Categorías
Arte Sacro

San Agustín

IMG-20170828-WA0001

El 18 de abril de 387 San Ambrosio Obispo de Milan Bautiza a San Agustín de Hipona.

Agustín, era un altísimo funcionario imperial, desempeñaba un cargo que podríamos definir como “la Voz del Emperador” y  había pertenecido a la secta de los maniqueos, una doctrina de corte gnóstico que niega la responsabilidad humana por los males cometidos, porque cree que no son producto de la libre voluntad, sino del dominio del mal sobre nuestra vida.

De este modo cree en la predestinación.

Si estamos predestinados, de que nos preocupamos? Ya somos salvos. Los grandes santos, padres de la iglesia, de los cuales san Pedro es la Piedra a quien Jesús confió su iglesia y los apóstoles su clero y jerarquía, lucharon contra estas herejías gnósticas.
Mismas que predican algunos herejes modernos.

Agustín llego a la conclusión que: la predestinación es «la pre-sciencia de Dios (Conocimiento de las cosas futuras) y la preparación de sus beneficios, mediante los cuales se salvan con seguridad todos los que son salvados» (De dorto perseverartiae 14,35), la gratuidad de la predilección divina por los elegidos y el amor de Dios a todos los hombres, posee una gracia que ningún corazón podría rechazar, pero increíblemente algunos la rechazan y Dios permite que se pierdan.

Considerando que no todos los hombres logran su fin sobrenatural en el cielo, sino que hay muchos eternamente perdidos por su propia culpa hay una doble predestinación: (a) una al cielo para todos los que mueren en estado de gracia; (b) otra a las penas del infierno, para todos los que mueren en pecado.

El designio de Dios es que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad ( 1 Tim 2,4). La elección universal de Dios trasciende toda distinción de pueblos y su misericordia se extiende a todos los que lo invocan (Rom 10,12-13). Por eso la predestinación a la salvación es universal, gratuita y eficaz, para quienes aceptan sus sacramentos y mandamientos y los ponen en practica.

“El que no cree, ya está juzgado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y el juicio consiste en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas”. Jua 3 18,19

Agustín hizo ver que un cristiano puede condenarse como consecuencia del pecado original, la humanidad está entregada a la condenación; pero Dios rescata de esta massa
damnationis, a través de los sacramentos y las obras.

Sin embargo Dios permite que algunos se condenen libremente por razón de sus pecados.

A  fines de la edad media, Wiclef y Juan Hus se apropiaron las tesis agustinianas, y las interpretaron en conexión con su eclesiología dándoles el sentido de que un mal papa o un obispo infiel a sus deberes no pertenece al cuerpo de los
predestinados y, por tanto, no puede exigir ninguna autoridad en la
Iglesia (Dz 588 606 646ss).

La Iglesia declara que Cristo murió por todos los hombres, no sólo por
los predestinados, y ni siquiera por los justos o los creyentes
solamente (Dz 1096 1294 1379).

Hay una predestinación a la gloria para los hombres que se salvan,
porque éste es el punto culminante y el término de la historia del
mundo y de la humanidad (Dz 805 825 827).

La predestinación no suprime la libertad de la criatura, su responsabilidad y su relación dialogística con Dios, sino
que es fundamento de todo ello, porque la voluntad de Dios puede
tender precisamente —y tiende de hecho en la trascendencia de su
causalidad— a la constitución del hombre libre y de su acto.

Donde se entiende la predestinación como eliminación de la
responsabilidad y libertad humanas en la obra de la salvación eterna
(determinismo teológico), se da un predestinacianismo herético (Dz
300 316ss 320ss 816 827)

Dios no quiere el pecado, aun cuando lo «prevé»; lo permite simplemente; y quiere de manera positiva las penas del pecado (predestinación a la
condenación como pena) en cuanto consecuencia de éste, no como
razón del designio divino de permitir el pecado (Dz 300 316 322). 

KARL RAHNER
SACRAMENTUM MUNDI/5/527ss

 

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s