Categorías
Arte Sacro

Conviertete

La tribulación es la aflicción, pena o congoja que padece quien está pasando por un evento desafortunado, un sufrimiento interior, relacionado con el dolor producido por una conmoción o por una gran angustia. Se acerca, el padecimiento que deberán enfrentar aquellos que no crean en Cristo y su Evangelio, o que lo abandonaron por otras creencias luego de haberles sido predicado el Evangelio.

Los males, no son amados por Dios, pero tampoco están fuera del orden.

Dios quiere que amemos las cosas buenas y detestemos las cosas malas, así sucede que los males, son en cierto modo necesarios, pues dan a Dios la ocasión para ejercer su justicia, “tratando a buenos y malos según lo que merecen”.

Nos dan la oportunidad de convertirnos.

¿De qué castigo seremos dignos, si después de haber entrado en la Iglesia, conocido la voluntad y leyes de Dios, y haber recibido la gracia de los Sacramentos, viviéremos según las leyes y máximas del mundo y demonio, como si al ser bautizados nos hubiéramos dedicado al demonio y mundo, y no a Jesucristo, el Señor?

Suplo en mi carne —dice el apóstol Pablo, indicando el valor salvífico del sufrimiento— lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia.

  “Cuando este Papa haya cumplido la misión que Jesús le ha encomendado y Yo baje del Cielo para acoger su sacrificio, todos seréis envueltos por una densa tiniebla de apostasía que entonces llegará a ser general. Dice el Padre Stefano Gobbi. “A los Sacerdotes, hijos predilectos de la Santísima Virgen”.

Los teólogos judíos Amoraim, atribuyeron la destrucción del Templo y de Jerusalén como un castigo de Dios. Los cristianos, sabemos que es cumplimiento de la profecía de Jesucristo. Asi pasa con las pestes.

De los que vivían en Judea, alrededor de 1.200.000 fueron asesinados por los romanos según Flavio Josefo.

Tito se negó a aceptar una corona de la victoria decretada por el Senado de Roma, ya que “no hay mérito en derrotar un pueblo abandonado por su propio Dios”. Esa es la tribulación, sentirse abandonado por Dios, cuando somos nosotros los que le hemos abandonado.

Entre los Signos que precederán el regreso del Mesías, están las Penalidades y tribulaciones de la Iglesia, La aparición del anticristo y El caos. El espíritu anticristiano en todo y todos.

Habrá entonces gran tribulación, cual no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

“No permitamos que la tribulación nos nuble la mente”. El pecado Embrutece.

La oscuridad es ausencia, la ausencia de Dios produce un terror inimaginable, porque a Dios lo sentimos o presentimos en todas las cosas, pero por el pecado, el mismo Dios permite ciertas cosas, como al pueblo de Nínive, que, Advertido, se convirtió y así evitó el castigo.

Lo que vivimos es un llamado a la conversión, si no hay conversión vendrán cosas peores.

La esperanza se define como “hábito sobrenatural infundido por Dios en la voluntad, por el cual confiamos con plena certeza alcanzar la vida eterna y los medios necesarios para llegar a ella, apoyados en el auxilio omnipotente de Dios”.

Pero debemos demostrarle a Dios que merecemos Su Misericordia.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s