Categorías
Arte Sacro

Mártires, soldados de Dios

Los mártires, como soldados de Dios, menospreciaron todos los géneros de tormentos;

Abel, a quien San Gregorio da la primera palma del martirio, por haber perdido la vida a manos de Caín, su hermano, porque el sacrificio que ofreció a Dios fue más acepto que el suyo.

Miqueas el Profeta fue herido en el rostro y echado en la cárcel. Urías fue muerto en una batalla, lo que parecía un medio conveniente para que se encubriese el adulterio de David, aunque por lo mismo, fue más público. Jeremías padeció cárcel y azotes, y fue echado en un pozo entre cieno y hediondez, y finalmente, muerto a pedradas. Isaías, fue aserrado vivo y partido en dos partes. Fueron enviados de Dios a predicar la verdad; que no hicieron caso de las amenazas, ni de los tormentos de los tiranos.

San Juan Baptista fue decapitado por el adúltero Herodes, consumido en vida por gusanos que le royeron y despedazaron su cuerpo.

Siendo preguntado Cristo por el Pontífice sobre su doctrina, calló, y de aquello que allí calló, hablaron después millares de mártires; un día, cuarenta; otro, diez mil; y otro, una ciudad entera. Sufrió afrentas, malas palabras, oprobios, tormentos cruelísimos y muerte de cruz. El Mesias Quiso libremente, padecer tales penas por los hombres.

Todos los apóstoles fueron martirizados y atormentados, pero no mostraron tristeza, sino contento, de ser dignos de padecer en su nombre.

San Lorenzo, ilustrísimo mártir, Cuando le mostraron los diversos instrumentos con que los mártires eran atormentados, dijo:

-Siempre deseé ser invitado a semejantes manjares.

Lo interrogó el emperador Decio para que entregara a los cristianos y respondió:

-¿A qué preguntas por los que no mereces mirar, estando sus nombres escritos en el Cielo?

Esto, desató la de ira Decio, viendo que le despreciaba, lo mando a azotar con varas, flagelar sus costados con planchas de yerro ardiendo, desgarrar su cuerpo con escorpiones, herir con piedras la boca, y herido y desgarrado como estaba, extender sobre parrillas de yerro, y asarle. El valiente soldado de Cristo, mirando a Decio, dijo:

-Asado está este lado, bien puedes ya comer de él, manda que me den vuelta del otro, para que se sazone y mates en él tu rabiosa hambre.

Y dando gracias a Dios, que le hizo digno del martirio, entregó su alma para recibir tanto mayor premio, cuanto fueron sus tormentos mayores.

Esto es lo que significa el cristianismo.

Nadie tiene tanto amor como aquel que da la vida por sus amigos. Las actas de los Mártires y el martirologio romano y hasta nuestros Días, el martirio físico o espiritual es la señal de los cristianos. Que tienen puesta su vista en el cielo.

El que me ame tome su cruz y Sígame.

Por #bottegadivina

Bottega Divina es un Canal dedicado a aplicar la tradición moral Cristiana a situaciones críticas en la política y la sociedad. Abogamos y velamos por la aplicación de los principios fundamentales de la sociedad, como el derecho natural, en los ámbitos políticos y sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s