Categorías
Criterio

Mensajes virgen de la Revelación (Apocapipsis)

Mensajes recibidos por un protestante, Bruno Cornacchiola adventista y comunista, quien quiso matar al Papa Pío XII, al identificarlo según la doctrina protestante con el Anticristo. Grabó un cuchillo con las palabras «matar al Papa».

El visionario entregó los secretos recibidos de la Virgen al Vaticano, que nunca consideró apropiado publicarlos.

El lugar donde se dio la aparicion es conocido como la Tre Fontane donde san Pablo fue decapitado. La virgen se aparece en una cueva, y a sus pies se ven las sotanas de los sacerdotes rasgadas y ensangrentadas.

El 5 de octubre de 1947, el Papa bendijo en la plaza de San Pedro una estatua de madera de tamaño natural de la aparición, llevada solemnemente en procesión a la gruta, donde aún se venera. El vicariato de Roma autoriza el culto de la Virgen en 1955, tras investigaciones canónicas y lo encomienda al cuidado de los franciscanos conventuales. Poco a poco, el sitio se desarrolló, se construyó un santuario, frente al cual habló Bruno desde 1956, más tarde, la cueva se transformó en una capilla.

Estos son sueños y visiones que anticiparon de manera inquietante eventos dramáticos del siglo pasado: desde la tragedia de Superga en 1949 hasta la elección de Pablo VI en 1963, desde la guerra del Yom Kippur en 1973 hasta el secuestro y asesinato de Aldo Moro en 1978, desde la herida de Juan Pablo II en 1981 hasta la explosión del reactor de Chernobyl en 1986, desde el ataque a la basílica de San Giovanni en Laterano en 1993 hasta la caída de las Torres Gemelas en 2001.

Bruno se convirtió al catolicismo después que la Virgen de la Revelación se le apareció el 12 de abril de 1947, a partir de entonces tuvo visiones y locuciones de profecía hasta su muerte en el año 2001.

Por orden de la Virgen, Cornacchiola guardó una copia personal de los testimonios de 1947 a 2001.

El primer mensaje lo escribió a mano en un cuaderno de unas treinta páginas.

“Los pastores del rebaño no están cumpliendo con su deber. Demasiado mundo entró en su ánimo para dar escándalo al rebaño, y desviarlo del camino. […].

Antes de que Rusia se convierta y deje el ateísmo, va a desatar una tremenda y severa persecución. Oren, se puede detener. […]. Las cosas falsas del mundo, espectáculos, estampas de obscenidad  […].

Satanás es liberado por un período de tiempo y se enciende para los hombres el fuego de la revuelta. Hijos sed fuertes, resistid el asalto del infierno. […].

Toda la Iglesia sufrirá una terrible prueba, para limpiar lo que se ha infiltrado en sus ministros. […]. Sacerdotes y fieles serán puestos en un punto de inflexión peligroso en el mundo de perdición, que se lanza el asalto por cualquier medio: falsas ideologías y teologías. […].

Habrá días de tristeza y luto. Del lado del oriente un pueblo fuerte, pero alejado de Dios, va a lanzar un ataque terrible, y destruirá las cosas más sagradas y santas. […].

El mundo va a ir a otra guerra, más despiadada que las anteriores; más golpeada será la Roca eterna (Roma).

La ira de Satanás ya no se contiene; el Espíritu de Dios se retira de la tierra, la Iglesia quedará viuda, ella va a ser dejada a merced del mundo. […]. La más afectada será la Iglesia de Cristo para limpiarla de las contaminaciones que se encuentran dentro. […].

Los sacerdotes serán pisoteados y asesinados, esa es la ruta de la cruz junto al despojamiento de la sotana sacerdotal”.

La aparición de 21 de febrero de 1948 dice lo siguiente: “Digo a mis hijos sacerdotes: que se están convirtiendo en mundo, despojándose de lo sagrado para desacralizar y abandonar el sacerdocio. […]. El mundo tiene sed de verdad, pero no se le da más del agua que apaga la sed”.

Aparición de 15 de agosto 1949: “¿Por qué no os alejáis del pecado? Que os llevará a la más atroz de las pérdidas. […]. Esto sucede especialmente a aquellos que en estos tiempos llenos de pecado, se ocultan a mis llamadas, en la época moderna llena de falsedades”.

Aparición de 15 de agosto 1958: “habrá un muy fuerte terremoto que sacudirá todo el mundo. No vayan por ahí, ni duerman si están en pecado mortal, confesar y arrepentirse de haberlo hecho, y no hacerlo más. […]. El sol se oscurecerá, y las estrellas caerán, pero no se trata sólo de realidad material: hay una parte interpretativa y espiritual, y será el  sol de los soberbios y las estrellas del orgullo los que caigan. […]. Fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana no hay salvación. […]. Amar a todos no significa mantener una actitud sentimental. […]. No os despojéis del hábito, el vestido evoca, es una señal del cielo”.

