Categorías
Criterio

Dios reo de Muerte

«Si quieres la paz, trabaja por la justicia y prepárate para la Guerra».

Para que haya paz debe haber justicia, y para que haya justicia debe haber verdad, pero en plena era de las mentiras o posverdad…

San Agustín y Santo Tomás enseñan las condiciones que deben existir para que una guerra sea justa. Las Cruzadas fueron promovidas y predicadas por un santo del nivel de San Bernardo de Claraval. También santo Domingo de Guzman predicó la cruzada junto con otros grandes santos.

Catecismo 2302 “No matarás” (Mt 5, 21), La ira es un deseo de venganza. “Desear la venganza para el mal de aquel a quien es preciso castigar, es ilícito”; pero es loable imponer la reparación “para la corrección de los vicios y el mantenimiento de la justicia” (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 158, a. 1, ad 3).

El respeto y el desarrollo de la vida humana exigen la paz. La paz no es sólo ausencia de guerra. La paz no puede alcanzarse, sin la salvaguardia de los bienes de las personas, la libre comunicación, el respeto de la dignidad de las personas y de los pueblos, la práctica asidua de la fraternidad. Es la “tranquilidad en el orden” (San Agustín, De civitate Dei 19, 13). Es obra de la justicia (Is 32, 17)

San Luis de Francia lideró la séptima y octava cruzada, muriendo en esta última. San Fernando de Castilla y de León pasó toda su vida en guerra contra el Islam, construyendo catedrales, y dejando una España enteramente católica.

“¿Hay casos en que es lícito quitar la vida al prójimo? Es lícito quitar la vida al prójimo cuando se combate en guerra justa, cuando se ejecuta por orden de la autoridad suprema la condenación a muerte en pena de un delito y, finamente, en caso de necesaria y legítima defensa de la vida contra un injusto agresor” (Catecismo Mayor de San Pío X, 415)

El apóstol Santiago se apareció en varias batallas en Europa y también en América, para ayudar a los cristianos en su lucha justa contra el infiel. Hay incluso una aparición de Santiago apóstol en la batalla de brunete, en la guerra civil española anticristiana, en que asesinaron miles de sacerdotes obispos, monjas y consagrados.

«Se debe llegar a la medida extrema de la eliminación del reo solo en casos de absoluta necesidad, es decir, cuando la defensa de la sociedad no sea posible de otro modo» (Juan Pablo II, Encíclica Evangelium Vitae, n. 56, 25 de marzo de 1995)

Todos los ejércitos occidentales tienen capellanes castrenses que asisten a los militares espiritualmente en su dura y peligrosa labor. A todos les ayudan a vivir cristianamente arriesgando su vida por la Patria.

La liga santa llamada por el papa contra el Islam, que estaba a punto de tomarse Roma, logró, en la batalla de Lepanto, derrotar los moros, con la ayuda de la Virgen, que se aparecio sobre la Flota Islamica, mientras el niño Dios desgranaba un rosario cuyas cuentas se convirtieron en balas de cañon que caian sobre la flota Sarracena.

La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas. (Catecismo de la Iglesia Católica, n.2266-2267). Modificado por el pontificado en ejercicio desde el año 2013, sin consulta al pueblo de Dios.

Del otro lado está el Comunismo asesino y belicista, 300 millones de muertos lleva, y contando, mata por saber leer o usar gafas, eso es otra cosa…

Las yihads fanáticas, monjes asesinos o shaolin. También provocaciones inaceptables de la sinagoga de satanás del nuevo orden mundial para llevarnos a la 3ª guerra mundial…

Catecismo 2309 Las condiciones estrictas de una legítima defensa mediante la fuerza militar. (exigen):

— Que el daño causado por el agresor a la nación o a la comunidad de las naciones sea duradero, grave y cierto.

— Que todos los demás medios para poner fin a la agresión hayan resultado impracticables o ineficaces.

— Que se reúnan las condiciones serias de éxito.

— Que el empleo de las armas no entrañe males y desórdenes más graves que el mal que se pretende eliminar. El poder de los medios modernos de destrucción obliga a una prudencia extrema en la apreciación de esta condición.

Son los elementos tradicionales enumerados en la doctrina de la “guerra justa”.

La apreciación de estas condiciones de legitimidad moral pertenece al juicio prudente de quienes están a cargo del bien común.

La religión es el opio del Pueblo dice el comunismo, hace un juicio a Dios y lo declaran culpable, de modo que un pelotón de fusilamiento fusila a Dios en la forma de una estatua del sagrado corazón de jesus.

Exodo 17, 16 “Por haber levantado la mano contra el trono de Yahvé, peleará Yahvé con Amalec de generación en generación.” La guerra contra Amalec será una guerra santa, porque esta nación manifestaba un odio extraordinario contra el pueblo de Dios. Saúl recibió la orden de aniquilarla por completo, en I Reyes 15, 2 y Deuteronomio 25, 17

Descendientes de Abraham por línea directa de su nieto Esaú, también conocido como Edóm (el rojo o los rojos, que toman su nombre del color del cabello de Esaú, quien ademas aceptó de su hermano menor un guiso rojo a cambio de sus derechos de primogenitura) los amalecitas se opusieron a Dios.

Tamma concubina de Elifaz, hijo de Esaú engendró a Amalec. Génesis 36:12

El 16 de enero de 1918 se llevó a cabo por parte de los bolcheviques, aquel juicio «divino». Los detalles estaban perfectamente cuidados, todo un proceso legal, con una una Biblia en el banquillo de los acusados.

En primer lugar se produjo la lectura de todos los delitos que el pueblo ruso, en supuesta representación del resto de la especie humana, atribuía el «reo». Los fiscales presentaron una gran cantidad de pruebas basadas en testimonios históricos, según los cuales la imputación principal estaba clara: Dios era culpable.

Tras cinco horas de testimonios, el tribunal declaró finalmente «culpable» a Dios de los delitos por los que era juzgado. A continuación, Lunacharski leyó la sentencia: el Señor era condenado a muerte y debía ser fusilado. Al amanecer, un pelotón llevó a cabo los deseos del juez disparando varias ráfagas al cielo de Moscú. Actoseguido se destruyeron todos los monumentos de la virgen, jesus y los ángeles del país y se demolieron las iglesias en el acto iconoclasta mas brutal.

Otros países repitieron la proeza como ocurrió en España y Milicianos republicanos fusilaron la estatua del Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles (Getafe, Madrid) durante la Guerra Civil Española.

«Y edificó Moisés un altar a Señor; y denominó su nombre: «Señor refugio mío»; pues en mano oculta guerreará el Señor contra Amalec de generaciones en generaciones». Éxo 17:15

Dijo al sexto ángel que tenía la trompeta: «Suelta a los cuatro ángeles encadenados junto al gran río Eufrates».
Y fueron soltados los cuatro ángeles que estaban dispuestos para la hora y el día y el mes y el año, a fin de exterminar la tercera parte de los hombres.
Apocalipsis 9:14-15

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s