Categorías
Arte Sacro

Muerte

«El peor de los males, la muerte, no significa nada para nosotros, porque mientras vivimos, no existe, y cuando está presente, nosotros no existimos. Así pues, la muerte no es real ni para los vivos ni para los muertos» Epicuro

Con esta absurda digresion, el mundo pagano Hedonista de Ayer y de Hoy invita a vegetar que no vivir, su única esperanza es el aquí y el ahora.

El Hombre es un ser inteligente, libre, uno y único, irrepetible, que no vive sólo para la especie como los rebaños de animales, sino también para sí, para su propia realización y para una realización inmortal. La verdadera Vida empieza el día de la muerte, El alma es lo que da vida al cuerpo. Y el alma es inmortal: no muere, morir consiste en que el alma se separa del cuerpo.

El fundamento de esa realidad es su alma espiritual, el núcleo más profundo de su ser por el que supera toda la realidad material.

El hombre es el único ser que sabe que va a morir. “El Señor creó al hombre de la tierra y de nuevo le hará volver a ella. Le señaló un número preciso de días y tiempo fijo” (Eclesiastico 17,1-2) es impensable que Dios haya “creado” la muerte; lo mismo que el Cosmos, -esto es, el orden y la belleza del mundo, es una victoria sobre el caos precedente- así la vida es el triunfo sobre la muerte.

“Por el pecado entro la muerte al mundo” Rom 5,12 si todos morimos, esto significa que también todos pecamos. La muerte, como fenómeno universal, es el signo de una situación universal de pecado.

En la Biblia la muerte está a veces personificada como una fuerza ciega y cruel.

“No tuvo piedad de naciones malditas, que se dejaron llevar por sus propios pecados. No escapará el pecador con su rapiña”, Sir 16:10, 14

De modo que la muerte es también separación de Dios; es dolor, violencia radical, sufrimiento, en el contexto de la humanidad sometida al dominio del pecado.

En el juicio final, “los malvados recibirán el castigo”. ¡Ellos morirán de verdad! Por eso El Mesias dice en Mat 10:28  “No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehena”.

La diferencia entre el justo y el impío se comprende a partir de lo que acontece en la muerte.

“La justicia es inmortal” (Sabiduria 1,15), o sea, es la condición necesaria para que el hombre alcance su destino final de vivir “con él en el amor” . En efecto, “las almas o las personas” justas están en las manos de Dios” y “su esperanza está rebosante de inmortalidad” . Así pues, solamente el justo puede recibir de Dios el don de una inmortalidad bienaventurada. “Los impíos juzgados según sus obras, fueron arrojados al lago de fuego – este lago de fuego es la muerte segunda – Apo 20:14  El Mismísimo infierno.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s