Visión de 24 de febrero de 1968: “Satanás reina ahora en todos los lugares altos […]. Satanás vendrá a puestos de cabeza de la Iglesia. […]. Las tentaciones son terribles, ¡el mundo vivirá en tal confusión que los elegidos quedarán expuestos a la duda! No hay escape […] todos vivirán momentos terribles de la guerra, la destrucción y el caos político, religioso y cultural. ¿Cuántos errores y herejías serpentean en cada nación, en cada monasterio? […]. Lo que se necesita es el apostolado individual no un apostolado colectivizado. […]. Tenemos que trabajar en el apostolado entre las almas individuales: los que saben y pueden hacer, sin necesidad de ningún tipo de autorización previa, tienen que trabajar”. 

2 de febrero de 1960, la Virgen dice: “La sangre y las lágrimas, la sangre de Jesús, las lágrimas de tu Madre; se ha perdido el exacto sentido de la verdad”.

16 de de abril de 1987: “Debes ofrecerte víctima por la conversión y la santificación de los sacerdotes y religiosos, que han abandonado el camino de la doctrina y de la moral, perdiendo fuerza de la salvación y por cuya culpa muchas almas van al infierno”.

12 de abril de 1980 (trigésimo tercer aniversario de la aparición) miles de fieles reunidos en Tre Fontane pudieron ver el milagro del sol que empezó a girar como había ocurrido en Fátima el 13 de octubre de 1917.

El 1 de febrero de 1986 Cornacchiola recibe otro duro mensaje: “Preparaos hijos míos: no puedo aguantar más la mano. La ira de la justicia está sobre vosotros”.

El 9 de enero de 1986 Cornacchiola tiene otra locución: “Hoy los hombres han puesto todas las religiones en el mismo nivel de que todas conducen a Dios y todos se salvan. […]. Entonces, ¿también se salvan los que no aceptan a Jesús? […]. Contra la Iglesia Satanás no puede hacer nada porque es divina; pero en contra de las almas que viven en ella puede mucho; así presentará el mal bajo capa moral, religiosa, política y social. […]. Llamo a todos a la conversión, pero por justicia debo dejar caer la mano de mi hijo, precisamente para que la justicia se cumpla”.


Impresionante es la visión de 7 de abril de 1966: “Se ve, la basílica de San Pedro, que tiene la cara muy dañada, lo vemos y lloramos”.

El 1 de agosto de 1966: “Me encontré en frente de la iglesia que llamada de la Escalera Santa, en la plaza adyacente donde se encuentra el obelisco. Estaba puesta como una sala de estar con obispos y cardenales. De repente se derrumba sobre muchos obispos, cardenales y otros, la fachada entera de la iglesia”. 

En el mensaje del 1 de enero de 1988, una advertencia especial está reservada a los sacerdotes: “Estáis pisando mi redil y lo lleváis hacia la perdición. ¿Por qué no haces más para dar a conocer mi doctrina? ¿Por qué lleváis a mis ovejas a cauces secos y a pastos de mortales hierbas? […]. Me dieron muerte sólo porque mi palabra no era la suya (de los fariseos). Han cerrado la boca y los oídos de mis ovejas. Han cerrado la puerta de mi Iglesia para no entrar y no dejar entrar a mi pueblo”.


En 1982, la Virgen le dio una nueva advertencia a los sacerdotes (que costará a Cornacchiola mucho pesar): “Sin signos sacerdotales externos: no sólo viven en la duda de fe, sino atraen a otros a abandonar la fe […] se han emborrachado de mundo y de la falsa modernidad”. (op. cit., pp. 172-173).

28 de abril de 1986. Cornacchiola se encuentra en la plaza de San Pedro y Nuestra Señora dice: “Aunque se dé una orden que piensas que está mal, estás obligado a obedecer, a menos que toque la fe, la moral y la caridad. ¡Entonces no!”.

El 12 de noviembre de 1986, la Virgen muestra una escena aterradora: «Veo a muchos sacerdotes con sus sotanas y los religiosos y religiosas con su hábito: todos en una fila y los verdugos que los empujan, y arrastran uno por uno en un escenario de madera, les hizo arrodillarse y les preguntó: «¿Arroja el hábito?». Ante su respuesta de «¡No!» tomó la cabeza y la puso en un tocón y fueron decapitados por el ejecutor que tenía un hacha”.

De 18 de julio de 1996: “Sobre todo muchos de mis sacerdotes hijos, e incluso superiores, caen fácilmente en los brazos de Satanás como hojas secas que caen de un árbol en la brisa”.

