Categorías
Arte Sacro

Santísima virgen contra los Demonios

unnamed (2)

Pues mira, el Señor ha hecho una cosa nueva, o milagrosa, sobre la tierra: Una mujer virgen encerrará dentro de sí al Hombre Dios. Jer 31:22

Y es que hay más de 30 citas en la biblia que hablan de la virgen,

16 citas antiguo testamento incluyendo las citas del magnificat y 14 en el nuevo.

panagia-icon

Porque la Virgen es la Nueva arca de la alianza es decir que si un cajón contenía los mandamientos porque el dedo de Dios había tocado la piedra en que fueron escritos y esto la hacia santa, como será el haber llevado a Dios en su vientre?.

Nada impuro llega a Dios, por eso existe el purgatorio, por eso Dios no se aparece a cualquiera, solo le hablaba Dios a Moisés cara a cara, porque si un pecador ve a Dios muere sin remedio.

pie-de-maria-aplasta-la-serpiente-fondo

Que diremos entonces de la Santidad de la Virgen Maria?

Hija predilecta de Dios por su santidad?

No olvidemos que la caída de los ángeles rebeldes es consecuencia de la santidad de la virgen, a la cual debían de servir y exactamente por eso el ángel caído afirma que «es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo» o servir a la Santísima Virgen

quem-esmagou-a-cabeca-da-serpente

Genesis 3 9-15,20

Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: ella te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar.»

 

Génesis 12, 1-7

Como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan. Por ti se bendecirán todos los linajes de la tierra.»

Yahveh se apareció a Abram y le dijo: «A tu descendencia he de dar esta tierra.» Entonces él edificó allí un altar a Yahveh que se le había aparecido.

 

Samuel II 7, 1-5 8b-11.16

Dios le dará el trono de David, su padre

Yahveh te anuncia que te edificará una casa.

Tu casa y tu reino permanecerán para siempre ante mí; tu trono estará firme, eternamente.»

 

Cronicas I 15, 3-4. 15-16, 1-2

Metieron el arca de Dios y la instalaron en el centro de la tienda que David le habia preparado

“Introdujeron el arca de Dios y la colocaron en medio de la Tienda que David había hecho levantar para ella; y ofrecieron ante Dios holocaustos y sacrificios de comunión.

Cuando David hubo acabado de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de comunión, bendijo al pueblo en nombre de Yahveh,

 

Proverbios 8, 22-31

María, trono de Sabiduría

«Yahveh me creó, primicia de su camino, antes que sus obras más antiguas.

Desde la eternidad fui fundada, desde el principio, antes que la tierra.

Cuando no existían los abismos fui engendrada, cuando no había fuentes cargadas de agua.

Antes que los montes fuesen asentados, antes que las colinas, fui engendrada.

No había hecho aún la tierra ni los campos, ni el polvo primordial del orbe.

Cuando asentó los cielos, allí estaba yo, cuando trazó un círculo sobre la faz del abismo,  cuando arriba condensó las nubes, cuando afianzó las fuentes del abismo,   cuando al mar dio su precepto – y las aguas no rebasarán su orilla – cuando asentó los cimientos de la tierra, yo estaba allí, como arquitecto, y era yo todos los días su delicia, jugando en su presencia en todo tiempo, jugando por el orbe de su tierra; y mis delicias están con los hijos de los hombres.»

 

Eclesiástico 24, 1. 3-4, 8-12. 19-21

María, trono de Sabiduría

La sabiduría hace su propio elogio, en medio de su pueblo, se gloría.

«Yo salí de la boca del Altísimo, y cubrí como niebla la tierra.

Yo levanté mi tienda en las alturas, y mi trono era una columna de nube.

Entonces me dio orden el creador del universo, el que me creó dio reposo a mi tienda, y me dijo: “Pon tu tienda en Jacob, entra en la heredad de Israel.”

Antes de los siglos, desde el principio, me creó, y por los siglos subsistiré.

En la Tienda Santa, en su presencia, he ejercido el ministerio, así en Sión me he afirmado,  en la ciudad amada me ha hecho él reposar, y en Jerusalén se halla mi poder.

He arraigado en un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad.

Venid a mí los que me deseáis, y hartaos de mis productos.

Que mi recuerdo es más dulce que la miel, mi heredad más dulce que panal de miel.

Los que me comen quedan aún con hambre de mí, los que me beben sienten todavía sed. Siracidas 24:18  Crecí como palma de Engadi, como rosal de Jericó;”

Eclesiastico 24:24  Yo soy la madre del amor, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza.

 

Isaías 7, 10-14; 8, 10

Mirad, la virgen está encinta

Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

Trazad un plan: fracasará. Decid una palabra: no se cumplirá. Porque con nosotros está Dios.

 

Isaías 9, 1-3. 5-6

Un hijo se nos ha dado. El pueblo que andaba a oscuras  vio una luz grande. Los que vivían en tierra de sombras, una luz brilló sobre ellos. Acrecentaste el regocijo, hiciste grande la alegría. Alegría por tu presencia, cual la alegría en la siega como se regocijan repartiendo botín.

