Categorías
Criterio

La ciencia de “No morireis”

Nos ha dicho Dios: “No comáis del árbol de la ciencia, ni lo toquéis siquiera, no vayáis a morir.” Dijo entonces la serpiente a la mujer: ¡Oh! ciertamente que no moriréis. Dios sabe que se abrirán vuestros ojos y seréis como dioses, conocedores de todo, del bien y del mal. Gén 3:4, 5

La serpiente, tacha de mentiroso al mismo Dios, y promete más cosas que el Creador: inmortalidad, omnisciencia, felicidad absoluta, y ante todo igualdad con Dios. De ninguna manera moriréis: es una mentira sarcástica del demonio, que tiene la audacia en penetrar en el jardín de Dios, el paraíso.

Por eso, si queremos localizar a Satanás, no hemos de buscarle en el desierto, sino metido en los centros y en los puntos neurálgicos.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por las Naciones Unidas, es lo más cercano que tenemos a una constitución global u “orden Mundial” y determina categóricamente que «el derecho a la vida» es el valor más fundamental de la humanidad. Puesto que la muerte viola a todas luces este derecho, la muerte es un crimen contra la humanidad y le hemos declarado la guerra total. “Homo Deus: el hombre Dios, breve historia del mañana”  Yuval Noah Harari profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Según la ciencia moderna, La inmortalidad esta la vuelta de la esquina, la muerte es un problema técnico que podemos resolver, dicen…, la principal empresa de la ciencia moderna es derrotar a la muerte y garantizar a los humanos la eterna juventud… El vertiginoso desarrollo de ámbitos tales como la ingeniería genética, la medicina regenerativa y la nanotecnología, son cada vez más optimistas. Algunos expertos sostienen que quienquiera que en el 2045 posea un cuerpo y una cuenta bancaria sanos, tendrá una elevada posibilidad de alcanzar la inmortalidad al engañar a la muerte una década tras otra…, cada diez años, aproximadamente, entraremos en la clínica y recibiremos un tratamiento de renovación que no solo curará enfermedades, sino que también regenerará tejidos deteriorados y rejuvenecerá manos, ojos y cerebro…, en realidad, serán amortales, en lugar de inmortales… su vida no tendrá fecha de caducidad”. Esto fue caratula de time varias veces, pronosticando la inmortalidad para 2045.

La anestesia, la asepsia, los antisépticos, los antibióticos, la nutrición parenteral, el trasplante de tejidos y órganos, la cirugía mínimamente invasora robótica, y ahora, la medicina genómica personalizada, nos llevan rápidamente a este nuevo paradigma.

El año 2021 el Cardenal Sarah fue operado de una enfermedad urológica por el robot Da Vinci, una técnica mínimamente invasiva con éxito del 100% . “La intervención no fue simple, pero se utilizó una sofisticada inteligencia que solucionó y permitió la recuperación total en muy poco tiempo de las funciones diarias de su Eminencia”

Hoy, los niños con malformaciones cardíacas que irremediablemente morían, viven gracias a la cirugía cardíaca con circulación extracorpórea; la enfermedad coronaria se trata exitosamente, las embolias cerebrales son controladas mediante procedimientos endovasculares, las prótesis han avanzado para reemplazar aortas, vasos y articulaciones deteriorados, y la lista es mucho más larga si consideramos el cuidado intensivo, los servicios hospitalarios muy especializados, la desaparición de las más graves enfermedades y el cada día mayor control del cáncer que, en algunos casos, pasó de ser una enfermedad mortal a una enfermedad crónica.

Raymond Kurzweil, sostiene que, con la manipulación del genoma y el avance de la tecnología, se puede predecir la inmortalidad del ser humano.

Para Luc Ferry, el transhumanismo mejora la humanidad en todos sus aspectos: físico, intelectual, emocional y moral, gracias al progreso de las ciencias y, en particular, de las biotecnologías. Viene un nuevo paradigma, un modelo ‘superior’, el de la mejora y el ‘perfeccionamiento’ del ser humano.

El advenimiento de la nanotecnología, entendida como la manipulación de los átomos y de las moléculas para fabricar objetos a microescala, abre un amplio horizonte que da soporte a los anhelos del transhumanismo que va más allá de curar al hombre, pretende perfeccionarlo y, eventualmente, hacerlo inmortal o amortal. A nivel nano, no hay diferencias entre la materia inerte, viviente y pensante; entre lo natural y lo artificial; entre hombre, máquina y animal, El transhumanismo no se refiere a un mundo supernatural o trascendental, porque el paradigma evolucionista del transhumanismo es materialista. No hay espacio para Dioses, es un salto evolutivo basado en las posibilidades de manipulación de los genes y en la simbiosis hombre-máquina. Sereis como Dioses.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s