en la letanía lauretana–, san Pío X, Pablo VI y Juan Pablo II; y también numerosos santos como san Pablo de la Cruz, san Juan Bosco, san Alfonso de Ligorio o san Luis Orione. En el propio Santuario de Genazzano puede venerarse el cuerpo incorrupto del Beato Steffano Bellesini.

El fresco observado de cerca da la impresión de haber sido pintado hace pocos días, pero hace 535 años que se encuentra junto a la pared de una capilla lateral de la iglesia, según atestiguan los documentos, ¡se ha mantenido suspendido en el aire durante todo ese tiempo!

En la Segunda Guerra Mundial, una bomba explotó en la Basílica, destruyendo todo el altar principal, pero la imagen de la virgen permaneció sin daño alguno.

«María es la que indica el camino e ilumina el espíritu de los piadosos discípulos» y apóstoles de Jesús. En las bodas de Caná, María pronuncia las últimas palabras que le atribuyen los Evangelios: «Haced lo que él os diga», excelentísimo y ventajoso consejo. Desde la cruz, Jesús se dirige al discípulo diciéndole: «Ahí tienes a tu Madre», invitando a todos los cristianos a seguir como hijos el camino indicado por María, excelente consejera.

“La celeste pintura esta sustentada por virtud divina a un dedo de la pared, suspendida sin fijarse en ella; por el hecho, comprobado mediante experiencias y observaciones hechas, de que, al tocarse en la Santa Imagen, esta cede” (Fray Angelo María De Orgio, Istoriche di Maria Santísima del Buon Consiglio, nela Chiesa de´Padri Agostiniani di Genazzano, 1748, Roma, p. 20)

“El prodigio continuo consiste en encontrar hoy esta Imagen en el mismo lugar y del mismo modo como ella fue ahí dejada por la nube en el día de su aparición, en la presencia de todo un pueblo que tuvo entonces la felicidad de verla por primera vez. Ella se posó a una pequeña altura del piso, a una distancia de aproximadamente un dedo de la pared nueva y rústica de la capilla de San Blas, y allí quedó, suspendida sin ningún soporte” (Raffaele Buonanno, Memorie Storiche della Immagine di Maria SS. Del Buon Consiglio che si venera in Genazzano, Tipografia dell´Immacolata, Nápoles, 20 ed., 1880, p. 44).

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s