Categorías
Criterio

Anticristos y su Paga

Signos después del asesinato de Cristo,

En el Templo de Jerusalem la llama de la lámpara más importante, la occidental, era perenne y señalaba la presencia de Dios en el Templo de Jerusalén y, por esta razón los levitas se encargaban de vigilar que siempre estuviese bien abastecida de petróleo, una negligencia en esto se consideraba un pecado muy grave.

Las otras lámparas se prendían al amanecer o en la tarde, pero la lampara Occidental estuvo prendida por siglos, incluso cuando por templo se tenia una tienda en el desierto, que contenía las tablas y el maná junto con la Vara de Aaron. Éxodo 27 “Una lámpara debe arder siempre, en el tabernáculo del testimonio”

Pues bien, todas las noches del año 30 al año 70, Durante cuarenta años seguidos, la lámpara occidental se apagó espontáneamente, lo que indicó que Dios definitivamente se había ido de ese lugar.

Finalmente, en el año 70 el templo Fue destruido

¿Y que paso con los anticristos que persiguieron a Nuestro señor?

Pilato estaba en camino a Roma cuando Murio Tiberio (Antigüedades Judías, libro XVIII, capítulo IV, secciones 1 y 2.) el emperador que le esperaba era aún peor, Calígula. Según el historiador Eusebio, Pilato bajo el emperador Calígula quien le obligo a cometer suicidio, carcomido de arrepentimiento. (Historia Eclesiástica, II, VII, 1).

Herodías instigo a Herodes Antipas para que solicitara que el emperador Calígula le concediera el título de rey. En lugar de esto, en el 39 Calígula le destronó y le desterró.

Herodes contrajo una enfermedad repugnante y, según Josefo, “Una enfermedad se extendió por todo su cuerpo con fiebre, experimentaba una intolerable picazón en la piel, continuos retortijones intestinales, un edema en los pies semejante al de los hidrópicos; además tenía una tumefacción en el bajo vientre, una gangrena en los órganos sexuales que engendraba gusanos, asma, sofocación y calambres de todos los miembros”. (La Guerra de los Judíos, libro I, cap. XXXIII, sec. 5.)

Eusebio lo confirma: “Un lento fuego ardía en sus entrañas, menos evidente al tacto. Tenía un insaciable deseo de comer; y sufría de úlceras en los intestinos, de un terrible dolor en el colon y de una tumefacta hinchazón en los pies. Tenía la vejiga inflamada y los genitales gangrenados e infestados de gusanos. Su respiración jadeante y sumamente repulsiva debido al hedor, y cada miembro sufría intolerables convulsiones.. Torturado por el hambre y por una tos convulsiva ordenó la muerte de su hijo Antípater, además de los dos ya asesinados, y luego murió en medio de terribles sufrimientos, (Historia de la Iglesia, libro I, sec. VIII, parr. 2, 3, 5, 6; Traducción de Paul L. Maier).

Caifás es considerado junto con Anás el responsable de haber mandado a muerte a Jesús. En la Divina Comedia Dante Alighieri los sitúa en la fosa de los hipócritas castigados de la misma forma: están crucificados en la tierra y son pisados por los demás condenados, que están vestidos con capas de plomo.

Anás Murió Loco en un cuarto con colchones en las paredes en el año 66.

Caifás yerno de Anas murió asesinado, en la toma de Jerusalén por los romanos.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s