Categorías
Criterio

La cultura de la muerte

En la aurora de la salvación, el nacimiento de un niño es proclamado como gozosa noticia: « Os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor » (Lc 2, 10-11). El nacimiento del Salvador produce ciertamente esta «gran alegría»; pero la Navidad pone también de manifiesto el sentido profundo de todo nacimiento humano, y la alegría mesiánica constituye así el fundamento y realización de la alegría por cada niño que nace (Jn 16, 21).

Presentando el núcleo central de su misión redentora, Jesús dice: « Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia » (Jn 10, 10). Se refiere a aquella vida « nueva » y « eterna », que consiste en la comunión con el Padre, a la que todo hombre está llamado gratuitamente en el Hijo por obra del Espíritu Santificador. Pero es precisamente en esa « vida » donde encuentran pleno significado todos los aspectos y momentos de la vida del hombre.

Juan Pablo II fue dando una serie de discursos orientados a defender la vida y la familia, dirigidos a los hombres de buena voluntad. Él había vivido el ideal político materialista en su nativa Polonia y sabia que, como objetivo, tienen la destrucción de la vida y la familia que la contiene.

En sus homilías pedía que; “frente a la vida que interrumpe en la historia, retroceda la cultura de la muerte que humilla al ser humano no respetando a las criaturas débiles y frágiles y hasta intentando dañar la dignidad sagrada de la familia, corazón de la sociedad y de la Iglesia. La familia continúa siendo la principal fuente de humanidad: cada Estado debe tutelarla como precioso tesoro”.

Ante 50.000 fieles congregados en la Plaza de San Pedro, elevo la voz en una apasionada defensa de los derechos de las familias. “No podemos tolerar la muerte sistemática de los que todavía no nacieron… No podemos seguir adelante con la muerte como única base de nuestra civilización. Debemos hacerlo con la cultura del amor que da la bienvenida a la vida”.

Luego, “El Papa pidió a los jefes de Estado que se opongan a los planes demográficos de la UN, porque “con el control de nacimientos, la legitimación del aborto y la sexualidad individualista se puede destruir la familia y la dignidad del individuo”. Con motivo de la cumbre de El Cairo de 1994 el Papa dirigió una carta a los jefes de Estado de todo el mundo.

Nadie, advirtió el Pontífice, puede “manipular la institución familiar” y es, sobre este punto, donde “nuestras sociedades se construyen o se destruyen”. El mensaje fue dirigido a las Naciones Unidas, porque el proyecto final de la conferencia de las UN sobre “población y Desarrollo”, que tuvo lugar en El Cairo, provocó una “dolorosa sorpresa”, una “amarga impresión” y una gran “inquietud” en Juan Pablo II.

Evangelium Vitae, el Evangelio de la Vida es una encíclica que Trata sobre el valor y el carácter inviolable de la vida humana.

En ella, se opone al aborto, los anticonceptivos, los métodos de reproducción asistida, la experimentación con embriones, que lleva al transhumanismo y la eutanasia. Citando el Genesis, «Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató» (Gn 4, 8): Como raíz de la violencia contra la vida, y, como conclusión, cita el apocalipsis, «Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer vestida del sol» (Ap 12, 1): la maternidad de María y de la Iglesia, amenazada por satán. «El Dragón se detuvo delante de la Mujer… para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz» (Ap 12, 4): la vida amenazada por las fuerzas del mal.

Estamos ante uno de los síntomas más alarmantes de la «cultura de la muerte», que avanza en las sociedades del bienestar, caracterizadas por una mentalidad eficientista que presenta el creciente número de personas ancianas y debilitadas como algo demasiado gravoso e insoportable. Y a los niños como un estorbo

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s