El 4 de junio de 1964, la Virgen le habría dictado a Cornacchiola una petición para “salvar a la humanidad del diluvio de fuego”.

El 1 de enero de 1988, el vidente recibe una revelación que abre las puertas del futuro: “Sodoma y Gomorra no se arrepintieron, no hicieron penitencia y la justicia cayó sobre ellas. […]. Si no os convertís hierro y fuego descenderán sobre vosotros […]. Lo que se llama la paz no es más que el engaño porque falta la conversión y todo se está preparando para una guerra satánica”.

Otro aspecto muy actual es el del 14 de agosto 1999: “La Virgen me muestra religiosas, sacerdotes, obispos, cardenales y me dice: «¡Sois sordos y tardos! Ven señales que son una llamada, pero no reflexionan en esta realidad. […]. Ellos niegan el Dios Trino y con orgullo se consideran como Dios»”. 

13 de marzo de 2000, Nuestra Señora dice: “La salvación no es reunir todas las religiones para hacer un montón de errores y herejías, sino convertirse a la unidad del amor y la fe”.

En la noche 31 de diciembre de 1984: “Me siento transportado en el centro de Roma, exactamente a la Plaza Venecia. Hay una multitud reunida gritando: «¡Venganza!». Corría gran cantidad de sangre por todas partes, todo el mundo manchado de sangre. De repente toda esa gente empieza a gritar: «¡Todos a San Pedro!». Y siguieron gritando: «¡venganza!». En la plaza interior de la columnata estaban el Papa, cardenales, obispos y sacerdotes. Todo el mundo estaba llorando. Maravilla: Están descalzos y la Virgen grita: «¡Arrepentíos!»”.

21 de de julio de 1998: “Soñé que los musulmanes rodearon la iglesia y cerraron las puertas y por el techo la rociaron con gasolina y le prendieron fuego, estando dentro los fieles en la oración y todo estaba en llamas”.

En la madrugada del 10 de febrero el año 2000 tuvo otro sueño angustiante: “Estoy en San Pedro […] una multitud de bárbaros corre hacia el interior de la basílica matando a todos los que encontraban. […]. Todos los sacerdotes presentes estaban con la sotana, a ambos lados de la iglesia, los obispos a la derecha, los cardenales a la izquierda y oraban de rodillas con el rostro en el suelo”.

11 de marzo de 1970: “¡Qué mal he pasado la noche! Un sueño me tuvo preocupado toda la noche. El Papa rodeado de cardenales y obispos que le gritaban diciendo palabras revolucionarias. […]. El Papa fue preso y echado en un pozo”.

El 21 de septiembre de 1988: “Que no se realice nunca lo que he soñado, es demasiado doloroso, y espero que el Señor no permitirá que el Papa niegue cualquier verdad de la fe y se ponga en lugar de Dios. ¡Cuánto dolor sentía en la noche!, mis piernas estaban paralizadas y no podían moverse por el dolor que se experimenta al ver la Iglesia reducida a un montón de ruinas”. 

El 4 de enero, 1992: “Los cristianos están luchando porque ya no tienen un líder que los guíe”.


26 de de enero de, 1996: “Ayer por la noche vi la basílica de San Pedro en el fuego”.


El 31 de de diciembre de 1990 María le confía: “Los falsos profetas, que buscan por todos los medios envenenar a las almas, cambian la doctrina de Jesús en doctrinas satánicas; y quitarán el continuo sacrificio de la cruz que se repite en los altares del mundo”.

El 12 de marzo de 1983, la Virgen de la Revelación dice a Cornacchiola: “El peligro está a la puerta, una guerra nuclear, si no se hace lo que yo digo, es inevitable. […]. Hablo a todos, la guerra atómica está lista, los hombres sin conciencia amenazan usarla, y el peligro está siempre más cerca de lo que cree”. 

13 de de julio de 1998: “hoy he sufrido mucho en un sueño. Era tiempo de guerra y los extranjeros invadieron Italia”.

La Biblia contiene muchas profecías y advertencias sobre el fin de los tiempos.

En Lucas 21:8-36, Jesús dice que habrá señales del fin del mundo, pero que no podemos predecir cuándo sucederán. Jesús dice: «..cuando vean a Jerusalén rodeada de ejércitos, entonces sepan que su destrucción está cerca” lo que nos recuerda que todos los países vecinos a Israel están prácticamente en pie de Guerra.

En 1 Timoteo 4:1, Pablo escribe: «Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos abandonarán la fe y seguirán a espíritus engañosos y enseñanzas diabólicas». Esto podría referirse a la apostasía, o el abandono de la fe, que ocurrirá antes del fin de los tiempos.

Debemos estar alerta y preparados en todo momento.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s