Categorías
Criterio

Herejía Pentecostalista ?

La Herejía del «movimiento reavivador» o de “avivamiento” apareció en el siglo II; lo fundó un tal Montano, que afirmaba hablar bajo la inspiración del Espíritu Santo, decía “Yo soy el Padre, la Palabra, el Espíritu Santo” (denuncia Didymus, De Trinitate, III, xli) Él y sus seguidores sostenían poseer la plenitud del Espíritu Santo y sus carismas; afirmaban poseer, el don de curaciones, de profecía y de lenguas. Montano y sus profetisas anunciaban el final inminente del mundo, ordenando a sus fieles que se reunieran en un lugar determinado para esperar allí el descenso de la Jerusalén celestial. El montanismo se apoya en Profetismo y la escatología, muy convenientes a la hora de quitarles los bienes a sus seguidores.

Multiples autores cristianos, como Eusebio de Cesarea, Epifanio, Clemente de Alejandría, Orígenes e Hipólito. Denunciaron esta herejía. El mismo Tertuliano, que escribió brillantemente sobre la Iglesia Católica y la defendió contra sus enemigos, finalmente cayó víctima del montanismo, se separó del Papa y fundó su propia secta.

Estos movimientos pentecostalistas tuvieron su apogeo con las herejías albigenses, los valdenses y los cátaros, que iniciaron terribles guerras, pero finalmente fueron vencidos, y se ocultaron, hasta que Lutero levanto sus banderas, y con ellas arrebató a la Iglesia naciones enteras. Lutero, un desviado fraile, sostenía que él y sus seguidores poseían “la plenitud del Espíritu Santo”, a la vez que la negaban a los Obispos, o los Papas… por eso se fue a vivir con una monja y tuvo hijos con ella

El moderno movimiento carismático o pentecostal, nació del Protestantismo en Carolina del Norte (Estados Unidos); en el año 1892; sus fundadores fueron R. G. Spurling y W. F. Bryant , pastor bautista el primero, y pastor metodista el segundo.

La Iglesia Católica juzgó el movimiento por la herejía que era, y en el segundo Concilio Plenario de Baltimore (Estados Unidos) los obispos católicos pusieron en guardia a los fieles para no prestarle ningún tipo de adhesión. Prohibieron a los católicos estar presentes, en los llamados encuentros de oración, librándose del contagio hasta 1966 , cuando llego a la Iglesia, por medio de dos laicos, ambos profesores de Teología en la Universidad de Duquesne en Pittsburg Pennsylvania (Estados Unidos).

Se llamaban Ralph Keifer y Patrick Bourgeois; ellos introdujeron los dos libros sobre el movimiento pentecostal protestante: “Cruz y la palanca de cambio”, del pastor Wikerson y “Ellos hablan en lenguas” del periodista J. Sherill.

 Keifer y Bourgeois, recibieron el Bautismo del Espíritu junto con el don de “hablar en lenguas”

-Renegando del verdadero Bautismo que imprime la gracia santificante instituido por Jesucristo el Dios vivo- Desde entonces el movimiento se difundió ampliamente en toda la Iglesia Católica. Ha ganado seguidores entre Cardenales y Obispos, a quienes se ha visto en coliseos como el luna park de argentina, recibiendo el bautismo y la imposición de manos, por parte de obispas y sacerdotisas protestantes.

Si el llamado Bautismo del Espíritu fuese verdadero, sería en realidad un “Super sacramento”, instituido, sin embargo, no por Cristo sino por los hombres.

El enemigo interno

El pentecostalismo es una herejía que ha logrado infiltrarse en la Iglesia con el fin de debilitarla desde el interior. Va de la mano del modernismo, y también lo refuerza; los dos movimientos proce­den de igual manera y se apoyan recíprocamente en este trabajo de demolición. Ahora bien, si el modernismo intenta destruir la Iglesia en cuanto a la doctrina, el pentecostalismo lo hace en cuanto al culto. Ambos se disfrazan con piel de oveja; por eso su terminología es muy similar a la católica. Con palabras piadosas y su proceder externo pueden engañar incluso a las personas más cautas, y por ello es preciso escudriñar bajo ese ropaje: para desenmascarar a los lobos rapaces que se esconden en su interior.El pentecostalismo es un movimiento subversivo controlado y cuidadosamente dirigido por los enemigos ocultos de la Iglesia con el fin de llegar a su ruina total. Promete a sus adeptos la plena experiencia del Espíritu Santo que tuvieron los Apóstoles el día de Pentecostés, junto con algunos de los dones externos que recibie­ron, especialmente los de lenguas, curaciones y profecía .
A esta extraordinaria expe­riencia la llaman Bautismo del Espíritu , que dicen transmitir y recibir con la imposición de las manos, al estilo de otros ritos de nuestra Santa Madre Iglesia.

Los adjetivos pentecostal y carismático indican perfectamente el carácter de este movimiento: pentecostal se refiere a la plenitud del Espíritu Santo recibido en el primer domingo de Pentecostés, mientras carismático alude a los carismas, o dones extraordi­narios que acompañaron al don del Espíritu Santo en aquel día.

A partir de esta terminología es que muchas personas se engañan, porque entienden que el movimiento pretende simplemente ofrecer plegarias especiales e intensificar la devoción a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad; si estos fines, y los efectos consecuentes, fuesen verdaderos, sobrepasarían con mucho los producidos por los siete Sacramentos instituidos por Jesucristo.

Pero esto no es así; las pretensiones de este movimiento transitan otros caminos , como veremos, por lo que el Movimiento Carismático y la Iglesia Católica no pueden estar de acuerdo. Como demostraremos en este trabajo, si la Iglesia es verdadera, entonces el pentecostalismo es falso, y al revés, si el pentecostalismo es verdadero, la Iglesia Católica es falsa ; pero como la Iglesia Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana no puede ser falsa, se sigue que el pentecostalismo es falso y debe rechazarse, no sólo como un movimiento eclesial, sino como una especie de secta, de pseudorreligión, que —lamentablemente— está infiltrada en el mismo seno de la Esposa de Cristo.

Es menester examinar el movimiento desde distintos puntos de vista; al hacerlo, será imposible evitar repeticiones que, sin embargo, nos ayudarán a tener una idea lo más completa posible de este movimiento que toca los fundamentos mismos de la piedad cristiana.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s