Categorías
Historia

Las Almas de los Bienaventurados

-Al contrario de lo que todos hacen has hecho, que guardaste el mejor vino para el final, siendo costumbre general darlo al principio. Dijo el maestresala.

La causa de esto, fue estar allí Jesucristo, que hace al contrario del mundo, porque el mundo al principio da placeres, y al final pesares, Tal es el mundo, promete y da placeres a los mundanos al principio; al final, Infierno Eterno. Dios, al contrario, al principio da trabajos y fatigas, al fin, Gloria Eterna.

Teniendo presentes Jesucristo, Nuestro Señor, tres de sus Apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, en un monte, transfiguróse, y siendo visto por ellos, sintieron que gozaban ya del cielo, San Pedro en nombre de todos:

-Señor, bien estamos aquí.

No veían completamente su gloria, sino un rasgo de ella, y desearon quedarse allí con Él.

San Pablo, arrebatado hasta el Tercero Cielo, sin que se determinase si fue en cuerpo o fuera del cuerpo, afirma haber oído secretos tan altos y maravillosos, que no es lícito al hombre hablar de ellos ni manifestarlos, por ser necesario otro órgano más puro y divino que el corpóreo.

El Evangelista San Juan afirma en el Apocalipsis que fue llevado en espíritu al Cielo, y que vio a Dios asentado en un trono. Oyó voces, sintió tronidos, vio luces y cuatro animales, y veinticuatro ancianos que servían al que estaba sentado en el trono. Vio la santa ciudad de Jerusalén, como esposa aderezada para su esposo Cristo, en la cual ni ay llanto, ni clamor, ni dolor o muerte, sino gozo, paz, quietud y vida sempiterna. Los muros son de piedras preciosas, y ella es oro acrisolado, y su templo es Dios Omnipotente. En ella no entra cosa impura, o que hace abominación o dice mentira. No ay allí necesidad de la luz del Sol, porque el Señor ilumina a los que allí están y reinarán por todos los siglos.

Esteban Protomártir, cuando le estaban apedreando levantó los ojos al Cielo y vio a Jesucristo a la diestra del Eterno Padre. Cuando le vio, dice la Escritura que estaba lleno de Espíritu Santo. Y así lo ha de estar el que quisiere ver la Gloria de Dios. Al ver esto se lleno de tal alegría, que orando pidió a Dios, no que le librase de la muerte, sino que gracias a ella comenzase su vida eterna en cristo diciendo

Puesto de rodillas clamó con fuerte voz: -Señor, no les tengas en cuenta este pecado. Y con estas palabras murió.

En el martirio del Apóstol San Pedro se afirma que os cristianos presentes, vieron ángeles que le traían coronas de rosas y azucenas, y que estaba cerca Jesucristo con un libro en que se leyeron, por estar abierto, las prédicas del apóstol

Cortada la cabeza del Apóstol San Pablo, rebotó 3 veces, mientras pronunciaba el nombre de Jesús. Brotando primero leche, y después sangre, y en los lugares donde tocó en la tierra manaron tres fuentes. tales milagros y maravillas relatadas por los testigos, en la muerte de los santos es ocasión para que, imaginemos qué tan magníficos y soberanos serán los premios que gozarán sus almas en el Cielo. Según afirman San Agustín, en el Sermón veinte y seis, de Sanctis , y San Gregorio Turonense, en el De Gloria Martyrum , capítulo veinte y ocho.

Al ver a San Andrés Apóstol, levantado en una cruz por sentencia del procónsul Egeas, el pueblo cristiano, que era numeroso, determinó salvarlo a la fuerza, levantando motín contra el cónsul pagano, pero no lo consintió el Apóstol, deseando morir y verse con Cristo. Estuvo dos días predicando desde la cruz, dando cátedra, prometiéndoles la Vida Eterna si conservaban la Fe y si vivían conforme a los preceptos del Evangelio. Después de lo cual encomendó su alma a Dios, bajó una luz del Cielo que le rodeó, y asi expiró.

El Apóstol y Evangelista San Juan, a la edad de cien años y viendo que le llegaba el último día, mandó que le abriesen la sepultura y entró vivo en ella. Fue rodeado de una luz grandísima, la cual al poco tiempo desapareció, y el cuerpo del Santo Apóstol no apareció. Viéndose en aquel lugar por mucho tiempo después, que bullía la tierra y despedía un divino maná. Se cree, dice Marco Marulo, que murió y resucitó luego, y en cuerpo y alma subió a los Cielos. Y esto porque nunca en la tierra se vieron reliquias suyas.

Asi como la Sagrada Virgen, por ser Madre de Dios y Santísima, convenía que subiese a los Cielos en cuerpo y alma, así también, San Juan Evangelista, dado por hijo a la misma Virgen por Jesucristo cuando estaba en la Cruz, y siendo santo, y de los mayores santos que tiene el Cielo (cual son los Apóstoles), convenía que siguiese a su Sagrada y Soberana Madre en cuerpo y alma, donde Ella ya estaba en alma y cuerpo. En el antiguo Testamento: vemos como llevó Dios a Enoch y a Elías en cuerpo y alma, no por librarlos para siempre de la muerte, sino para preservarlos hasta la venida del Antecristo; San Juan fue llevado, para no morir más.

Paulo, primer ermitaño; Pafuncio, Benedicto, Estéfano, Egido y Esperanza, ermitaños; Tiburcio, Valeriano, Máximo, Marcelino, Pedro, Justino, Pastor, Quintín y Severo, mártires; León Papa, Amador y Germano, obispos; y otros muchos que sería largo de contarlos, fueron vistas, sus almas, el día que murieron, volar al Cielo.

San Gerónimo, cuando entregó el espíritu, le rodeó una luz del Cielo. Viéronse ángeles y se oyó la voz de Cristo que le llamaba a poseer el Reino Celestial. Quedó en el aposento un suavísimo olor con el cuerpo, y Cirilo, obispo de Jerusalén vio su alma que subía al Cielo en manos de ángeles. El mismo día, su santa alma se apareció a San Augustín en Africa, y en Tours, en Francia, vieron dos monjes un globo de fuego que pasaba por el aire, y se oían voces suavísimas que iban con él. Y, admirándose muchos, entendieron que el alma de San Gerónimo era llevada del monasterio de Belén al Cielo.

Muchos otros testimonios tiene la iglesia de la muerte de los Santos y su paso al cielo, a donde no llegaran quienes no luchen y sean santos para ganárselo.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s