Categorías
Arte Sacro

Los aires que corren…

latuff-pol-seg-800x450

El Derecho Natural sostiene que la legitimidad de las leyes positivas, que son el conjunto de normas efectivamente vigentes en un Estado, dependen en último término de su concordancia con el Derecho Natural, la validez de la ley depende también de su Justicia (o corrección material) y por eso: “la ley injusta no es verdadera ley”.

“sería legítimo resistirse a la autoridad cuando se intenta imponer el cumplimiento de una ley que no es compatible con la ley natural”.

Todo ciudadano y todo gobernante están obligados a empeñarse en evitar las guerras.

Sin embargo, “…no se podrá negar… el derecho a la legítima defensa”.

descarga (36)

Catecismo 2265 La legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro. La defensa del bien común exige colocar al agresor en la situación de no poder causar prejuicio. Por este motivo, los que tienen autoridad legítima tienen también el derecho de rechazar, incluso con el uso de las armas, a los agresores de la sociedad civil confiada a su responsabilidad.

El derecho de hacer la guerra, en ciertas circunstancias es un deber que no sólo abarca acciones defensivas, sino que incluye también acciones ofensivas.

Branco-Utopia-in-Venezuela-600x429

Se han de considerar con rigor las condiciones estrictas de una legítima defensa… La gravedad de semejante decisión somete a esta a condiciones rigurosas de legitimidad moral…:

— Que el daño causado por el agresor… sea duradero, grave y cierto.

— Que todos los demás medios para poner fin a la agresión hayan resultado impracticables o ineficaces.

— Que se reúnan condiciones serias de éxito.

— Que el empleo de las armas no entrañe males y desórdenes más graves que el mal que se pretende eliminar…

La apreciación de estas condiciones de legitimidad moral pertenece al juicio prudente de quienes están a cargo del bien común. 2308 Catecismo Catolico.

La legítima defensa, puede tener como resultado la muerte del agresor, esta muerte preserva el derecho a la vida del agredido, que estaba a punto de perderla sin haber dado motivo para la agresión.

La decadencia de las civilizaciones, normalmente, coincide con la falta de respeto al orden legal y al derecho a la vida.

Es lícita pues, la participación de los cristianos en campañas de violencia activa, siempre que el fin perseguido sea bueno, es decir un “servicio a la voluntad de Dios”.

Este servicio es la legítima defensa del derecho natural, de la Familia, de lo justo, recto y bueno.

venezolanos-protestas.jpg

«Mucho menor mal es matar al que pone asechanza a la vida ajena que al que defiende la propia» («Libre arbitrio», Libro 1, cap. V, nº 12), San Agustín

“Tomad, pues, la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, vencido todo, os mantengáis firmes. Estad, pues, alerta, ceñidos vuestros lomos con la verdad, revestida la coraza de la justicia” Efesios 6:13

“Si se le aplicase a la realidad humana, una voluntad arbitraria que prescinde del bien como sistema de dominio, se producirían consecuencias devastadoras de atrocidades y dolor para la familia humana”.

Beato Duns Escoto

FILES-VENEZUELA-5 ICONS

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s