Porque el yugo que les pesaba y la pinga de su hombro – la vara de su tirano – has roto, como el día de Madián.

Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su nombre «Maravilla de Consejero», «Dios Fuerte», «Siempre Padre», «Príncipe de Paz». Grande es su señorío y la paz no tendrá fin sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo y consolidarlo por la equidad y la justicia, Desde ahora y hasta siempre, el celo de Yahveh Sebaot hará eso.

 

Isaías 61, 9-11

Será conocida en las naciones su raza y sus vástagos entre los pueblos; todos los que los vean reconocerán que son raza bendita de Yahveh.

«Con gozo me gozaré en Yahveh, exulta mi alma en mi Dios, porque me ha revestido de ropas de salvación, en manto de justicia me ha envuelto como el esposo se pone una diadema, como la novia se adorna con aderezos.

Porque, como una tierra hace germinar plantas y como un huerto produce su simiente, así el Señor Yahveh hace germinar la justicia y la alabanza en presencia de todas las naciones.»

 

Miqueas 5, 1-4a

Mas tú, Belén Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti me ha de salir aquel que ha de dominar en Israel, y cuyos orígenes son de antigüedad, desde los días de antaño.

Por eso él los abandonará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz. Entonces el resto de sus hermanos volverá a los hijos de Israel.

El se alzará y pastoreará con el poder de Yahveh, con la majestad del nombre de Yahveh su Dios. Se asentarán bien, porque entonces se hará él grande hasta los confines de la tierra.

El será la Paz. Si Asur invade nuestra tierra, y huella nuestro suelo, suscitaremos contra él siete pastores, y ocho príncipes de hombres.

 

Zacarías 2, 14-17

Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a morar dentro de ti, oráculo de Yahveh. Muchas naciones se unirán a Yahveh aquel día: serán para mí un pueblo, y yo moraré en medio de ti. Sabrás así que Yahveh Sebaot me ha enviado a ti.

Poseerá Yahveh a Judá, porción suya en la Tierra Santa, y elegirá de nuevo a Jerusalén.

¡Silencio, toda carne, delante de Yahveh, porque él se despierta de su santa Morada!

 

 

Mateo 1, 1-16. 18-23

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo.

el Angel del Señor se le apareció a jose en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo.

Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»

Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta:

– Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, -que traducido significa: «Dios con nosotros.»

 

Mateo 2, 13-15. 19-23

Después que ellos se retiraron, el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.»

para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: – De Egipto llamé a mi hijo. – Muerto Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo:

«Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y ponte en camino de la tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño.»

y fue a vivir en una ciudad llamada Nazaret; para que se cumpliese el oráculo de los profetas: – Será llamado Nazoreno. –

 

Mateo 12, 46-50

«¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?»

Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos.

Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

 

Lucas 1, 26-38

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»

«No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios;

vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.

El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre;reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.»

María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?»

El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.

 

Lucas 1, 39-47

«Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.

¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

 

Lucas 2, 1-14

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.»

 

Lucas 2, 15-19

Estaban María y  José, y el niño acostado en el pesebre.

Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño;

y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían.

María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón.

 

Lucas 2, 27-35

«Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz;

porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos,

luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel.»

Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción – ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! – a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»

 

Lucas 2, 41-52

Al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles;todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.

Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? El les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?»

 

Lucas 11, 27-28

Alzó la voz una mujer de entre la gente, y dijo: «¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron!»

Pero él dijo: «Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan.»

 

Juan 2, 1-11

Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús.

«¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.»

Dice su madre a los sirvientes: – «Haced lo que él os diga.» –

 

Juan 19, 25-27

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena.

Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»

Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.

 

Hechos 1, 12-14

Se dedicaban a la oración, junto con María, la madre de Jesús

 

Romanos 5, 12. 17-19

Así pues, como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo procura toda la justificación que da la vida.

En efecto, así como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos, por eva y por maria

 

Romanos 8, 28-30

Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera él el primogenito entre muchos hermanos;

y a los que predestinó, a ésos también los justificó; a los que justificó, a ésos también los glorificó.

 

Gálatas 4, 4-7

Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley,para rescatar a los que se hallaban bajo la ley

 

Efesios 1, 3-6. 11-12

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor;

eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo.. anuncio ángeles , no serviré, quien como dios?

 

Apocalipsis 11, 19a; 12, 1. 3-6a. 10ab

Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario

Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza;

«Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.

 

Apocalipsis 21, 1-5

Vi la nueva Jerusalén, arreglada como una novia que se adorna para su esposo

Luego vi – un cielo nuevo y una tierra nueva – porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.

Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo.

Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y él Dios con ellos, será su Dios.

Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado.»

Entonces dijo el que está sentado en el trono: «Mira que hago un mundo nuevo.» Y añadió: «Escribe: Estas son palabras ciertas y verdaderas.»

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s